jueves, 20 de septiembre de 2018

Tejado de vidrio



MSc Enrique R. Martínez Díaz, Profesor Auxiliar, CIPI

Después del triunfo del candidato del Partido Republicano en las elecciones del año 2016 en los EE.UU., se ha hecho común encontrar en la prensa de ese país e incluso en medios internacionales, numerosas informaciones sobre presuntas o probables intromisiones, ataques informáticos, etc,  por parte de Rusia y/o de otras naciones en el proceso electoral  de esa nación. Esto incluye indagaciones judiciales en ese país, ante denuncias por parte de representantes del Partido  Demócrata o de funcionarios de diferentes agencias federales. 

Todo parece indicar que, independientemente de la veracidad de tales hechos, tales intromisiones han devenido en un buen argumento para  hostigar la labor del  actual presidente estadounidense, Mr. Donald J. Trump, cuestión en realidad nada novedosa, si recordamos la actuación del Partido Republicano respecto al gobierno anterior, ya sea saboteando los intentos del Presidente Obama de instrumentar su programa de salud, como imponiendo el llamado “secuestro” del presupuesto de esa nación, con el objeto de reducir el déficit fiscal, lo cual creó grandes dificultades al gobierno en funciones, incluyendo reducciones al “sacrosanto” presupuesto del Departamento de Defensa.

Más allá de la realidad o de la ficción en lo que respecta a tales hechos, nos parece bueno hacer referencia a que no es precisamente EE.UU.  un país que no haya interferido en procesos electorales o asuntos internos de otras naciones a lo largo de su historia, ya sea más lejana o más reciente.

Numerosos documentos testifican que el gobierno de EE.UU., a través de su personal diplomático, de sus agencias de inteligencia, de organizaciones no gubernamentales (supuestamente independientes, aunque mayoritariamente organizadas, dirigidas y financiadas por las instituciones de inteligencia, principalmente la Agencia Central de Inteligencia, CIA)  y otras estructuras (entre las cuales tiene un papel importante la USAID, que supuestamente debiera ayudar al desarrollo de los países pobres), han actuado de forma abierta u oculta contra gobiernos de diferentes naciones, especialmente en los países del llamado Tercer Mundo, aunque no exclusivamente.

Y es algo que tiene larga historia: a principios del Siglo XIX, conscientes de su debilidad ante las potencias europeas, los dirigentes de la por entonces joven nación, intentaron sentar las bases de su predominio en las Américas. Fruto de tales ideas surge la célebre Doctrina Monroe, de cuyo contenido fueron muy cuidadosos en hacer conocer principalmente la famosa frase de “América para los americanos”, pero que en esencia trataba de deslindar, hasta donde fuera posible, al llamado Nuevo Mundo de la influencia europea, para que cuando las condiciones lo permitieran cayeran en sus manos. De ahí su actitud en el Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826, obstaculizando los planes bolivarianos de liberar a  Cuba y Puerto Rico. 

Theodore Roosevelt, primero subsecretario de Marina, después Vicepresidente y luego  Presidente de esa nación entre 1901 y 1909, es un clarísimo ejemplo de haber desarrollado una labor intervencionista en los asuntos internos de los países de América Latina, cuestiones que justificó  mediante la promulgación del no muy conocido ó recordado  Corolario a la Doctrina Monroe,  esbozado  en un mensaje al Congreso, en el año 1904, y en el que se decía, entre otras cosas,  lo siguiente: 

Política hacia otras naciones  del Hemisferio Occidental:
No es cierto que  los Estados Unidos tengan hambre alguna de tierras o que tiene entre manos nada relativo a las demás naciones del Hemisferio Occidental, salvo que no sea para el bienestar de estas. Todo lo que esta nación desea es ver a las naciones vecinas estables, ordenadas y prósperas. Cualquier nación que cuyo pueblo se comporte bien consigo mismo podrá contar con nuestra amistad de corazón.  Si una nación muestra que sabe cómo actuar con razonable eficiencia y decencia en asuntos sociales y políticos, y si mantiene el orden y paga sus obligaciones, no debe temer ninguna interferencia de los Estados Unidos. Una actuación incorrecta crónica, que tenga como resultado una pérdida general de los lazos de una sociedad civilizada,  ya sea en América, como en cualquier lugar, requerirá en última instancia la intervención de alguna nación civilizada, y en el Hemisferio Occidental, la adherencia de los Estados Unidos a la Doctrina Monroe puede forzar a Estados Unidos, no obstante ser renuente a ello, en casos flagrantes de tales fechorías o de impotencia, a ejercer un poder policial internacional. [i]

Cualquiera que consulte los muchos libros sobre el tema, encontrará amplia información sobre las intervenciones norteamericanas en diferentes países de Nuestra América, como Nicaragua, Panamá, Haití, República Dominicana, México, Guatemala, Granada, etc, y en nuestra propia Patria, en la cual aún tenemos un constante recuerdo,  en la ilegal ocupación de una parte de nuestro territorio en la Bahía de Guantánamo, contra la voluntad del  pueblo cubano.

En otras regiones del mundo también han conocido la actividad norteamericana, desde intromisiones en asuntos internos de los países; asesoramiento y apoyo a organizaciones políticas contrarias a gobiernos en diferentes naciones, principalmente aquellos que intentaban o trataban de mantener una política independiente, o que tomaban medidas internas que afectaban los intereses de empresas extranjeras.

Los casos de Grecia entre 1946 y 1950; Taiwán; Corea; Vietnam; Irán; Irak; Somalia; Afganistán; Yugoslavia; Libia, Siria y otros muchos más demuestran que en cualquier lugar del mundo los sucesivos gobiernos estadounidenses actuaron  para imponer sus intereses, ya fuera en el marco de la llamada Guerra Fría; en la llamada “Guerra contra el Terrorismo”, o con cualquier otra justificación, empleando todas las formas y métodos disponibles.

Hay constancia de casos tan fragrantes que parecen extraídos de la ficción, como la conocida actuación de la entonces subsecretaria de Estado norteamericana Victoria Nuland en Ucrania en los años 2013-2014, asesorando a la oposición en esa nación, menospreciando a sus aliados de la Unión Europea (según la famosa filtración de su conversación telefónica  con el embajador norteamericano en Kíev), o repartiendo galletas y bocadillos a los manifestantes antigubernamentales en plena Plaza Maidán en la capital de esa nación del este de Europa.

No pueden olvidarse las revelaciones sobre el espionaje telefónico por parte de agencias norteamericanas (como parte del famoso proyecto ECHELON), que incluso espió a jefes de estados aliados, como la Canciller de Alemania Ángela Merkel, hecho que según algunas fuentes databa desde el año 1999, y que fueron reveladas por el ex agente de la NSA Edward Snowden. El entonces presidente Barack Obama trató de restañar un tanto los daños, aunque no existe constancia de que se hayan disculpado por tales hechos.

Con respecto a nuestro país, sabido es que los gobiernos norteamericanos del siglo XIX hicieron todo lo posible para obstaculizar la lucha por la independencia de los cubanos, hasta que, cuando consideraron conveniente, lanzaron la oportunista Resolución Conjunta de 1898 y declararon la guerra al debilitado imperio español, al cual derrotaron con facilidad y le arrebataron sus colonias en el Caribe y el Pacífico. Después impusieron la Enmienda Platt, intervinieron y saquearon a nuestro país de la forma más conveniente a sus intereses; sabido es que en 1960 el ex embajador norteamericano ante Batista declaró cínicamente ante el Congreso de su país que él era prácticamente más importante en la Habana que el propio presidente cubano. Una vez triunfada la Revolución, durante casi 60 años, doce administraciones  norteamericanas han sometido a nuestra patria a todo tipo de agresiones, incluyendo una enorme cantidad de intentos de asesinato contra nuestros líderes, fundamentalmente al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. El actual gobierno de Trump ha vuelto a recrudecer el bloqueo; al parecer no han aprendido todavía que un pueblo que lucha por su libertad es invencible. 

Con los ejemplos que hemos expuesto consideramos que, independientemente de los resultados de los actuales procesos investigativos y judiciales en esa nación,  queda claro que a los gobiernos y partidos políticos dominantes en EE.UU. no le ajustan para nada el papel de víctimas en el caso de la supuesta interferencia por parte de Rusia (por cierto, no sería dudoso que en algún momento aparecieran informaciones sobre acciones de inteligencia y de otro tipo por parte de EE.UU. contra ese país y contra la desaparecida URSS)  y otras naciones en sus elecciones, pues son ellos precisamente los que más han espiado, asesorado, saboteado, atacado e invadido a diferentes países en todo el planeta, promoviendo o imponiendo “cambios de régimen”  dondequiera que hayan considerado necesario para sus intereses (fundamentalmente para asegurar las ganancias de las grandes transnacionales de capital norteamericano). Como reza el viejo refrán, quien tenga tejado de vidrio debe evitar lanzar piedras al vecino.


[i]Traducido por el autor, y tomado de Internet en (www. worldhistory.com)

Idlib no espera: la demora es mortal


  Por Enrique Muñoz Gamarra (*)



Ante todo debemos señalar que la lucha por la hegemonía mundial es muy intensa. Detrás de cada hecho internacional se esconde aquella agitación. Después de la pérdida de la hegemonía mundial estadounidense esta sencillamente es muy aguda. No es posible obviarla.

De hecho los principales puntos geoestratégicos están siendo confrontados palmo a palmo. China, Estados Unidos y Rusia contienden a muerte por la hegemonía mundial. El asunto es que ahora esto ya no es fácil para la decadente burguesía financiera estadounidense. Su anterior peso geopolítico esta desvanecido. Rusia y China han emergido como superpotencias de su mismo nivel. Entonces la pugna es de igual a igual cargando entre ellos la paridad estratégica.

Pero la prepotencia estadounidense es muy grave. Es la desesperación de un gran poder que ha sido desplazado. Su desfachatez ha rebasado todos los límites, incluso ha amenazado a los jueces del Tribunal Penal Internacional de la Haya con llevarlos a la prisión si se atrevían a denunciar a sus militares por sus genocidios en el caso de Afganistán. Realmente muy descarado.

En este marco es necesario observar con detenimiento los últimos hechos internacionales en el que sobresalen, primero, la derrota militar estadounidense en la península coreana el 14 de octubre de 2017. Y segundo, la contra respuesta a aquel hecho, el nuevo giro estratégico de este país (Estados Unidos) orientado contra China, su mayor enemiga estratégica, pero sobre todo en lo inmediato contra Irán el país más importante de la región más estratégica del planeta que en sus entrañas guarda importantes reservas de gas y petróleo que las voraces empresas monopólicas estadounidenses quieren apropiarse y que estratégicamente daría oportunidad a los Estados Unidos a revertir su calamitosa situación económica.

Observar esto es muy importante:

1.- Ante todo un hecho concreto, lo que ocurre en Siria:

En realidad sobre Siria hay que hacer un análisis geopolítico muy profundo. Los análisis superficiales no conducen a ningún lado.

La inter-relación del asunto sirio entre los intereses de las burguesías de las tres superpotencias capitalistas con la nueva situación mundial, es clave. 

En principio el asunto del gobierno, el ejército y el pueblo sirios ha sido la preservación de la integridad territorial de Siria, es decir, el respeto a su soberanía.

Cierto, el avance de Siria en la lucha por su soberanía hasta aquí ha sido exitoso y de mucha trascendencia. No podemos olvidar la participación de Rusia, Irán y el movimiento insurgente libanés, Hezbollah. Realmente de gran valor.

En realidad no hay palabras para referirse al esfuerzo supremo del heroico ejército sirio por arrojar a las hordas de asesinos y genocidasde más de cincuenta países encabezados por las de Estados Unidos que pretenden afectar su integridad territorial. Solo decir que realmente el ejército sirio es indoblegable. 

Pero Siria es parte de Oriente Medio, una región absolutamente estratégica para las tres superpotencias capitalistas de la actualidad. Como sabemos muy a pesar de las colusiones inter-imperialistas y la nueva situación geopolítica mundial, recientemente está en curso el agolpamiento del imperialismo estadounidense contra esta región por el asunto iraní.

En esto es muy importante señalar que el nuevo giro estratégico estadounidense está dirigido en lo inmediato contra Irán. El asunto sirio no está desligado de estas agitaciones, consecuentemente debe ser observado en conjunción de lo que ocurra en Irán, pues, Siria de acuerdo a la estrategia estadounidense, es parte de este engranaje.

Rusia esta extraordinariamente parapetada en este país. Ha llevado hasta sus bases militares importante armamentística en el que están incluidos modernos aviones de combate y naves de guerra debidamente cargados con misiles de gran precisión.

En esto el involucramiento de Irán en Siria es clave, se puede decir de vida o muerte, que en lo fundamental debe permitirle mantener en pleno vigor su alianza estratégica con Siria a fin de sortear en mejores condiciones la ofensiva que viene tramando el letal imperialismo estadounidense contra su integridad territorial.

Los Estados Unidos se dieron cuenta de esta situación y exigieron a Rusia la expulsión de Irán además del Hezbollah de territorio sirio.

Por otra parte los estadounidenses estuvieron jugando a la retirada en Siria, cuando aquello era totalmente falso. En las últimas negociaciones que han venido realizándose estaban bien representados por su marioneta Turquía, que como hemos dicho en otras oportunidades, ha hecho una importante labor de zapa a favor de este país (Estados Unidos).

El caso de idlib:

Según estimaciones de la ONU, en Idlib se encuentran atrincherados unos 10.000 paramilitares del ejército estadounidense agrupados en el Frente al Nusra y Al Qaeda. Rusia ha dicho que son 50.000 (Sputnik). 

Como sabemos la provincia siria de Idlib fue ocupada en 2015. Conforme a los acuerdos de reconciliación, a esa provincia se han evacuado los más rancios del ejército estadounidense, paramilitarismo fascista, que se han negado a entregarse al heroico ejército sirio tras sus aplastamientos en Alepo,Homs y Guta Oriental.

En 2017, el territorio de Idlib comenzó a formar parte de la zona de distensión del norte de Siria patrocinada por Turquía, que es junto con Rusia e Irán garante de la tregua en el país árabe, acordada en el marco del proceso pacífico de Astaná” (1). 

Aunque existen pronósticos muy optimistas sobre la situación militar en Siria, como por ejemplo la que efectuó Sputnikel 22 de agosto de 2018 sosteniendo que gracias al apoyo ruso, las tropas gubernamentales de Damasco habían conseguido recuperar el 96,5 % del territorio del país, tras la liberación de 1.411 localidades. El 3,5 % restante forma parte de la zona de distensión de Idlib. (2). 

Una apreciación más realista fue la que hizo el experto en asuntos sirios y fundador de Syriana Analysis, KevorkAlmassian, que afirmo: “Cuando Hizbulá y los iraníes se desplegaron en Siria, una parte considerable del país estaba bajo el control de grupos terroristas, pero ahora Damasco ya controla entre el 70% y el 90% del país” (3). 

Sin embargo en Siria el asunto no solo es Idlib sino un conjunto de bases militares de Estados Unidos, ejemplo, la base de Al Tanaf que está ubicada en la parte sur este de territorio sirio. Incluso el 21 de junio de 2018 se hablaba de unas 40 bases militares estadounidense dentro y cerca de Siria. 

Veamos:

“Vladímir Kozin, experto del Centro de Estudios Militares y Políticos del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO): "El Pentágono desplegó 19 bases militares y centros de logística en Siria, así como 22 bases en los países limítrofes para el suministro continuo de armas, municiones, combustible y provisiones a los combatientes de grupos terroristas", afirmó Kozin. El experto mencionó en particular la base de Al Tanaf, al sur de Siria, en torno a la cual se estableció una zona de exclusión aérea de 50 kilómetros” (4). 

Además:

“El portavoz de Maghawir al Thawra, Abu Atheer, aseguró este 14 de junio de 2017 a Reuters que las fuerzas estadounidenses están estableciendo una segunda base en Al Zakf, a unos 60-70 kilómetros hacia el noreste de Al Tanaf. Según Atheer, las fuerzas especiales estadounidenses están patrullando distancias de hasta 100 km desde Al Tanaf. Fuerzas especiales norteamericanas adicionales están llegando a ambas bases, y más armas están siendo entregadas a los rebeldes, informa Abu Atheer” (5). 

Por otra parte no podemos olvidar que en Siria el letal imperialismo estadounidense ha desatado los más aterradores genocidios: arrasamientos de ciudades, uso de bombas de fósforo blanco (observad el siguiente enlace:https://www.hispantv.com/noticias/siria/387734/eeuu-ataca-deir-ezzor-fosforo-blanco-isis), proyectiles con uranio empobrecido (https://www.hispantv.com/noticias/siria/333223/eeuu-uranio-empobrecido-proyectiles-estado-islamico), etc. Allí, por mostrar solo un caso, podemos nombrar el arrasamiento de la ciudad Al Raqqaentre junio y octubre de 2017 (Ver el siguiente enlace:http://www.eluniversal.com.mx/mundo/rusia-eu-arraso-con-raqqa-en-siria). En efecto entre esas fechas la Aviación estadounidense perpetro el arrasamiento de aquella ciudad, en realidad un genocidio semejante a lo que habían hecho antes entre los meses de noviembre y diciembre del 2004 (segunda batalla de Faluya) con la ciudad de Faluya en Irak (6). 

Pero el avance del ejército sirio hasta aquí ha sido fenomenal. Ahora los paramilitares y los comandos de operaciones especiales de más de cincuenta países encabezados por el criminal ejército estadounidense están acorraladas en Idlib, norte de Siria.

Es en medio de esta situación que se dan las agitaciones actuales sobre esta región (Idlib), por supuesto, con una gran oportunidad para el ejército sirio de seguir avanzando en la expulsión del ejército agresor estadounidense.

Como es de prever ante estos hechos, el pentágono está muy desesperado.

Veamos esto en forma breve:

El 4 de septiembre de 2018, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, MevlutCavusoglu, acordaron durante una llamada telefónica que cualquier ofensiva del presidente sirio Bashar Asad en Idlib sería inaceptable y aumentaría el conflicto en el país. (7). 

El 7 de septiembre de 2018 en la cumbre de los tres países garantes de la paz en Siria, Rusia, Irán y Turquía, desarrollada en Teherán (capital iraní) sobre todo para ver el caso de Idlib,Erdogan, presidente de Turquía y alfil de Estados Unidos, exigió un alto el fuego cuando de urgencia se necesitala intervención del ejército sirio para alcanzar la paz(8). 

Luego, ese mismo día (7 de septiembre de 2018, Cumbre de Teherán), Estados Unidos estaba realizando ejercicios militares nada menos en territorio sirio en la región de Al-Tanf, su base militar, en medio de las advertencias de una inminente operación rusa en la zona. (9). 

Y finalmente el 9 de septiembre de 2018 se supo que Turquía, un país enteramente anti-sirio que se las juega toda a favor de su amo Estados Unidos, esta vez estaba enviando 300 vehículos militares, incluidos tanques avanzados, sistemas de lanzacohetes múltiple (MLRS, por sus siglas en inglés) y carros de combate de infantería BMP(10). 

Por supuesto bajo estas circunstancias es demasiado pronto hablar de una total expulsión del ejército estadounidense de Siria.

2.-La tenaz pugna geopolítica: 

Ante todo es necesario advertir que este proceso se desarrolla al influjo de una fuerte fricción geopolítica entre las superpotencias capitalistas.

Sobre esta base hay cuatro prioridades en la agenda geopolítica mundial actual: primero, la principal contradicción inter-imperialista es entre Estados Unidos y China. Segundo, Oriente Medio es la región más estratégica del planeta. Tercero, en Oriente Medio el asunto es Irán. Este país es un botín muy codiciado por las tres superpotencias capitalistas. Cuarto, la solución del asunto sirio pasa necesariamente por la solución del asunto iraní. 

De esto resulta que el nuevo giro estratégico estadounidense, que es totalmente ofensivo no retroceso como habíamos sostenido en algunas notas, corregimos esto, apunta en primer lugar sobre China e irán. Es decir está dirigido principalmente contra su mayor enemigo estratégico (China) y a lo más importante de la mayor zona estratégica del planeta (Irán). Por supuesto que esto no es ninguna coincidencia.

Pero, por lo inicuo de su actual situación, el asunto inmediato para Estados Unidos, es Oriente Medio, y allí, el asunto es Irán. Hay que ser muy claros en advertir que el objetivo inmediato del nuevo giro estratégico estadounidense es ocupar Irán.

Por supuesto que esto no es de reciente data. Aquello se arrastra desde el año 2008 cuando la gran crisis económica descalabra su economía. Entonces como sabemos sus ambiciones crecieron exponencialmente por un control absoluto de la región. Aquello lo llevó a tramar la ocupación de Irán, por cierto, un gran productor del petróleo, pues, era el cuarto mayor productor mundial de petróleo y el tercer productor de la OPEP. Las reservas de petróleo en Irán, según su gobierno, son las terceras mayores del mundo. En efecto este país había tenido en los últimos años un gran ascenso en su economía y un fuerte posicionamiento geopolítico en la región. Su gobierno supo mantener su independencia sobre la prepotencia estadounidense.

Consecuentemente el asunto en Oriente Medio era Irán. Este no era cualquier país. Pero para concretar aquel sueño estadounidense (ocupación de Irán), previamente debían diezmar Siria. Esto era porque Irán y Siria mantenían una importante alianza estratégica que alcanzaba también a la resistencia palestina y el movimiento insurgente libanes Hezbolla.

Fue así como dieron inicio en 2010 la proterva y criminal ofensiva que entonces denominaron “Primavera Árabe” ejecutada sobre la base de sus tropas paramilitares que desde los años 80 del siglo pasado habían ido alimentando en casi todas la regiones del planeta. Primero ocupo sangrientamente Libia (2010) y luego fue contra Siria en marzo de 2011.

Pero, para entonces, como hemos señalado más arriba, Rusia y China ya habían pasado a una reacción político militar muy importante. Habían entendido la paridad estratégica. Opusieron resistencia a tan execrable aventura. Aquello se pudo constatar en el mismo Consejo de Seguridad de la ONU, vetando el alegre pedido estadounidense de crear una zona de exclusión aérea sobre el espacio aéreo sirio,similar a lo que habían hecho para destruir Libia en 2010. Aquello, por supuesto, empantanó la pretendida ocupación de Siria.

Y aquí viene el quid de la cuestión de el por qué Estados Unidos se solivianta muy duramente contra Rusia. Por supuesto también existen otras causas geopolíticas. Pero en concreto aquí Rusia es el mayor obstáculo para el cumplimiento de sus criminales planes en esta región. Como sabemos Rusia está muy comprometida con Siria. Pues innegablemente Rusia tiene sus intereses allí. Por eso la fricción de Estados Unidos contra este país (Rusia) a fin de disuadirlo que abandone Siria. Hay de todo, desde sanciones económicas, confiscación de bienes rusos en territorio estadounidense y graves provocaciones militares cerca de sus fronteras en este caso utilizando a sus marionetas de Europa.

Sin embargo aquello no da resultados, pues Rusia asimila todas estas patrañas. A esto ayuda la fuerza y el espíritu indoblegable del ejército sirio. Es un esfuerzo supremo. Entonces para Estados Unidos esto es un gran problema, pues, sencillamente no quiere compartir su posicionamiento aquí en Oriente Medio con Rusia. Es un problema muy serio.

Aquello no puede surtir efecto por la vía de la guerra, pues, ambos países tienen armamento nuclear, incluso Rusia es la mayor potencia militar del mundo justamente por el armamento estratégico que está en su poder, ahora ya reconocido por casi todos los analistas. 
Entonces lo que quedaba era la colusión. 

En primera instancia los rusos han llevado, como hemos dicho más arriba, importante armamento a este país (Siria), pero han permitido el genocidio por más de siete años, se han negado a entregarle los misiles S-300 importantes en la defensa de las fronteras sirias.

Sin embargo Rusia no da a torcer su brazo respecto a las provocaciones estadounidenses. Entonces aquello es muy probable que haya conducido a la colusión entre ambas superpotencias. Los resultados son desconocidos por el momento. Pero de hecho Estados Unidos que aún se cree la mayor superpotencia mundial estaría exigiendo la mayor parte de la tajada.

La relación de China en medio de esta situación es muy complicada. Está sometida a una dura guerra comercial. Pero su peso económico es enorme. Entonces China ha resuelto intervenir militarmente en el conflicto. Lo anunciaron recientemente (ver el siguiente enlace: https://www.hispantv.com/noticias/siria/384312/china-ejercito-ofensiva-idlib-rebeldes). 

Consiguientemente la perspectiva de aquella situación debe obligarla a reorientar su estrategia militar y, eso es lo que probablemente ocurrirá próximamente. 

Pero en lo general la colusión debe aclararse a medida que los hechos avancen. Hasta aquí aún no está muy clara. El asunto es que existe en este momento una gran oportunidad para hacer retroceder al letal imperialismo estadounidense no solo de Siria sino de Oriente Medio.

3.- Los pueblos y las naciones del mundo entero por supuesto tienen un enorme peso político y militar en la concreción de la tendencia irreversible del decadente imperialismo estadounidense: 

Ante todo hay una nueva correlación de fuerzas a nivel mundial que Rusia y China simplemente no saben valorarla. Bien sabemos que el mundo a partir de finales del año 2017, derrota militar estadounidense en la península coreana, ingresa a una coyuntura muy especial sobre la base de una nueva correlación de fuerzas.

En este marco el asunto de Siria debió ser resuelto como lo hizo la RPDC. Cierto, Rusia debió haber actuado con firmeza indicándole a Estados Unidos que sus fuerzas estratégicas están emparejadas con el suyo y consecuentemente éste debería respetar sus intereses. Sin embargo este país (Rusia) al parecer no tiene esa capacidad. Le hace el juego con el armamento convencional dándole la oportunidad de imponerse, olvidando así el poderío de su armamento estratégico.

En este momento el asunto en Idlib es trascendental. Los estadounidenses y sus marionetas están sumamente agolpados sobre esta región. Entretanto Rusia y China, aun de la importante armamentística trasladada por Rusia hacia este país (Siria), se encuentran en un estado de aletargamiento muy peligroso. Ante todo se entiende que el retraso de las operaciones sobre Idlib es mortal. Aquello puede conducir a consecuencias muy graves en el futuro, ejemplo, alargar la guerra.

Pero en general los hechos en Oriente Medio siguen avanzando. En lo que refiere a Irán, a partir de aquí todo dependerá de sus fuerzas disuasivas. Este país no puede darse el lujo de la más mínima concesión. La firmeza es lo más importante. El camino lo está señalando Yemen que utiliza sus disuasivos deforma inteligente golpeando los puntos estratégicos del enemigo. Irán tiene importantes disuasivos de mayor precisión y de mayor alcance que es muy importante en la actualidad. Su ejército no es cualquiera. Es una potencia militar de Oriente Medio. De hecho allí los militaristas estadounidenses, si se atreven agredirla, morderán el polvo de la derrota.

Entonces aquello indica la tendencia irreversible del decadente imperialismo estadounidense. Esto debe ser válido incluso a contracorriente de las colusiones imperialistas. Los pueblos y las naciones del mundo entero indudablemente tienen un enorme peso político y militar que debe ayudar a aclarar esta tendencia.Algunos no entienden esto y creen que hay un imperialismo bueno y otro malo. Un grave error que debe ser combatido. Los pueblos del mundo están firmemente con Siria, Irán, Venezuela, Nicaragua y la gran RPDC hasta la victoria final. Los imperialistas no tienen ninguna escapatoria.

NOTAS: 
1.- “Rusia advierte que la situación en Idlib no se puede seguir aguantando”. Nota publicada el 3 de septiembre de 2018, en: Sputnik.
2.- “86.000 terroristas liquidados, 96,5% del territorio liberado: Las cifras del operativo ruso en Siria”. Nota publicada el 22 de agosto de 2018, en: Rusia Today.
3.- “El momento culminante: la ofensiva contra el último bastión terrorista de Idlib”. Nota publicada el septiembre de 2018, en: http://espanol.almayadeen.net/news/Idlib/272575/el-momento-culminante--la-ofensiva-contra-el-%C3%BAltimo-basti%C3%B3n
4.- “EEUU abastece a radicales desde unas 40 bases dentro y cerca de Siria". Nota publicada el 21de junio de 2018, en: Sputnikhttps://mundo.sputniknews.com/orientemedio/201806211079756651-que-hace-eeuu-en-sus-bases-en-siria/
5.- “Así son las dos bases aéreas ilegales de EEUU en Siria (fotos)”. Nota publicada el 21 de junio de 2017, en: Sputtnik.
6.- “Una ciudad arrasada": salen a la luz nuevos testimonios sobre los crímenes de EEUU en Siria”. Nota publicada el 16 de junio de 2018, en: Sputnik.
7.- “Pompeo y canciller turco están de acuerdo en que ofensiva siria en Idlib sería inaceptable”. Nota publicada el 4 de septiembre de 2018, en: Sputnik.
8.- “Erdogan pide un alto el fuego en la provincia siria de Idlib”. Nota publicada el 7 de septiembre de 2018, en: HispanTV.
9.- “EEUU realiza ejercicio en Siria ante un posible ataque de Rusia”. Nota publicada el 8 de septiembre de 2018, en: HispanTV: https://www.hispantv.com/noticias/siria/387583/eeuu-ejercicios-amenaza-rusia-tanf
10.- “Turquía envía 300 vehículos militares a Idlib ante ofensiva siria”. Nota publicada el 9 de septiembre de 2018, en: HispanTV.

(*) ENRIQUE MUÑOZ GAMARRA:
Sociólogo peruano, especialista en geopolítica y análisis internacional. Autor del libro: “Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos”. Su Página web es: www.enriquemunozgamarra.org