martes, 26 de enero de 2016

Las Relaciones Políticas Internacionales y las Políticas Públicas: Una visión desde el Sur

Por Thalía Fung Riverón

 

Relaciones Internacionales: Una visión para el cambio

El análisis de las Relaciones Internacionales, en general y, en particular, las de Política entre los diversos y plurales actores a nivel Mundial proponen, aún hoy, escasos resultados, al menos supuestos teóricos concretos que develen factibles opciones a los dilemas del Subdesarrollo de las mayorías de las Naciones. La generalidad de las fórmulas tienden a, implementaciones desde afuera, construcciones formuladas por grupos de autores euroestadounidense los cuales invaden, con significativa relevancia, la literatura especializada con recomendaciones distantes de los diferentes niveles de desarrollo que presentan nuestros países del Sur.

De ello deriva, en lo fundamental, la motivación del presente examen, desde una Nueva Ciencia Política, con enfoque desde el Sur y para el Sur que tienda acercarse, con mayor fuerza, a los problemas de nuestros referentes reales. Estudiar, desde dentro, los fenómenos y con ello descubrir esencias, no manifiestas o, al menos poco referenciadas por los especialistas primermundistas y otros que no lo son, sin embargo examinan el contexto internacional en linealidad con aquellos.

De lo antedicho el intento teórico que se postula tendrá entre sus objetivos, reflexionar en el análisis de la disciplina y con ello, sino redefinir, al menos repensar el objeto de estudio de las Relaciones Internacionales con una visión que atienda a las profundas heterogeneidades del "Gran Sur". Por supuesto, la presente disertación no pretende formular soluciones homogéneas, sino, en sentido amplio ofrecer otra lógica para la investigación y recurrir a uno de los legados del método marxista, el cual se introduce para impulsar el giro de la Nueva Ciencia Política, "la lógica especial del objeto especial".

Es por ello, insigne la propuesta de Thalía Fung[1]y su iniciativa de introducir en el análisis de las Relaciones Internacionales una Obra que mire desde dentro y hacia dentro el fenómeno del Sistema Internacional con perspectivas de una Nueva Ciencia Política, "(…) Alternativa, de enfoque marxista, leninista y tercermundista, desde un SUR POLÍTICO(…)"[2]. Conjugar "saberes", interdisciplinarios, los cuales contribuyan a un análisis integral del objeto de investigación y con ello, sino satisfacer de forma absoluta las carencias de teorías que reflejen los referentes reales de nuestros países en el sistema internacional actual, al menos proponer, desde otros ángulos los estudios que tiendan a enfrentar, con mayor solidez y fundamentación, los postulados con devoción primermundistas. Tales teorías, mantienen, entre otras características, la fuerte preferencia a fragmentar[3]los estudios de la actual situación internacional, lo cual aleja, en definitiva, las opciones alternativas y la necesidad de concretar y aunar criterios entre académicos y otros, que puedan implementar estrategias efectivas, al menos para nuestros países con el viejo, aunque no obsoleto sello del fenómeno del subdesarrollo.

Argumentos tales fundamentan las motivaciones cardinales que impulsan a la autora para la investigación, en la búsqueda de mayores niveles de objetividad, en línea con la "Nueva Ciencia Política desde el Sur", que se distancie del examen tradicionalista y recurrente de la generalidad de autores, economicistas y/o cientistas políticos del Norte, en especial, las propuestas que llegan de los angloestadounidenses[4]Las valoraciones críticas que de este análisis se derivan, no tienen el objetivo de evaluar la cientificidad de los postulados de autores y cientistas occidentales-primermundistas, no es de dudar su academia, lo que es de dudar, según criterio de la autora, es la posibilidad efectiva de aplicar tales "modelos" sin el análisis pertinente de referentes reales nacionales.

 

El rol de las relaciones Políticas en las Relaciones Internacionales, ¿nuevo contenido o nuevas formas de manifestación?

Por ello, sin la pretensión de fórmulas acabadas o universalistas, la presente tesis estaría en repensar, A)¿cuáles han sido las principales transformaciones estructurales del sistema mundial que marcan, con mayor fuerza, la centralidad y la tendencia a la anarquía en las Relaciones Internacionales en el período de los últimos treinta años del pasado siglo?; B)¿Cuáles determinan, en última instancia: las modificaciones de las estructuras económicas, las relaciones políticas y del poder político, las modificaciones distributivas de escasos recursos societales, la transnacionalización de identidades occidentales culturales, las transferencias de tecnológicas obsoletas hacia el tercer mundo y la irrupción en avalanchas de "novedosas tecnologías", duras y /o blandas, o los deterioros medioambientales?; Si existiera un relativo consenso y, se afirmará que están presentes todas ellas, desde el mismo momento que se iniciaron los cambios más significativos en el sistema internacional[5]pudiéramos precisar, C)¿cuál o cuáles tienden a liderar los cambios sistémicos?; D)¿Quién determina a "quién" o "quiénes"? Por supuesto, develar tales conocimientos que tiendan a desentrañar relaciones causales "veladas" en el actual entramado internacional, desbordan el contenido del presente trabajo, no obstante, presupone, entre otros, 1ro) Contextualizar las principales transformaciones; 2do) sistematizar hechos trascendentales que concurren en el período, 3ro) comparar y generalizar los principales hechos, y 4to) repensar el o los problemas planteados inicialmente y la generalización de los mismos en la praxis de las actuales relaciones políticas internacionales.

Por ello, distinguimos el estudio, desde el campo académico de la Nueva Ciencia Política desde el Sur para alcanzar, en la medida de la profundización del análisis, alternativas viables para nuestros países del Sur.

Lo antedicho implica una inversión metodológica para el estudio teórico de las Relaciones políticas internacionales, lo cual requiere de otros supuestos, que impliquen un nivel de integridad mayor entre los análisis teóricos y la praxis en el comportamiento de supraestados y sus relaciones vinculantes con el resto de los actores[6]Uno de los supuestos, casi ausente de las actuales investigaciones de las relaciones políticas inter-nacionales se encuentra, entre otros, en el examen más exhaustivo de hechos e intentar no maximizar tanto las ficciones o aspiraciones subjetivas de algunos autores primermundistas que tienden a reducir la investigación a determinadas direcciones reduccionistas como:
·         el mayor o menor crecimiento de las macroeconomías.
·         el incremento o no de los PIB pércapita.
·         los avances o retrasos en los objetivos del desarrollo humano y/o del Índice del Desarrollo Humano[7]
·         al orden que ocupa el debate teórico de las relaciones internacionales en la actualidad[8]o,
·         a la introducción o no de las denominadas tecnologías de punta o "duras". Tales hitos, se despliegan, con mayor fuerza en los últimos años, como la visión determinante para la incorporación de países más atrasados a las actuales Relaciones Internacionales, según la generalidad de las teorías occidentales, con ello alcanzar los supuestos niveles de desarrollo que requieren para su incorporación a la presente globalización, aún, de estructura neoliberal.
·         Exposiciones relacionadas a lo anterior predominan, tanto en las publicaciones internacionales autorizadas, de forma general como por autores occidentales en particular, donde prevalecen las posiciones desde el campo académico de las ciencias económicas[9]con mínimas opciones para resolver el fenómeno en sí, es decir, sin salidas efectivas para el Subdesarrollo.

Por ello, la propuesta que les presenta este trabajo se distancia de otras, e introduce la necesidad del análisis contextual para descubrir relaciones causales vinculantes a, los principales cambios y transformaciones estructurales de los países capitalistas desarrollados que en la tendencia de su desarrollo se transforman en los denominados Centros del Poder Mundial[10]Las modificaciones, así como las permanencias fundamentales que dinamizan la emergencia de la aparición de los denominados "ejes regionales-mundiales".

Hechos tales señalan, en consideración de la autora, sucesos que transcienden y distinguen las formas de concretarse las relaciones internacionales, en especial, la transnacionalización, con fuerte signos de anarquía en especial, de las relaciones políticas del Poder centrista[11]Las propensiones de los tres Centros fundamentales con pretensos objetivos de gobernación Mundial, los cuales se dinamizan desde, la década de los 70s del SXX y alcanzan la actualidad.

Sin ánimos de historiar o introducir un debate histórico-conceptual, se entiende que es ineludible en este estudio, distinguir entre las definiciones:
·         Relaciones Internacionales[12]como un todo, que abarca de forma sistémica el conjunto del entramado relacional, ello comprende, las relaciones económicas, las comerciales, las financieras, las tecnológicas, y/o socioculturales-medioambientales y las de políticas, strictu sensu. De igual manera, es ya, inclusive el análisis de las diferentes sociedades civiles con alcances de conceptualizarse, desde la Ciencia Política del Sur, como "Sociedad Civil Internacional", concepto que trabaja, por vez primera la autora Fung Riverón y que enriquece, en el nuevo contexto el análisis de esta categoría (Fung Riverón, Thalía, 2004)[13] y,
·         Las Relaciones Políticas Internacionales[14]no sólo como parte de ese entramado, sino en su carácter determinante, en última instancia, del resto del sistema relacional internacional. Tales relaciones se analizan, al menos con mayor frecuencia por los autores y especialistas hasta entrado a los años 70s del pasado siglo, con tendencias de referirlo, sólo o de forma principal a los temas de la diplomacia y la defensa o seguridad nacional.

Sin embargo, en las últimas décadas del siglo pasado y hasta la actualidad, distinguen, determinantes, en última instancia, las relaciones políticas y del poder político de los supragobiernos de la denominada Tríada con relación al resto del entramado relacional. La recurrencia de crisis sistémicas, desde el estallido de 1973-74, hasta la más reciente del 2009, es una de las demostraciones más fuertes que tienden a develar la falsedad del mito en cuanto a, la supuesta elevada eficiencia de las economías capitalistas.

Sin entrar en un análisis de las relaciones económicas en especial, es preciso para el estudio del fenómeno, desde nuevas aristas, señalar cómo, en cada período de crisis, el impacto trascienden lo económico y/o, lo comercial, o lo financiero. Cada vez, conmociona la generalidad de los sectores, e irrumpen en la totalidad de las esferas y de las relaciones sociales: de la producción, del cambio, de la distribución y del consumo.

Se manifiestan, con mayor claridad, las "veladas esencias" del Sistema y se develan, en lo principal, la característica más fuerte del Sistema Mundial Contemporáneo, marcado con el sello del actual imperialismo. El mundo en crisis impacta las bases mismas de las Relaciones Internacionales en general y tiende a incrementar la agresividad, la anarquía, el desbalance y la intersubjetividad de las Relaciones Políticas.

Relaciones Políticas, dictadas, en lo principal por los Centros del Poder Mundial y facturadas, en última instancia, por el Poder militar de los supragobiernos de los Estados Unidos de Norteamérica que en los últimos cuarenta años intentan extender su autocracia.

Sin embargo, ¿cuál es la salida que encuentra el Sistema, para sus "reajustes"? La oxigenación que permite, la relativa salida[15]del Sistema en la generalidad de las etapas que alcanzan mayor fuerza las crisis cíclicas, se encuentra en la toma de decisiones comportamentales de hacer Política desde los supraestados a niveles gubernamentales, de las elites decisorias, de los principales países en los cuales emergen las relaciones vinculantes a las crisis, en especial, de la política estatal-gubernamental y militar estadounidense y de las que de ella dimanan para con el resto de actores, nacionales y del resto de los países.

Ello es, otro de los hechos efectivos que permiten demostrar, con mayor fuerza, que no es precisamente la economía y las relaciones económicas (capitalistas) internacionales, decisorias en última instancia. El superproteccionismo Político, histórico de los supragobiernos para con los monopolios, multi y transnacionales es la esencia que intentan velar en discursos y teorías alejadas del sello que marca al Sistema durante toda su historia, en las diferentes fases.

Las Relaciones del Poder Político-Gubernamental-Militar y Corporativo que caracteriza a la Tríada, desde los 60s con mayor fuerza, concentran las principales decisiones, desde los Centros Mundiales del Poder, en especial, las relaciones política y poder militar que se fusiona en los gobiernos de los Estados Unidos de Norteamérica, con independencia del partido político en el poder.

Ello constata otro de los presupuestos teóricos que se asumen en la presente propuesta, para reanalizar el fenómeno de las Relaciones Políticas Internacionales: la transnacionalización económica tiende al fortalecimiento de la histórica Política hegemónica estadounidense la cual se traduce, a su vez en una avalancha de políticas con las cuales pretenden alcanzar la efectiva transnacionalización del poder "centrista" político e intentar convertirse, en una de sus aspiraciones menos logradas el pretenso "Gobierno Mundial".

Hechos mencionados marcan, entre otros, el referente internacional e impulsan a releer a Marx y Lenin y la previsión científica de éste último cuando explicaba la interacción política-economía: "la política es expresión concentrada de la economía (...) pero la política, en determinadas coyunturas, determina en última instancia, al resto de las transformaciones, no pensar de esta forma sería negarnos como marxistas (…)"[16]

No obstante, las apariencias de hoy intentan borrar escenarios del ayer y pretenden presentarse a las relaciones políticas internacionales actuales como, "nuevas". En especial, a partir del desmembramiento del Sistema Socialista Mundial, las cuales supondrían relaciones de mayor flexibilidad y con mayores oportunidades para la incorporación de los denominados países emergentes que podrían revertir las condiciones de mayor atrasos en el desarrollo de los mismos y la entrada triunfal a la Modernidad ¿modernización creada por el Sistema?[17].

Sin embargo, ¿cuáles fueron las pretendidas soluciones a las "nuevas Relaciones Internacionales de Política, una vez "eliminado el conflicto de otro sistema Mundial"[18]? ¿Existen relaciones efectivamente nuevas o se desarrollan tendencias que manifiestan un mayor absolutismo centrista?

En ello centramos los principales giros de este análisis. Invertir el estudio, no sólo de lo qué ocurre hoy sino, en especial, cómo comporta el ciclo de reproducción del sistema, lo económico en interacción con lo político y las formas de hacer Política Internacional.

La necesidad de examinar la historia de los hechos que marcan a las Relaciones de Política al nivel Internacional. Las relaciones causales vinculantes a las crisis sistémicas, no reduciendo el estudio sólo a las causas de las macroeconomías. Razonar estos hechos de forma multidimensional y, valorar el significado de las políticas y la Política veladas en estas formas que nos quieren presentar al Mundo de Hoy como el Mundo del Mercado y de la Economía. Tendencias que nos llegan, hace más de treinta años, por los propios supraestados de donde emergen las crisis de mayor connotación internacional.

Por ello repensar, con mayor profundidad, en el significado y la fuerza de los Estados-Nación[19]en el cambio que requieren las actuales Relaciones Internacionales, y en especial, las Relaciones Políticas que dependen, en última instancia, de los diversos Gobiernos de las Naciones. Si ello no comportará de tal forma, ¿cómo entonces, se puede explicar la mayor intervención de la Política y las políticas estatales-gubernamentales para minimizar las connotaciones y fuertes conmociones de la base económica del Sistema?; ¿existirían recuperaciones desde las "eficiencias de las economías, sólo con métodos de mayor eficacia?, ¿Cuál es la enseñanza de la recomendada teoría de las tres "E": economía, eficiencia y eficacia para alcanzar el paradigma de la invulnerabilidad de la economía capitalista?

De ello derivo, sintetizar el giro en la presente propuesta y con ello apuntar, la urgencia de: repensar el fenómeno de las Relaciones Internacionales, en general y de las Relaciones Políticas en particular e intentar, entre otros, un relativo consenso, desde el Sur Político para el Sur que tienda a encontrar opciones factibles para la salida eficaz de las condiciones de nuestras Naciones, aún marcadas con el viejo pero no obsoleto fenómeno del Subdesarrollo. Ese reanálisis, tendrá que experimentar una inversión metódica-teórica que examine el fenómeno, no sólo en sus actuales manifestaciones, sino en las esencias reveladas en la propia historia del Sistema Mundial actual.

 

A modo de resumen. Repensar el complejo dilema Internacional

Sin pretender responder, de forma absoluta la pregunta inicial, ¿nuevas relaciones políticas? que introduce el presente trabajo, considero que sería necesario repensar, con herramientas teóricas que puede ofrecer el estudio desde la Nueva Ciencia Política del Sur, para encontrar soluciones de mayor factibilidad para la praxis de nuestros países, en especial relacionarlo con:

·         El examen de las relaciones internacionales y las relaciones políticas, en los últimos cuarenta años, las cuales tienden a experimentar modificaciones en las formas de manifestación, sin embargo, resultan mínimos las transformaciones en las esencias. La esencia distintiva mantiene el sello del Sistema Capitalista en su fase Imperialista.
·         La generalidad de los autores y especialistas se desentienden de los graves conflictos complejos y se inclinan por resolver, en el plano teórico, pretensos equilibrios, con evidentes beneficios a los actores principales que las impulsan, los Centros del Poder Mundial.
·         Lograr vías alternativas a un Desarrollo que pueda construirse, desde dentro de cada país, teniendo como centro la reproducción de la vida de los seres humanos, individual y a nivel societal, con estrategias sostenibles y sustentables, distanciándonos de propuestas teóricas alejadas de nuestros referente reales, en resumen, pensar y accionar a favor de:
·         Nuestras Naciones del Sur, la interacción efectiva de sus gobiernos y sociedades civiles que contribuyan a, minimizar o atenuar el impacto de factores "externos" de las actuales Relaciones Políticas centristas y anárquicas que tienden a predominar y permanecer en el Sistema Mundial, en detrimento del desarrollo plural de las diferentes sociedades civiles y naciones del Mundo.
·         Repensar las opciones y alternativas, desde dentro de cada país, atendiendo a las peculiaridades de los referentes nacionales, y alcanzar una integración efectiva, hacia dentro, que tienda a resolver las demandas interregionales e intrarregionales de nuestros países del Sur.
·         El intercambio académico, entre especialistas del Sur que tributen al Sur, podría profundizar en el debate con tendencias a alcanzar estrategias eficaces a problemas similares que distinguen a nuestros países por la hegemonía, en lo fundamental, de un supuesto "Orden Mundial" que privilegia soluciones hacia afuera, hacia el denominado Primer Mundo.
·         Al decir de Lenin, las teorías tendrán que ser revolucionarias para promover prácticas revolucionarias, en ello radica, en esencia, la propuesta de la Nueva Ciencia Política del Sur, el análisis de las esencias y no quedarnos en lo macrosocietal, es necesario llegar a las raíces, a las relaciones causales vinculantes que tiendan a incluir a las mayorías de las personas en el proceso de construcción del desarrollo humano, sostenible y sustentable.
·         Redefinir y ampliar el objeto de estudio de las Relaciones Internacionales, desde el Sur, en correspondencia con "la lógica especial del objeto especial", enseñanza marxista y aplicada, de forma dialéctica e histórica, por la autora Thalía Fung en el andamiaje teórico-metódico de la Nueva Ciencia Política, aprendizaje que se puede profundizar con sus tesis acerca del conflicto Internacional actual en el primer capítulo del presente libro. Ello ofrecerá, entre otras opciones, un análisis más plural, diverso y multidimensional, que nos aleje de lo unidireccional con tendencia a los globalismos teóricos que intentan homogeneizar soluciones en escenarios heterogéneos, al menos en el orden teórico.

 

Bibliografía básica consultada y sitios web

Colectivo de Autores, "Nueva Hegemonía Mundial, alternativas de cambio y Movimientos Sociales", CLACSO, Buenos Aires, Argentina, 2004.
Huntington, Samuel en: El orden político en las sociedades en cambio, Barcelona, ed. Paidós, España, 1989.
Fung Riverón, Thalía, "La Sociedad Civil Internacional, ¿Global o Unitaria?", en el libro, El Mundo contemporáneo en Crisis, colectivo de autores, Universidad Autónoma del Estado de México, 2009.
________________, (compiladora), La Red Política: Nuevas Pistas, colectivo de autores, editorial, Félix Varela, La Habana, Cuba, 2008.
________________ En "Pistas", editorial Ciencias Sociales, La Habana, Cuba, 2008.
González Gómez, Roberto, "Selección temática de las Relaciones políticas Internacionales", editorial Pueblo y Educación, La Habana, Cuba, 1992.
Laswell, Harold en: "la orientación hacia las políticas" y "la emergencia de las políticas" en el libro compilado por A. Villanueva, TI, México, 1999.
Lenin, V.I., Obras Escogidas en Tres Tomos, TIII, Editorial Progreso, Moscú, 1976.
Léxico de la Nueva Ciencia Política, inédito, colectivo de autores, La Habana, Cuba.
Marx, Carlos, El Capital, Tomo I y II, editorial Progreso, Moscú, 1973.
Morffi García, Tesis de Maestría y Doctorado defendidas en opción al grado científico de Doctora en Ciencia Política, enfoque Sur. Inéditas.
Notas:
 [1] Thalía Fung Riverón, es la autora fundacional, “la pionera” en la construcción de una Ciencia Política desde el Sur y para el Sur, marxista-leninista. Logra, además, integrar en el constructo de la Nueva Ciencia a profesionales formados en diferentes campos académicos, entre ellos, economistas, cientistas políticos, filósofos políticos, Éticos, de la Educación, juristas, pedagogos, lo cual contribuye, en gran medida, que los nuevos saberes se produzcan de forma multidisciplinaria, interdisciplinaria y transdisciplinaria, sin la negación de sus objetos de estudio particulares, empero buscando la necesaria integralidad en los conocimientos que tiendan a develar “esencias”.
[2] Fung Riverón, Thalía, Artículo introductorio a la presente Obra, pp.
[3] El verbo “fragmentar” no es casual en esta síntesis, que pretende exponer la necesidad de un cambio en el análisis de las actuales Relaciones Internacionales y de la profundidad que requiere el enfoque de la situación de nuestros países en el Sistema. Se utiliza para enfatizar que, la generalidad de propuestas que irrumpen desde el Norte, se enfocan en aspectos muy concretos de algunas de las esferas de la vida sin que se llegue al examen holístico que exigen las principales modificaciones del Sistema, al menos en los últimos cuarenta años. Esas transformaciones han afectado, con nuevas hostilidades, las relaciones Norte-Sur e incluso Norte-Norte impidiendo mejores soluciones entre los del Sur.
[4] Desde la década del 50 y el 60 del pasado siglo, autores ingleses y estadounidenses invadieron la literatura especializada al respecto, en los diferentes campos académicos. En lo fundamental, abordaban el tema acerca del supuesto modelo en política exterior de los Estados Unidos de Norteamérica, de esa forma encontramos títulos como el de F. Hoffman, “Estados Unidos y las relaciones internacionales” (1961; Estados Unidos…; pp34-45), donde el autor define a las relaciones internacionales como disciplina “exclusiva”, es decir, relaciones “estadounidenses”, del resto de los Estados con el Estado de ese país. Otros, como Harold Lasswell, que despliega un arsenal de acciones “inteligentes” en materia de política exterior, durante y al final de la 2da Guerra Mundial, en tiempos de “fricciones” del sistema y sitúa como paradigma el “New Deal”, lanzado por el entonces Presidente de ese país (1951; Orientación hacia las políticas; pp13-17). Otros, representantes de la denominada escuela clásica del realismo como H. Morgenthau y del neorrealismo como K. Waltz, o F. Deustch, cuentan como títulos que tienden a universalizar “tipos de relaciones al nivel internacional” con mínima valoración crítica de los referentes reales, sin embargo, influyen, con notable fuerza en el mundo académico. De igual manera, desde la filosofía política se encuentra la gran irrupción de la Teoría de la Justicia de J. Ralws, todos en linealidad al “modelo de democracia de los gobiernos estadounidenses en su proyección de política exterior”. Con ello, la tendencia en estos análisis de reducir, la teoría de las relaciones internacionales al plano, supuestamente paradigmático, según criterios de autores referenciados, de la política suprema exterior de los Estado Unidos de Norteamérica.
[5] Existen una infinidad de diferentes puntos de vista en la periodización y las etapas para estudiar las modificaciones más fuertes en las Relaciones Internacionales. La autora asume, a partir de investigaciones que preceden este trabajo, que las transformaciones más relevante se producen a finales de la década de los 60s y mediados de los 70s, las cuales tienden a agudizarse hasta nuestros días, en fases de mayor deterioro, en ocasiones y, en otras con tendencia a flexibilizarse, empero, en lo fundamental, la tendencia más fuerte estaría en la profundización de la brecha que existe entre el Desarrollo y el Subdesarrollo huella que marca la generalidad de las transformaciones a nivel del Sistema Internacional. La transnacionalización del poder político es otra de las fuertes tendencias en esos supuestos cambios, los cuales pretenden y benefician a una minoría de países supranacionales.
[6] En el caso del comportamiento de los supraestados es notorio el referido a la Política Exterior de los diversos gobiernos estadounidenses y cómo a través de sus acciones es posible develar sus pretensiones hegemónicas. A partir de los sucesos del 11 de septiembre del 2002 la triste y célebre frase, “están con nosotros o contra nosotros” fortaleció las amenazas de esa suprapotencia militar la cual al decir de Madelaine Albright podría reservarse el absoluto y total derecho de… “(…) ser multilateral cuando el gobierno de los Estados Unidos lo entienda y ser unilateral cuando lo decida (…)”. Tomado de la Revista “Foreign Police, versión al español en el sitio web, www.fp.es.org Se pudieran citar otras declaraciones abiertas de funcionarios gubernamentales y autores desde la academia estadounidense donde es posible descubrir, con abierta impunidad cómo observan al resto del Mundo los distintos gobiernos estadounidenses, aunque ello no es objeto per sé del presente trabajo, sólo se harán referencias para argumentar determinados puntos de vistas de la autora.
[7] Sin restar méritos, el análisis de los indicadores que introducen los Informes Anuales del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), desde 1990, se inclinan a un examen de relacionalidad indicativa porcentual que implica una mayor simplificación del complejo problema internacional. La cantidad de países subdesarrollados se inclinan a presentarse en estos Informes, en su gran mayoría, con Índices de Desarrollo medios y altos y atienden, en lo fundamental a tres indicadores en especial: EVN (esperanza de vida al nacer); Tasa de alfabetización adulta y PIB pércapita. Por su parte los Objetivos de Desarrollo del Milenio se concentran en 8 objetivos, 17 tareas y 48 indicadores, los cuales pretenden realizar el estudio desde lo cuantitativo con escasos o nulos estudios cualitativos. Estos Informes, así como el estado del cumplimiento de los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM) se pueden consultar en el sitio web de las Naciones Unidas, www.pnud.org
[8] Con relación al lugar que ocupa el debate teórico de la disciplina de las relaciones internacionales en el mundo académico comparto con la autora Thalía Fung, que tanto unos como otros (racionalistas o reflectivistas; neorrealistas o neoliberales) tienden a la indefinición y a la mínima o escasas identidades sustantivas, al menos para la elaboración de una Teoría. La incertidumbre, por una parte y, la anarquía de los saberes por otra que caracterizan a la filosofía postmoderna y a sus continuadores dilata alcanzar mayor profundidad en las regularidades objetivas que puedan contribuir a la generalización de los conocimientos, en especial, en aquellos hechos que marquen los principales cambios en el fenómeno de las Relaciones Internacionales y con ello brinden, no sólo los argumentos a las modificaciones fenoménicas, sino, en lo principal, las razones y juicios que se encaminen a develar esencias y ofrecer fundamentaciones más cercanas al referente real internacional.
[9] Muchos son los autores que se pudieran mencionar especializados en el tema, desde el análisis, en especial de los economistas, los cuales, por lo general, pretenden reducir la complejidad del tema a los dilemas de las economías. Entre ellos destacan, Jorge Lisckra con títulos como “El Orden Mundial”; Luis Dallanegra en “Visiones del Orden Mundial actual”; Naúm Minsburg, con “La privatización y el desarrollo”; Daniel Campioni, “El escenario internacional en la multipolaridad”, entre otros títulos que se distancian del análisis marxista-leninista e intentan explicar el fenómeno de las transformaciones de las relaciones internacionales de forma unidireccional, desde los avances o no de las economías mundiales, sin tener entre otros argumentos, las principales interacciones, entre lo económico y lo político y las políticas y entre ellos y lo cultural, societal y medioambiental. Es decir, si como se señaló, desde el análisis de “política exterior” los autores citados más arriba, pretenden ubicar al “modelo gubernamental estadounidense” como paradigma de decisiones en materia de “política exterior” y reducir las relaciones internacionales a ello, los “economicistas”, pretenden “resolver” con mecanismos económicos estilo norteamericano, las brechas entre desarrollo y subdesarrollo a nivel de las relaciones internacionales. Bibliografía referida de los autores nombrados y otros se pueden consultar en, www.librosgratis.com, www.jiribilla.com.ar
[10] Se asume por la autora la conceptualización de un numeroso grupo de autores cubanos y latinoamericanos en designar a las macropotencias de, Estados Unidos de Norteamérica, Alemania y Japón como los supraestados que tienden a transformarse en Centros del Poder Mundial, con elevadas pretensiones de dictar hacia el resto del Mundo las “normas y reglas” de las Relaciones Internacionales, en lo fundamental, a partir de la “iniciativa de D. Rockefeller de la denominada tríada del Poder o Imperialismo “colectivo”. Autores tales como; Noam Chomsky, Samir Amin, Atilio A. Boron, D. Cockrof, entre otros referenciados y reanalizados que así lo caracterizan, desde diversos campos académicos, empero a partir del estudio, en esencia de los “hechos ocurridos”, en especial de los 70s hasta la actualidad.
[11] Las primeras aproximaciones al desarrollo de la tesis de la transnacionalización económica y su paso a una transnacionalización del poder político se pueden estudiar en el artículo de Sivio Baró Herrera con el título “las relaciones internacionales desde el occidente” en el libro, “Selección de lecturas”, TII, colectivo de autores, ed. Félix Varela, La Habana, Cuba, 1996.
[12] Asumo repensar en el análisis marxista-leninista del autor Roberto González, el cual introdujo, con claridad temprana el argumento de Sistema en las Relaciones Internacionales, ausente, hasta ese momento por otros especialistas, ello se puede consultar en, González Gómez, Roberto en, “Teoría de las Relaciones Políticas Internacionales”, selección de temas, editorial Ciencias Sociales, La Habana, Cuba, 1992.
[13] La autora Fung Riverón, introduce, por vez primera la conceptuación de “Sociedad Civil Internacional”, esclareciendo una de las definiciones ausente en la generalidad de los análisis del Sistema Internacional, ello se puede consultar en varios trabajos, ponencias y artículos de la autora, no obstante, para este artículo se trabajó la explicación de Fung en reciente trabajo titulado, “La Sociedad Civil Internacional y Global: ¿Unitarias o Antinómicas?, en el libro del Grupo de Ciencia Política desde el Sur, “El Mundo contemporáneo en Crisis “, Universidad Autónoma del Estado de México, 2009, p11-26.
[14] Relaciones Políticas, según designa esta autora, concepto que se ha ido desarrollando y enriqueciendo desde finales de los 90s. El mismo se introduce en el Léxico de Política, aún construcción por un grupo de autores, desde la Nueva Ciencia Política.
[15] Apunto y subrayó relativa salida, porque al estudiar el capitalismo de los principales países que conforman el denominado Centro del Poder Mundial, considero que, desde la decisión unilateral del presidente de los EE.UU en 1970 cuando eliminó la paridad dólar-oro y el desenlace de la crisis energética de 1973-74 el Sistema no se ha reanimado, de forma absoluta, sino que la intervención directa de las grandes finanzas centralizadas y concentradas en las élites del Poder, gubernamentales-corporativas han logrado, como tendencia, una oxigenación la cual se tienden a obstruir de nuevo y con mayor fuerza, cada vez en menor tiempo una de otra, lo cual demuestra, asimismo, la transcendencia de la teoría científica de Marx y de Lenin en cuanto al momento histórico y las fases de agudización de las contradicciones internas y externas hasta la descomposición final de las relaciones de producción capitalistas. Ello, efecto-causa del propio desarrollo histórico-social, cuando esas relaciones ya no puedan generar mayor desarrollo de las fuerzas productivas contradicción que no es posible de resolver, al menos dentro del propio sistema.
[16] Lenin, V.I. en Obras Escogidas en Tres Tomos, TIII, editorial Progreso, Moscú, 1976, pp. 45. En el artículo referido, “Informe Político al undécimo Congreso del Partido”, del 22 de Marzo de 1922, Lenin continúa explicando, cómo lo habían criticado por explicar los asuntos de la NEP, proyecto lanzado en 1921 en el cual se analizaban los problemas de la Economía y la necesaria interacción con la Política en un nexo que haría “más fuertes a los comunistas frente a los capitalistas”, los comunistas, nos enseñaba Lenin, tenemos que “aprender a comercializar” en un mundo hostil capitalista y se le tendrá que demostrar al campesinado que “somos tan eficientes y conocedores de la economía como fuertes en la Política”, esto último, afirma Lenin ya estaba demostrado, pero “faltaban los conocimientos de la economía que los años de la guerra no nos permitieron profundizar” y “las leyes de la economía”, en ese sentido, decía Lenin, habría que observar al capitalismo e introducir lo que se necesitaba para el tránsito al socialismo.
[17] Países emergentes se les comenzó a denominar aquellos que abandonando las vías de desarrollo al socialismo intentarían desarrollarse por las vías de un “nuevo capitalismo” Es criterio de la autora que los mecanismos económicos utilizados por el sistema capitalista, en el decursar de la historia, desde sus primeras manifestaciones no constituyen, de hecho y por derecho mecanismos exclusivos del sistema capitalista. Es otra de las enseñanzas de Lenin cuando sugería en el año 1922 utilizar formas del capitalismo de estado en la construcción de la nueva sociedad socialista y con ello demostrarles a los propios capitalistas que un poder de obreros y campesinos también podrían alcanzar eficiencias económicas si se aprendían bien las lecciones de economía que se necesitaba. Por eso, no sólo hacían faltas las consignas y luchas políticas, lo cual ya estaba demostrado pero había que demostrar también fortalezas económicas, la economía y la política expresión del nuevo sistema a construir. Lo anterior se puede profundizar en la intervención de Lenin ante el onceno Congreso del PCUS, en 1922 en OC, T55, editorial progreso, Moscú, 1976 y también en la reciente publicación, “La última lucha de Lenin”, discursos y escritos varios entre los años 1922-23, publicados por Pathfinder Press, Canadá, 2010.
[18] Un número significativo de autores, entre ellos, el ya mencionado Dallanegra o Liskra, empero también los “hiperglobalistas” como David Helt, tienden a reducir el análisis de las mejores o peores Relaciones inter-naciones, políticas o económicas comerciales a la existencia en el mundo de un sistema diferente al del capitalismo lo cual implicaba, según sus explicaciones, a los mayores niveles de conflicto, de aquí que una vez desaparecida la competencia inter Imperios, ello supondría mayor estabilidad y equilibrio en las Relaciones entre las Naciones del Mundo. Sus principales tesis se pueden consultar en el sitio web, www.geocities.ar
[19] Concepto de Estado-Nación según las explicaciones que ofrece el autor Armando Cristóbal, y que se pueden consultar en el capítulo 7 del presente libro.

jueves, 21 de enero de 2016

Los grandes cambios que sepultaron la hegemonía mundial estadounidense


Por Enrique Muñoz Gamarra (*)

La situación internacional está caracterizada por grandes cambios geoeconómicos y geopolíticos inmersas en una alta conflictividad bélica, sobre todo, por las provocaciones militaristas desatadas por Estados Unidos que no acepta estos cambios.

Pero estos son indetenibles que ha conducido a un gran recambio geopolítico en el plano internacional que ahora necesita su consolidación y, en el que Rusia y China asumen nuevas posiciones de fuerza mundial que estremecen el poderío estadounidense.

Esto se hizo muy claro y absolutamente notorio cuando se firmó el acuerdo nuclear iraní en julio de 2015 y con levantamiento efectivo de sanciones, estadounidenses y europeas,el 16 de enero de 2016. Pero en concreto la firma de aquel acuerdo abrió las compuertas del gran recambio geopolítico mundial despejando el gran impasse en Siria y,en el que Estados Unidos se jugó el todo por el todo incluso afectando a su gran joya estratégica y del conjunto del sistema imperialista (Arabia Saudita)supuestamente para salir en mejores condiciones que sus contrincantes (Rusia y China) de la gran crisis económica que lo aplastaba y seguir manteniendo la hegemonía mundial (Esto voy a explicar con mayores datos y con una visión geopolítica aún más amplia y precisa en mi próximo artículo que ya está en proceso).

Esto fue entendido muy claramente por Rusia que originó su intervención directa en el conflicto sirio el 30 de septiembre de 2015.

No era para menos, el gran recambio geopolítico implicaba, no otra cosa,sino, el establecimiento del sistema multipolar en el actual orden mundial o sistema internacional, no como una característica del sistema imperialista, sino, del sistema internacional.

Sin olvidar que todo esto ha sucedido al empuje de la gran crisis económica mundial iniciada en 2008 la misma que ha remecido de raíz el sistema imperialista en su conjunto.

Indudablemente esto ha conducido al descalabro de toda la geoestratégia estadounidense establecida para Oriente Medio y otras regiones del planeta que ciertamente ha empezado a acelerar su caída.

Pero, en esencia, los grandes cambios hay que observarlo en dos niveles: nivel geoeconómico y nivel geopolítico.

Veamos esto:

NIVEL GEOECONOMICO:

En primer lugar la gran crisis económica del 2008 es una Gran Depresión. Sus raíces están en la sobreproducción de mercancías(esto es muy grave, se dice que varios puertos de China, también de Europa y Estados Unidos están abarrotados decontainerllenos de mercancías y casi la mitad de la producción de alimentos a nivel mundial se echan al mar. Esto también ocurre en la producción del acero, petróleo, etc.) ysobre acumulación de capitales (proliferación de activos tóxicos que ahogan a la economía real, bancos llenos de estos activos, etc.). Esto solo puede ser explicado por la tendencia decreciente de las tasas de ganancia capitalistas por efecto de las sobre capacidades productivas como consecuencia de la preponderancia de los capitales fijos (maquinarias y nuevas tecnologías, robots, etc.) en desmedro del capital variable, es decir, disminución de salarios y formación de un enorme ejercito de parados (España más del 50 % de su población joven está desocupada) que lógicamente ocasiona estrecheces de consumo que agudizan la crisis económica del capitalismo.

Y esto está directamente relacionado, primero, con el ciclo económico largo de contracción y crisis iniciada en los primeros años de la década del setenta del siglo pasado (1971) del que es incapaz de salir el sistema.

Segundo, con el colapso del sistema Bretton Woods el 15 de agosto de 1971 cuando Richard Nixon suprimió la convertibilidad del dólar al oro, haciendo del dólar una moneda fluctuante que a partir de aquel fatídico día varía cada mañana.

En 1978 el acuerdo estratégico económico sino-estadounidense firmado entre Jimmy Carter (presidente de Estados Unidos desde 1977 hasta 1981) y HuaKuo Feng-TengSiao-Ping, en 1978. No olvidemos que el 22 de julio de 1977, durante la Tercera Sesión Plenaria del X Congreso del Comité Central del Partido Comunista, Teng volvía al gobierno, recuperando los cargos de viceprimer ministro, vicepresidente del Comité Central del Buró Político, vicepresidente de la Comisión Militar y jefe del Estado Mayor del Ejército Popular de Liberación y, el 01 de enero de 1979 se establecía las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y China.

Antes del inicio de la gran crisis económica de 2008 varias regiones del planeta sufrieron fuertes remezones.

Veamos esto:

1989, se acentúa en la ex unión soviética un proceso de crisis muy grave que venía desde años atrás y finalmente implosiona en 1991, esto se dio en medio de una serie de hechos muy graves como la caída del “Muro de Berlín” y luego extendidas sobre los países de Europa del Este.

1997 (julio), se produjo una crisis muy importante, se inició en el Asia del Este, justamente en las zonas donde antes habían ocurrido los “grandes milagros económicos” de los últimos tiempos. Corea del Sur ingresaba a un periodo de crisis muy profunda al que se destina 57 mil millones de dólares. A Tailandia se le envió 63 mil millones de dólares. Hubo una brutal caída en Estados Unidos en la bolsa de nuevas tecnologías llamada NASDAQ (NationalAsociation Of SeguritiesDealesAutomateCualitationsSystem). Desde hacía 10 años la economía japonesa no tenía crecimiento. Rusia seguía en problemas.

1998 (septiembre), estaba remeciéndose la economía brasileña de la que salían grandes sumas de dólares en forma diaria y al que se le envió, sin que nadie se lo pidiera, 41 mil millones de dólares en calidad de crédito.

1999. Argentina sufrió una de sus peores crisis, su deuda fácilmente sobrepasaba los 148 mil millones de dólares. Ni qué decir de toda la región de América Latina. El Fondo Monetario Internacional jugó entonces su papel en todas ellas, enviándoles fuertes sumas de dólares para detener e impedir que la crisis llegase hasta los Estados Unidos. Era un excelente escudero de este país. .

2000-2001, crisis de las puntocom. La crisis borró del mapa a casi 5.000 compañías y algunas de las grandes corporaciones de telecomunicaciones, ocasionando los mayores escándalos contables de la historia.


La gran crisis económica:



2007, el mercado inmobiliario estadounidense estaba sacudido. Pánico por la tormenta que se avecinaba en el mercado hipotecario subprime. Se dice que el número de contratos impagos en este sector alcanzaba a los seis millones por un porcentaje elevado de millones de dólares.

2008, el 15 de septiembre se produce la quiebra del banco LehmanBrothers(cuarto banco de inversiones de Estados Unidos) que estaba abarrotado de créditos hipotecarios de alto riesgo, es decir, de bonos basura.

2009, se complica la crisis. Se pasa a la crisis de la deuda soberana sobre todo en Europa.

2010, China ha desplazado a Japón como segunda mayor economía del planeta. No olvidemos que Japón ocupaba ese puesto desde 1968 y China en 1978 sólo pesaba el 0.4% de la economía mundial.

2010- 2011, estancamiento económico. Todo Europa crece al 0.5 %. Estados Unidos 0.3%.

2010, en Estados Unidos hay 1.2 millones de propietarios con ejecución hipotecaria.

Finales de 2010, ruptura del acuerdo estratégico económico sino estadounidense. Esto coincidió con el inicio de la ofensiva militar estadounidense sobre el norte de África y Oriente Medio al que los estrategas del Pentágono denominaron “Primavera Árabe”.

2012 (julio), Estados Unidos fue desplazado por China en Europa de su condición de primer socio comercial.

2012, este mismo año Estados Unidos fue superado por China como nación comercial más importante del mundo.

2013 (enero), según la OIT (Organización Internacional del Trabajo) el desempleo mundial estaba en los 197 millones, además, 39 millones de personas habían dejado de buscar trabajo.

2013 (enero), se dio cuenta que de cuatro mil millones de toneladas de alimentos que se producían anualmente en el planeta, dos mil millones terminaban en la basura. Esto era prácticamente la mitad de la producción mundial. Lo que demuestra que en el capitalismo, cuanto más comida hay el hambre es más aguda.

2013, también sorprendente. India se convierte en la tercera economía mundial, desplazando a Japón de este puesto. En efecto, el 30 de mayo de 2013 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) dio cuenta al mundo que La India había pasado a ser la tercera mayor economía del mundo.

2014 (mayo), Según el FMI la economía china es la mayor economía capitalista del mundo. Ha superado a Estados Unidos en Paridad de Poder Adquisitivo. China representa el 16,479% del PIB mundial medido en Paridad de Poder Adquisitivo, frente al 16,277% de Estados Unidos, según se desprende de las últimas estadísticas de la organización.

2014 (octubre), hay acuerdo de fundación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AsianInfrastructureInvestment Bank o BAII), una institución financiera internacional propuesta por el gobierno de Chinay con cargo de redacción de estatutos internos a finales de 2015 el mismo que se cumplió el 25 de diciembre de 2015 y abierto oficialmente el 16 de enero de 2016.Es un banco que tiene mucha trascendencia en la geoeconomíamundial. Actualmente tiene 57 miembros (incluye a Alemania, Reino Unido, Australia y Corea del Sur).