jueves, 21 de enero de 2016

Los grandes cambios que sepultaron la hegemonía mundial estadounidense


Por Enrique Muñoz Gamarra (*)

La situación internacional está caracterizada por grandes cambios geoeconómicos y geopolíticos inmersas en una alta conflictividad bélica, sobre todo, por las provocaciones militaristas desatadas por Estados Unidos que no acepta estos cambios.

Pero estos son indetenibles que ha conducido a un gran recambio geopolítico en el plano internacional que ahora necesita su consolidación y, en el que Rusia y China asumen nuevas posiciones de fuerza mundial que estremecen el poderío estadounidense.

Esto se hizo muy claro y absolutamente notorio cuando se firmó el acuerdo nuclear iraní en julio de 2015 y con levantamiento efectivo de sanciones, estadounidenses y europeas,el 16 de enero de 2016. Pero en concreto la firma de aquel acuerdo abrió las compuertas del gran recambio geopolítico mundial despejando el gran impasse en Siria y,en el que Estados Unidos se jugó el todo por el todo incluso afectando a su gran joya estratégica y del conjunto del sistema imperialista (Arabia Saudita)supuestamente para salir en mejores condiciones que sus contrincantes (Rusia y China) de la gran crisis económica que lo aplastaba y seguir manteniendo la hegemonía mundial (Esto voy a explicar con mayores datos y con una visión geopolítica aún más amplia y precisa en mi próximo artículo que ya está en proceso).

Esto fue entendido muy claramente por Rusia que originó su intervención directa en el conflicto sirio el 30 de septiembre de 2015.

No era para menos, el gran recambio geopolítico implicaba, no otra cosa,sino, el establecimiento del sistema multipolar en el actual orden mundial o sistema internacional, no como una característica del sistema imperialista, sino, del sistema internacional.

Sin olvidar que todo esto ha sucedido al empuje de la gran crisis económica mundial iniciada en 2008 la misma que ha remecido de raíz el sistema imperialista en su conjunto.

Indudablemente esto ha conducido al descalabro de toda la geoestratégia estadounidense establecida para Oriente Medio y otras regiones del planeta que ciertamente ha empezado a acelerar su caída.

Pero, en esencia, los grandes cambios hay que observarlo en dos niveles: nivel geoeconómico y nivel geopolítico.

Veamos esto:

NIVEL GEOECONOMICO:

En primer lugar la gran crisis económica del 2008 es una Gran Depresión. Sus raíces están en la sobreproducción de mercancías(esto es muy grave, se dice que varios puertos de China, también de Europa y Estados Unidos están abarrotados decontainerllenos de mercancías y casi la mitad de la producción de alimentos a nivel mundial se echan al mar. Esto también ocurre en la producción del acero, petróleo, etc.) ysobre acumulación de capitales (proliferación de activos tóxicos que ahogan a la economía real, bancos llenos de estos activos, etc.). Esto solo puede ser explicado por la tendencia decreciente de las tasas de ganancia capitalistas por efecto de las sobre capacidades productivas como consecuencia de la preponderancia de los capitales fijos (maquinarias y nuevas tecnologías, robots, etc.) en desmedro del capital variable, es decir, disminución de salarios y formación de un enorme ejercito de parados (España más del 50 % de su población joven está desocupada) que lógicamente ocasiona estrecheces de consumo que agudizan la crisis económica del capitalismo.