viernes, 2 de diciembre de 2016

En el día de la dignidad un compartir más…




Por Adriana Claudia Rodríguez
Centro de Estudios Interdisciplinarios sobre Nuestra América: José Martí
CEINA
Departamento de Humanidades. Universidad Nacional del Sur
Bahía Blanca Argentina

Me levanto con la noticia de la muerte del Comandante Fidel Castro Ruz,  me lo informa una compañera de ruta pro - cubana que lloraba desconsoladamente.Dicen que no hay que llorar, aunque sea ineludible el nudo grueso que se forma en la garganta en un momento así y que inevitablemente es portador de lágrimas, que si se contienen agrandan el nudo que parece dejarnos sin respirar. Ella seguía  llorando y yo agrandaba el nudo y con voz entrecortada le contesto: hay que tener fuerza, hay que seguir trabajando hay que hacer de la praxis el centro de ese trabajo.

¿Murió Fidel? Fidel no muere, Fidel estuvo, está y estará. Cuidado con las heroizaciones, él no las quería, cuidado con los protagonismos porque  él construyó una revolución de líderes plurales y logró que esa misma revolución sea pueblo.

Sencillez en el obrar, verdad cara al  sol, ojos bien abiertos y de frente, resistencia apretando los dientes conteniendo y conteniéndose en momentos difíciles.

Risa fresca de repiques contagiosos, amabilidad y brazos abiertos para con un niño en una marcha, hasta para con un país en problemas, mostrando un internacionalismo activo y presente en: Angola, Haití y Venezuela, entre muchos otros, donde médicos y maestros realizaron una labor inconmensurable.

Fortaleza y planificación en el marco de una revolución que se discute, revisa y avanza en sus rectificaciones y asientos. Una revolución que no es historia endiosada sino historia presente, porque el papel de la historia de la revolución ha sido afirmar  historia y  hacerse histórica con componentes nuevos de cada contemporaneidad transitada, así sentenció: ”Dentro de la revolución, todo; contra la revolución, nada”.

Y una revolución re-semantizada,  decía José Martí: “Venimos mal de raíz, hay que extirpar la raíz” y dice Fidel Revolución es: "Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social”... Ambos se conectan se intervienen y amalgaman en un pensamiento de radicalidad que según Martí avanzaría en una construcción “con los pobres y oprimidos del mundo…”y afirmaba Fidel: “Ni los muertos pueden descansar en paz en un país oprimido”. Nuevamente la sutura.

Esas suturas que enhebran coherencia, marcan un camino seguro apisonan tierra y a una revolución que logró encarnarse en la sociedad. ¿Qué significa cultura revolucionaria en un país como Cuba?:la vida cotidiana misma, eso. El ir a los mismos hospitales, las mismas escuelas, tener la misma olla reina para cocinar y el mismo frío (heladera). Formar parte de una cohesión social que se solidariza en cada ciudadano con otro o con quien sea, la solidaridad es la base de esa cultura revolucionaria que si bien se sostiene en una estructura política ya está arraigada en la internalidad del pueblo, como otro signo importante de esa construcción de Cubaníadesde una mismidad como esencia y fenómeno.

Que significa la muerte de Fidel en todo este escenario, sin duda la perdida física de un compañero indiscutido, el mejor. Sin embargo, Fidel está y continúa, no  como mito sino activo y real desplegándoselibremente por los contornos de ese largo lagarto verde,  que hoy como nunca  ha impregnado  sus ojos de bondad sin dejar de fijar atentamente su mirada a la Isla y al mundo.

¡¡COMPAÑERO FIDEL PRESENTE POR SIEMPRE!!





domingo, 27 de noviembre de 2016

Las indecentes palabras de Donald Trump sobre Fidel Castro Ruz


Por Dr. Leyde E. Rodríguez Hernández
Profesor Titular. Vicerrector ISRI
 
El recién electo presidente del Imperio estadounidense, Donald Trump, en cuanto a Cuba, ha mostrado sus garras antes de su llegada a la Casa Blanca, el 20 de enero de 2017, como si todavía estuviera en la campaña electoral que le dio un triunfo extraño en la mayor plutocracia del planeta, pues obtuvo alrededor de dos millones de votos electorales menos que su rival Hillary Clinton, también una prominente representante de los intereses del establishment imperialista. 

Y esa alusión desaforada a Cuba estuvo relacionada con la muerte del líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, ganándose  el rechazo de la mayoría del pueblo cubano. Según informaron varios medios de prensa como USA y RUSIA Today, el nuevo emperador yanqui vociferó contra el fallecido líder de la Revolución Cubana con calificativos y ofensas, lo que demuestra la indecencia y agresividad política que caracterizará su gobierno de ideología neofascista, también denominado conservador o de extrema derecha. 

Este es un breve resumen de las irrespetuosas declaraciones del atroz multimillonario que regirá los destinos de la principal potencia imperialista de nuestro tiempo: 

"Hoy, el mundo marca el fallecimiento de un brutal dictador que oprimió a su propio pueblo por cerca de seis décadas. El legado de Fidel Castro remite a los pelotones de fusilamiento, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y la negación de los derechos humanos fundamentales.

Mientras Cuba sigue siendo una isla totalitaria, es mi deseo que este día signifique alejarse de los horrores que han durado demasiado, e ir hacia un futuro en el que el maravilloso pueblo cubano finalmente viva en la libertad que tanto merece.

Aunque las tragedias, muertes y dolor causados por Fidel Castro no puedan ser borrados, nuestro gobierno hará todo lo posible porque el pueblo cubano pueda finalmente iniciar su viaje hacia la prosperidad y la libertad. Me uno a los cubano-estadounidenses que me respaldaron durante la campaña presidencial, incluyendo la Asociación de Veteranos Brigada 2506 que me dio su apoyo, con la esperanza de que un día pronto veamos una Cuba libre".

Esas inaceptables declaraciones, que ofenden al pueblo cubano, pueden ser fácilmente respondidas. En lo que a mí respecta, deseo simplemente  reaccionar con los siguientes argumentos:

Hoy, el pueblo cubano, el mundo progresista y antiimperialista recuerda y despide al libertador del pueblo cubano de la dominación estadounidense sobre Cuba, establecida por una intervención militar, desde el final del siglo XIX hasta 1959, fecha que marcó la definitiva soberanía e independencia del pueblo cubano.

¡Gracias, mil gracias Fidel! Nunca borraremos de nuestra memoria que nos hiciste libre del imperialismo yanqui, y que junto al pueblo cubano construiste una sociedad diferente: altruista, solidaria y mucha más justa y democrática que las sociedades capitalistas occidentales. Y que gracias a ti y al internacionalismo del pueblo cubano, muchos otros pueblos del Sur fueron más libres del colonialismo y del neocolonialismo impuesto durante siglos de opresión por las potencias capitalistas occidentales.

Cuba obtuvo bajo el liderazgo de Fidel Castro, a pesar del hostigamiento exterior permanente de los Estados Unidos, resultados excepcionales en materia de desarrollo humano: abolición del racismo, emancipación de la mujer, erradicación del analfabetismo, reducción drástica de la mortalidad infantil, elevación del nivel cultural general… En cuestión de educación, de salud, de investigación médica y de deporte, Cuba ha obtenido niveles que la sitúan en el grupo de naciones más eficientes. ¡Gracias, mil gracias Fidel!

Por sus logros sociales y políticos, Cuba seguirá siendo una isla revolucionaria, antiimperialista, anticapitalista. El fallecimiento de Fidel y su legado significan un momento de reafirmación de nuestras justas ideas por un futuro mejor, próspero y sostenible, para potenciar nuestra libertad, independencia plena y la preservación del socialismo. 

En Miami, en la Calle 8 de la Pequeña Habana, el barrio cubano de esa ciudad, cientos de personas salieron a las calles a celebrar la muerte de Fidel Castro. El próximo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, acaba de unirse oportunistamente a ese minoritario sector indeseable e impresentable de los cubano-estadounidenses que lo respaldaron durante la campaña presidencial, incluyendo los sobrevivientes de la bochornosa brigada mercenaria 2506, derrotada por Fidel y los milicianos cubanos en las arenas de Playa Girón (Bahía de Cochinos), en menos de 72 horas. De esta forma, el detestable Trump se ha unido a los terroristas miamenses en su lucha contra el gobierno y el pueblo cubano. Y eso ha sucedido también por su incapacidad moral e intelectual para juzgar con objetividad y mesura el legado de Fidel Castro Ruz; algo que sí pudieron hacer enemigos de la Revolución Cubana como el antiguo secretario de Estado estadounidense Henrry Kissinger, en su obra Diplomacia, para solo mencionar uno de ellos.

Trump, de continuar en campaña electoral contra Cuba, después de su toma de posesión el 20 de enero, recibirá adecuadas respuestas y la resistencia enérgica del pueblo cubano, inspirado en el legado de su Comandante en Jefe. Una nueva administración republicana, aunque sabemos es neofascista y que ha amenazado con cerrar la embajada de los Estados Unidos en La Habana, debiera considerar que finalmente, en diciembre de 2014, el gobierno de Barack Obama admitió el fracaso de sus políticas anticubanas, su derrota diplomática e inició un proceso de normalización que implica el respeto del sistema político cubano, pero para eso tendría que estar mejor asesorado. El mismo Obama atinadamente dijo: “la historia recordará y juzgará el enorme impacto" de Fidel Castro Ruz, según reportaron medios de prensa internacionales. Así son los contrastes de visiones políticas entre un Obama protocolar y un Trump brutal e impúdico, sin experiencia política y diplomática, aunque ambos sabemos que representan los intereses estadounidenses.

Todavía es una enigma cuál será el rumbo que tomará las relaciones Estados Unidos-Cuba a partir de enero del 2017, una vez que Trump asuma la presidencia. Pero, lo cierto es que dicho personaje estrafalario no asustará al pueblo cubano, pues con su avisada política de poder poco inteligente, sabemos por dónde viene. El pueblo cubano vencerá, como dijo Fidel en una de sus últimas alocuciones. Sabremos seguir luchando por el fin del bloqueo económico, comercial y financiero; por la devolución del territorio ilegalmente ocupado por los yanquis en Guantánamo, donde mantienen una base militar convertida en oprobiosa prisión; por el fin de las transmisiones ilegales de “radio y televisión Martí”, que intentan infructuosamente subvertir el pueblo cubano y restaurar la dominación estadounidense en Cuba, como en los peores tiempos de la “guerra fría”.  

Por lo tanto, nos asisten poderosas razones para la defensa de nuestra cultura, independencia y  soberanía nacional, por nuestro socialismo; conociendo que Donald Trump es un personaje impredecible y que su presidencia podría sumir a Estados Unidos y a las relaciones internacionales, en su conjunto, en un caos mucho más peligroso que el desorden existente en el funcionamiento del desequilibrado sistema internacional actual.

viernes, 25 de noviembre de 2016

La victoria de Trump: una aproximación preliminar (I parte)

trump-1

Por Luis René Fernández Tabío y Hassan Pérez Casabona⃰

Acaba de finalizar dramáticamente la contienda política más seguida, por motivos de diversa índole, en todo el orbe. Existe consenso también en que fue el ejercicio electoral más deslucido que se recuerde en Estados Unidos en las últimas décadas. Buena parte de esa opacidad estuvo relacionada con los candidatos que se enrolaron en le etapa decisiva de la lid, concebida de principio a fin como espectáculo en el que se exacerbaron aspectos fatuos, en relación con la trayectoria de cada rival.

De un lado, como representante del Partido Demócrata, Hillary Diane Rodham Clinton, nacida el 26 de octubre de 1946 en Illinois y graduada de abogada en la prestigiosa Universidad de Yale (aunque reside hace años en Nueva York, donde hizo despegar su carrera política) mientras que en el otro, como exponente del Partido Republicano, irrumpió Donald Trump, multimillonario nacido el 14 de junio de 1946 en la Babel de Hierro, que cimentó su fortuna básicamente en los negocios inmobiliarios y en interacciones con el sector de los grandes medios de comunicación.

El resultado, la victoria del controvertido magnate, echó por la borda las predicciones de la mayoría de los analistas, medios de prensa y encuestadoras. Desde ese punto de vista representó una de las mayores sorpresa en el escenario político de ese país, revelando al mismo tiempo factores, contradicciones y estados de ánimo que se minimizaron o ignoraron y que en la práctica tuvieron un peso superior a lo que se vaticinó.

Desde bien entrada la noche de este martes 8 de noviembre, aunque las señales de preocupación sobrevinieron desde las primeras horas de la jornada, comenzaron a sucederse las preguntas, cual cascada de dudas, miedos e intentos de encontrar respuesta a un rompecabezas sui géneris. ¿Cómo podría imponerse un hombre que denigró públicamente a las mujeres, humilló a las personas procedentes de otras latitudes y cuestionó a figuras con la categoría  de héroe en ese país? ¿Ganaría en verdad quien desafió las bases establecidas a lo largo de 150 años, afirmando que aceptaría los resultados solo si le eran favorables?


No fue un acto de magia su triunfo, sino la resolución mediante el voto de una serie de problemas que hace mucho tiempo subyacen en Norteamérica y que tienen como génesis sus propias raíces identitarias. Por si fuera poco, la agrupación republicana mantuvo la mayoría en ambas cámaras del Congreso, creando un escenario que los expertos también desconocían.

El propósito del presente trabajo es analizar preliminarmente, integrando aspectos históricos, económicos y políticos, un acontecimiento cuyo impacto se ha hecho sentir de inmediato en múltiples campos, incluyendo la caída estrepitosa de los principales índices bursátiles en los mercados financieros, así como la proyección incierta que se deriva del mismo.

Cayeron dos mitos en cinco días.

En la madrugada del pasado 3 de noviembre el conjunto de los Cachorros de Chicago, dentro de la Major League Basaball, se impuso espectacularmente a los Indios de Cleveland, en el séptimo juego de la denominada Serie Mundial, choque seguido por casi 50 millones de espectadores, la mayor cifra desde 1991. Los “Cubs” no ganaban en esa instancia desde 1908 y su última incursión databa de 1945, poco antes de que naciera Donald Trump.

Se explicaba el infortunio para el elenco de la Ciudad de los Vientos invocando la llamada “Maldición de la Cabra”.  Desde que arrancó la temporada en abril, sin embargo, muchos pronosticaron un probable triunfo del equipo azul, lo contrario de lo que sucedió con la aspirantura del acaudalado empresario, convertido ahora en el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos.

La contienda entre Clinton y Trump, por cierto, fue la primera desde 1944 entre dos figuras con tales vínculos con la icónica urbe (obviamente desde la perspectiva de las personas vinculadas a las altas finanzas, los negocios y la fashion, que pululan en Greenwich Village y el alto Manhattan, no desde la óptica de los negros de Harlem o los latinos del Bronx) cuando el gobernador de Nueva York, Thomas E. Dewey, compitió contra Franklin D. Roosevelt, quien finalmente resultó ganador.

La Clinton se inscribió en esta batalla exhibiendo una de las experiencias más sólidas de cualquier período, en cuanto al tránsito por responsabilidades de primer orden antes de optar por la presidencia, acendrada fundamentalmente en sus ocho años como senadora por Nueva York (2000-2008) y el cuatrienio de labor como Secretaria de Estado (2009-2013), en la primera administración de Barack Obama.

A su currículum también se incorporaban las vivencias como primera dama, durante los ocho años en que su esposo William Jefferson Clinton (1992-2000) fungió como el mandatario 42 de ese país, y el desempeño en situación similar, mientras su cónyuge actuaba como gobernador de Arkansas, entre 1979 y 1981, y 1983-1992.

Si ello pareciera insuficiente habría que tomar nota de que compareció ante un jurado en su condición de primera dama –nunca antes ello había sucedido- por las irregularidades destapadas con Whitewater, que involucraron a su esposo en Arkansas, y que recibió, hecho que casi no se recuerda hoy, un premio de la Academia de la Música de EE.UU. En 1996 asombró que obtuviera el Grammy al mejor álbum hablado, por la versión en audio de su libro, It Takes A Village And Other Lessons Children Teach Us, que se tradujo como Es labor de todos: Dejemos que los niños nos enseñen.

Trump, el otro contendiente, concursó con un aval en la materia prácticamente nulo, considerando que toda su vida está relacionada con los negocios y no con la asunción, ni siquiera en la base, de tareas asociadas a la dirección política. En los últimos 60 años nadie sin recorrido en este campo había sido electo como gobernador estadual o senador federal, lo que refleja la osadía del exponente de la esfera de bienes raíces.

Su anuncio de enrolarse en la justa no solo sorprendió sino que fue muy poco tomado en serio en la apertura, dada la presencia dentro del Grand Old Party de figuras con poderío en estos menesteres, como el ex gobernador de Florida Jeb Bush y los senadores Marco Rubio, por ese mismo estado, y Ted Cruz, por Texas.

Sus cartas credenciales eran exclusivamente levantar un emporio inmobiliario, con la construcción de torres y complejos con su nombre en varias ciudades del mundo y participar como patrocinador de concursos de belleza y otros programas televisivos.

En la medida en que el “torneo” avanzó, Trump no solo fue dejando en el camino a los adversarios que encontró dentro de su partido, sino que se erigió en fenómeno pocas veces visto, incrementando su ascendencia en determinados sectores, más allá de barrabasadas, desaguisados, ofensas y desaciertos de todas clase, con el agravante de ser expresadas esas ideas disparatadas en el tono de los programas humorísticos.

La manera en que dicho discurso fue asimilado por millones de votantes es algo que merece estudios de la mayor profundidad, si bien ello pone al descubierto la involución experimentada por la sociedad estadounidense, la cual probablemente habría descartado a Trump en los primeros pasos años atrás, si este se hubiera aparecido con esas posiciones misóginas, xenófobas y de ataques furibundos a los inmigrantes.
[1]

Ahora, por el contrario, este personaje recibió una patente de corso a sus propuestas, en la misma medida que ello supone un castigo de la mayor relevancia al establishmet tradicional y sus figuras paradigmáticas. El hastío por el funcionamiento del sistema político, y esencialmente por las personas que han hecho carrera en este frente a lo largo de décadas (como Jeb Bush y Hillary Clinton) marca pautas no solo en esa nación, sino dentro de la sociedad capitalista en general.

Sin que todos los casos sean exactos ni mucho menos, ahí están los ejemplos de Silvio Berlusconi en Italia, Roberto Martinelli en Panamá, Sebastián Piñera en Chile o Mauricio Maccri en Argentina. Cada uno de ellos mostró como punta de  lanza sus fortunas exorbitantes. Dicha solvencia la presentaron, en el momento de inscribirse en la carrilera de las competencias políticas, como símbolo de efectividad, eficiencia, capacidad organizativa y liderazgo, en un contexto de crisis estructural del sistema.

Rivales o… amigos para siempre.


En el pasado, Trump compartió de manera distendida con los Clinton
En el pasado, Trump compartió de manera distendida con los Clinton
Con independencia de la hostilidad que caracterizó desde la arrancada el duelo entre estos adversarios, incluyendo de manera especial los tres intercambios face to face que tuvieron lugar en los debates televisivos efectuados entre el 26 de septiembre y el 19 de octubre, Clinton y Trump no siempre fueron enemigos.

Como es legítimo suponer, dada la condición de exponentes de la élite de una sociedad –ese 1% que detenta el poder y contra el que se reveló el movimiento Ocuppy Wall Street– llegaron a compartir en múltiples momentos, tanto en lo público como en lo privado, clara evidencia de que los nexos sobre los que construyeron sus historias de vida son mucho más robustos que las divergencias que la contienda exasperó.


Dicha conexión fue resaltada en un extenso artículo publicado el pasado martes 2 de noviembre por The New York Times.  “La amistad, desde ambos lados, fue una transacción. No es algo personal, como se diría en El Padrino, son solo negocios. La vida de Trump en Nueva York estuvo siempre encaminada a promover la manera de hacer dinero para los negocios de su familia. Fue exactamente igual en el caso de los Clinton”.

En el texto  se recoge la valoración de Bernard Kerik, comisionado de policía en esa urbe que fue invitado a la tercera boda de Trump y que luego cumplió un tiempo en prisión por fraude en el pago de impuestos y otras felonías. “Ellos jugaron el mismo juego, en la misma ciudad, con las mismas cosas en mente”, declaró. [2]

La victoria de Trump evitó que Clinton se  consagrara como la primera mujer presidenta de Estados Unidos, lo que habría sido sin dudas un acontecimiento histórico. Ello tampoco implicaría que  se solucionasen los complejos problemas por los que atraviesa esa sociedad. De hecho, esta batalla electoral resultó sustancialmente diferente a la que en el 2008 lanzó a ese puesto al primer mandatario de ascendencia afroamericana. Si en aquella hubo entusiasmo entre múltiples sectores, especialmente los jóvenes, en esta ocasión no ocurrió así, marcando la contienda una apatía impresionante. [3]

Antes de ella, lo más lejos que llegaron las féminas en ese país fue en 1984, cuando el demócrata Walter Mondale escogió como compañera de ticket en la vicepresidencia a  Geraldine Ferraro y en el 2008, oportunidad en que el republicano John McCain, intentando paliar el efecto generado por el joven Barack Hussein Obama, apostó a la controvertida Sarah Pailin, opción que a todas luces se volvió en su contra. En ambos casos estas propuestas fueron derrotadas, en el primero de ellos por el tándem Ronald Reagan- George H. Bush y, más cercano en el tiempo por la dupla Obama-Joe Bidem.

Ese éxito de Reagan (quien en dos ocasiones se desempeñó como gobernador de California,  y antes jugó un papel nefasto en su condición de líder del sindicato de actores de Hollywood, en época de las persecuciones durante el macartismo) es el más aplastante de la historia, con 525 votos electorales a su favor por solo 13 el contrincante.

En 1980, el propio Reagan -quien con su llegada a la Casa Blanca representó una ruptura con la tradición liberal impuesta por el New Deal– alcanzó 489 por 49 James Carter, la tercera mayor diferencia en estas lides. En segundo lugar aparece su correligionario Richard Nixon, quien en 1972, derrotó a Magovern 520 por 17. La alegría de “Dirty Dicky”, pese a ello, fue efímera pues poco tiempo después se vio forzado a dimitir tras el escándalo de Watergate.

Los triunfos más cerrados, antes del conseguido por Trump, tuvieron asimismo como protagonistas a los republicanos. En el 2000 George W. Bush le usurpó el máximo escaño gubernamental al vicepresidente Al Gore –valiéndose del fraude en Florida 271 por 266. Cuatro años más tarde repitió la dosis, apoyándose esta vez en engañifas en Ohio, para desbancar al otrora senador por Massachuttses John Kerry, quien culminará próximamente su actuación como Secretario de Estado, 286 por 251.

En otro orden de resultados George H. Bush derrotó a Micahel Dukakis 426 por 111, sin embargo cayó en 1992 ante Bill Clinton 168 por 378. El esposo de Hillary superó en 1996 a Dole 379 por 159. Barack Obama, por su parte, desbancó a John McCain 365 a 173 y, en el 2012, 332 a 206 a Mitt Rommey.

El representante del Partido Republicano, obtuvo esta vez el éxito con 279 por 228 votos electorales, sobreponiéndose al hecho de que en sus últimos actos de campaña debió concurrir a ellos solo, producto de las discrepancias con la cúpula de su partido y otras importantes personalidades que se demarcaron de sus propuestas.

Acudir a celebridades como el campeón de la NBA, Lebron James, no les bastó para llegar a la Casa Blanca
Acudir a celebridades como el campeón de la NBA, Lebron James, no 
le bastó a Hillary Clinton para llegar a la Casa Blanca
Hillary, en el sentido opuesto, desplegó en los finales un ritmo trepidante, en el que involucró en actos simultáneos al presidente Obama, su esposa Michelle, Bill Clinton, Bernie Sanders y otras muchas figuras del arte, el deporte y el mundo del espectáculo en general, sector que la respaldó casi de manera unánime.

Fue común en las horas conclusivas verla acompañada lo mismo del sensacional basquetbolista Lebron James, que de la afamada guionista de series televisivas Shonda Rimes, del  matrimonio líder  en el mundo del entretenimiento que conforman Beyoncé y Jay Z y por figuras del glamur de Madonna, Jennifer López, Marc Anthony, Leonardo Di Caprio y otros.

Una de las pocas excepciones fue la de Susan Sarandon, quien declaró que no iría a las urnas “guiada por el sentido de su vagina”. “Si respaldara a Clinton, añadió, estaría votando por el mal menor y ese es un error que llevamos mucho tiempo cometiendo”.

Todo ello no fue suficiente para imponerse, poniendo el dedo sobre la llaga además en las extraordinarias diferencias existentes entre los sectores intelectuales y el “mundo  profundo” dentro de ese país, si bien en ello poseen un marcado peso determinados estamentos.

Es una paradoja, en toda la línea, que la nación con mayor número de universidades, centros científicos e instituciones de la más variada gama escoja a una figura como Trump que encarna precisamente lo contrario. Ello es testimonio de cuán pragmática y carente de cultura política está esa sociedad, movida en última instancia por resortes utilitarios, sin medir las consecuencias de dichos mecanismos en la mayoría de los ámbitos, tanto domésticos como internacionales.

La contienda colocó sobre el tapete el desgaste de la clase dominante en general y las debilidades de la coalición demócrata encabezada por Obama, desalentada y frustrada por los reducidos y contradictorios resultados de su gestión. Hillary Clinton tuvo en contra problemas de imagen, credibilidad, y falta de firmeza en su discurso, además de verse envuelta en escándalos como el relacionado con el uso de los correos electrónicos.

A ello se sumó el ascenso de Bernie Sanders (autoproclamado socialista) figura con una postura más cercana a las bases demócratas insatisfechas, en cierto modo reformista y progresista, quien fue excluido de la nominación de su partido y la mayoría de sus simpatizantes se decantaron hacia la opción de la candidata de los verdes. El endoso político de Sanders, evidentemente, no logró favorecer a Clinton.

En síntesis fue una elección de ruptura, definida por la propuesta del cambio a favor de Trump, en lugar de la continuidad representada por Clinton, si bien ambas posturas son complementarias con independencia de quien ganara en las urnas. En los dos casos, eso sí, girando hacia la derecha y con enfoques sustancialmente más agresivos y conservadores que los observados durante la administración que concluye.

Debe recordarse que Obama, más allá de sus ancestros africanos, no representaba a ese grupo, sino a la clase gobernante del país, y pese a falsas percepciones, nunca fue, ni pretendió ser, un reflejo de figuras emblemáticas como Martin Luther King o Malcon X.

Hay que reconocer, en el caso de Trump, el beneficio que representó a su candidatura ser un individuo externo a la clase política de Estados Unidos (outsider) tan desprestigiada por la parálisis y falta de resultados tangibles sobre todo en temas cruciales.

Estados Unidos es una nación distinguida por la concentración de la riqueza y el poder económico y financiero; el estrechamiento de las capas medias y el aumento de la pobreza y calidad del empleo.  Trump supo interpretar básicamente desde los valores identitarios de los hombres blancos, anglosajones y protestantes (el denominado WASP, por sus siglas en inglés) la frustración que se apoderó particularmente de ese sector en los últimos años y articular al mismo tiempo una propuesta funcional a dicha perspectiva, que demostró ser mucho más potente que lo pronosticado.

Su tendencia política, la cual intentaremos examinar en alguna medida, sin duda debe orientarse al conservadurismo y la reacción, pero con rasgos diferentes a los conservadores tradicionales. Se trata de un nacionalismo de derecha, en defensa del sueño americano –America First es su basamento- lo que también representa, al menos en el plano discursivo, una ruptura con la tendencia al libre comercio.

Fernández Tabío es Dr. en Ciencias Económicas y Profesor Titular del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos (CEHSEU) de la Universidad de La Habana y Pérez Casabona es Lic. En Historia; Especialista en Seguridad y Defensa Nacional y Profesor Auxiliar de la propia institución. 

Notas, citas y referencias bibliográficas.

[1] Así como ocurrió en el pasado reciente con el presidente George W. Bush, que trascendió además de por sus incursiones guerreristas en Afganistán e Irak por las incongruencias en buena parte de sus intervenciones públicas, Trump obtuvo lugar privilegiado en el acápite de las figuras que pronuncian frases que destilan desprecio por lo diferente. Sus ataques a los que proceden de otras regiones, especialmente los mexicanos, fue una constante en las apariciones públicas. Estos son algunos ejemplos:”México tuvo una gran noche en los Oscar. Y cómo no, si está acostumbrados a arrebatarnos lo nuestro más que ninguna otra nación”, 24 de febrero de 2015, luego de que Birdman, de Alejandro G. Iñárritu arrasara en la premiación. “No quiero nada con México más que construir un muro impenetrable y que dejen de estafar a EE.UU.”, 6 de marzo de 2015, vía Twitter. “México no se aprovechará más de nosotros. No tendrán más la frontera abierta. El más grande constructor del mundo soy yo y les voy a construir el muro más grande que jamás hayan visto. Y adivinen quién lo va a pagar: México”,11 de mayo de 2015, South Carolina Freedom Summit. “México no es nuestro amigo. Nos está ahogando económicamente”,16 de junio de 2015, discurso de lanzamiento de su candidatura para las primarias del Partido Republicano. “Cuando México nos manda gente, no nos mandan a los mejores. Nos mandan gente con un montón de problemas, que nos traen drogas, crimen, violadores…”, 16 de junio de 2015, discurso de lanzamiento de su candidatura para las primarias del Partido Republicano. “Los mayores proveedores de heroína, cocaína y otras drogas ilícitas son los carteles mexicanos, que contratan inmigrantes mexicanos para que crucen la frontera traficando droga”, 6 de julio de 2015. “Si miran los lugares como México, están matando nuestra frontera… Esto tiene que acabarse, amigos”, 2 de marzo de 2016, discurso tras el Supermartes electoral. “Es una decisión fácil para México: hagan un pago único de 5-10 mil millones de dólares para asegurar que continúe el flujo de 24 mil millones de dólares (de remesas) al país al año”, 31 de marzo 2016, en una carta al Washington Post explicando sus planes para financiar la construcción del muro fronterizo. “Los mejores tacos son los que se hacen en el restaurant de la Torre Trump. ¡Me encantan los hispanos!”, 5 de mayo de 2016 vía Twitter. “Espero que tengan seguro antisecuestros”, 2 de junio de 2016, sobre los participantes de un importante campeonato de golf que se trasladó a Ciudad de México para no ser disputado en una de sus propiedades en Doral, Miami. Ver: “10 frases de Donald Trump sobre México y los mexicanos que “le ponen picante” a su reunión con Enrique Peña Nieto”, en: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37231890
[2] Maureen Dodd: “When Hillary and Donald Were Friends. The story of their transactional relationship offers a window on rarefied New York”, en: http://www.nytimes.com/2016/11/06/magazine/when-hillary-and-donald-were-friends.html
 [3] Sobre las diferencias entre ambos momentos, además de otros tópicos, amplía  Stephen M. Walt, en: “Will America’s Good Name Survive the 2016 Election?”, http://foreignpolicy.com/2016/11/04/will-americas-image-survive-the-2016-election-trump-clinton/

 http://www.trabajadores.cu/20161109/la-victoria-de-trump-una-aproximacion-preliminar-i-parte/