miércoles, 23 de mayo de 2018

DOSSIER PANORAMA MUNDIAL

ARTICULOS DE LA PRENSA DIGITAL  

No. 20/La Habana, viernes 18 de mayo del 2018/Año 60 de la Revolución/RNPS 2442

Sumario

POLÍTICA
·       Cuba, Trump y el diálogo coreano (Página 12)
·       Lula es candidatísimo, dijo su amigo Boff (Página 12)
·       Re-insurrección (La Jornada)
·       Trump, Irán el fin de la diplomacia y el espejo argentino (Rebelión)
·       Trump patea el tablero (Rebelión)
·       Irresponsabilidad incendiaria (La Jornada)
·       Trump fractura a Occidente (Por Esto!)
·       Los gringos no tienen amigos (Rebelión)

ECONOMÍA
·       Buen desarrollo de las relaciones económicas entre Cuba y la Unión Europea (Rebelión)
·       La pobreza como cadena perpetua (La Jornada)
·       Estados Unidos debería usar la razón para resolver disputas comerciales (Pueblo en Línea)

SOCIEDAD
·       Los vicios del poder (El Quinto Patio)
·       La criminalización de la solidaridad en el Mediterráneo (La Marea)

MEDIO AMBIENTE
·       Ozono, el contaminante más extendido y fuera de control (Público)
·       De mal en peor (CounterPunch)

POLÍTICA

PÁGINA 12                                   2 de mayo de 2018                              ARGENTINA

Cuba, Trump y el diálogo coreano

Atilio A. Borón*

De regreso de un viaje a Cuba quisiéramos compartir unas pocas reflexiones sobre el momento actual de la isla. El endurecimiento del bloqueo ordenado por Donald Trump complica la situación económica de la isla rebelde. Pone piedras en el camino de la actualización del modelo económico pero no hace mella en la moral de los cubanos que a lo largo de casi sesenta años aprendieron a convivir con tanta malevolencia que, como el mal tiempo, viene del Norte.

Con Trump ya son doce los inquilinos de la Casa Blanca que quisieron derribar a la Revolución Cubana, o producir el tan ansiado “cambio de régimen”. Los once anteriores mordieron el polvo de la derrota, y al magnate neoyorquino le espera más de lo mismo. Ordenó el retiro de numerosos diplomáticos de la reabierta embajada de EEUU en La Habana (la mayoría de los cuales eran agentes de inteligencia o personal adiestrado para “reanimar” con diversos subsidios y programas a la “sociedad civil” cubana) e impuso renovados obstáculos al comercio exterior de la isla, a las inversiones norteamericanas y también al turismo de ese origen que se dirige a Cuba, exhortando al ciudadano a “reconsiderar su decisión de viajar” a la isla.

El nuevo presidente, Miguel Díaz Canel, deberá transitar por un sendero erizado de dificultades: desde la ilegal extraterritorialidad de las leyes de EEUU que, con la aquiescencia de gobiernos serviles (empezando por los europeos y siguiendo por los latinoamericanos) impone sanciones a bancos y empresas de terceros países que intervengan en el comercio exterior de Cuba hasta los vetos a la importación de productos que contengan más de un diez por ciento de componentes estadounidenses o de patentes radicadas en ese país, pasando por la prohibición de entrar a puertos de Estados Unidos a buques de carga que en los seis meses anteriores lo hubiesen hecho en alguno de Cuba.

El repertorio del chantaje mafioso al que someten a la isla rebelde es tan grande como enfermiza su vieja obsesión por apoderarse de ella, que comienza con la célebre exhortación de John Adams en 1783 para acelerar la anexión de Cuba a las Trece Colonias. Pero la patria de Martí y Fidel ha dado sobradas muestras de tenacidad para defender su revolución y de su capacidad para, en medio de tan desfavorables circunstancias, garantizar para su población estándares de salud, educación y seguridad social y ciudadana como ningún otro país de la región. 

Es obvio que se avecinan tiempos difíciles para Cuba, pero nada que no se haya experimentado antes. Hay un gobierno de super-halcones como también lo había, sobre todo, en tiempos de Ronald Reagan. La diferencia es que ahora la CIA adquirió una muy visible pre-eminencia en el staff presidencial. Siniestros personajes como Michael Pompeo (exdirector de la CIA) ahora es secretario de Estado; John Bolton, el matón del barrio, dirige el Consejo de Seguridad Nacional; un ignoto (por buenas razones) Juan Cruz fue designado por Bolton director de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional. Decíamos “ignoto” porque Cruz fue un hombre de acción en la Agencia, no un simple analista sino un killer. Según el vicepresidente de Colombia, el General Oscar Naranjo, el puertorriqueño participó “en varias de las operaciones de inteligencia más productivas y eficientes”, incluyendo golpes militares contra los principales líderes de las FARC, Raúl Reyes y el Mono Jojoy, y la importante liberación en el 2008 de un grupo de rehenes de las FARC, entre ellos tres contratistas del gobierno estadounidense e Ingrid Betancourt. O sea, un hombre de armas llevar (y disparar).

La cadena Univisión comentó que “no pudo encontrar una fotografía de Cruz ni ninguna referencia a él en Internet, una muestra de su trabajo como espía.” Pues ese se encargará ahora de todos nosotros, los del Hemisferio Occidental. A estas enternecedoras figuras hay que agregar los nombres de John Kelly, exgeneral de los Marines y exjefe del Comando Sur es jefe de Gabinete de Trump; de Liliana Ayalde, número dos del Comando Sur y casualmente exembajadora en Paraguay y Brasil en tiempos de los “golpes blandos” contra Lugo y Dilma; y el de la actual jefa de la CIA, Gina Haspel, una mujer de rostro encantador con más de treinta años de carrera en la agencia y el mérito de haber dirigido una prisión clandestina en Tailandia en el 2002, donde sospechosos de terrorismo fueron objeto de torturas aplicándoseles la técnica del “submarino” bajo su supervisión y, al menos en un caso, su personal administración. 

No es la primera vez que Cuba tiene que vérselas con personajes como estos. Lo que ocurre es que ahora están en la superficie; antes, en cambio, se movían tras bambalinas pero de una forma u otra siempre estuvieron allí, en lo que se llama en Washington el “deep state”, el estado profundo, elegido por nadie y que ante nadie da cuenta de sus actos.

Sin dudas que el gobierno y el pueblo cubanos sabrán enfrentar esta nueva ofensiva. Y que los halcones de Washington tampoco podrán enfilar todas sus baterías en contra de Cuba, y de Venezuela, porque toda su atención está concentrada en la histórica reunión de los dos jefes de Estado de Corea del Norte y Corea del Sur que provocó un terremoto de vastas proporciones en el tablero de la geopolítica mundial. La guerra comercial declarada contra China requiere más que nunca mantener, en Corea del Sur y a tiro de cañón del litoral marítimo chino, un inmenso aparato militar con unos 35 000 hombres y equipamiento de última generación.

Si el diálogo entre las dos Coreas prospera a Washington le será muy difícil continuar con sus tropas y armamentos en el Sur. Y el objetivo militar más importante no es Corea del Norte sino China. Podría parecer exagerado pero el sorpresivo acuerdo entre las dos Coreas es una da las mayores humillaciones diplomáticas sufridas por la Casa Blanca en mucho tiempo, y de una trascendencia que nos atreveríamos a decir superior a la que en su momento tuvo la derrota del ALCA en Mar del Plata en el 2005. Y un inesperado dolor de cabeza para la Casa Blanca que estará muy ocupada (y sin tanto tiempo ni gente para acosar a Cuba) para evitar que la situación en el Sudeste asiático se le escape de las manos.

Selección en Internet: Raquel Román Gambino

* Politólogo y sociólogo argentino, doctorado en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Director del PLED, Centro Cultural de la Cooperación.



PÁGINA 12                                  8 de mayo de 2018                               ARGENTINA

El teólogo visitó al expresidente brasileño, quien confirmó
su postulación para octubre

Lula es candidatísimo, dijo su amigo Boff
(Fragmentos)

A un mes de su detención y contra las profecías de la prensa dominante, el líder del PT es favorito para los comicios presidenciales. La celda en la sureña Curitiba se transformó en un punto de referencia nacional.

Dario Pignotti*

Lula “candidatísimo”. Al cumplir un mes arrestado en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, el expresidente recibió ayer al teólogo Leonardo Boff, a quien le ratificó su determinación de participar en los comicios del 7 de octubre. 

“Mandó un recado, dijo que es candidatísimo (…) Lula quiere volver al poder para dar un lugar central a las políticas públicas dirigidas a los pobres, para que abandonen su situación de miseria e infierno en la que viven.”
 
“Encontré a un viejo amigo, hablamos de muchas cosas, está muy bien, con entusiasmo y vigor, y el hecho de estar en una (celda) solitaria hace que reflexione y lea mucho”, declaró el filósofo cuyos escritos son referencia de la Teología de la Liberación.

Amigo del papa Francisco, Boff habló al dejar el reclusorio con una camisa roja similar a la que vestía hace dos semanas cuando intentó y no pudo visitar a Lula.

A través del teólogo Lula volvió a cargar contra el juez Sergio Moro que lo condenó por haber recibido ilegalmente un departamento de tres pisos, “tríplex”, pese a carecer de las pruebas del delito que le imputó.

El líder del Partido de los Trabajadores va a desistir de su postulación a la presidencia solo “cuando Moro traiga una única prueba de que él es el dueño del tríplex” en el balneario de Guarujá, en el litoral atlántico.

La celda de quince metros cuadrados del cuarto piso de la Superintendencia policial se transformó en un punto de referencia nacional desde hace un mes.

Custodiado por federales altos y trajeados (parte del marketing de Lava Jato) Lula descendió en el helipuerto de la policía a las 22.28 horas del sábado 7 de abril, después de haber estado atrincherado durante dos días en el Sindicato de los Metalúrgicos de Santo André, cordón industrial de San Pablo.

Militantes lo recibieron aquella noche al grito de “Lula guerrero del pueblo brasileño”, tras lo cual hubo una descarga de balas de goma y gases lacrimógenos lanzados por la Policía Federal.

Casi un mes más tarde, el primero de Mayo, miles de manifestantes se concentraron en Curitiba para conmemorar el Día del Trabajador en el que todas las centrales sindicales, en un gesto de unidad infrecuente, demandaron la libertad del extornero mecánico.

Contra las profecías de la prensa dominante, la prisión no hizo mella en su popularidad. Detenta el 31% de las intenciones de voto contra el 15% del segundo, el postulante presidencial Jair Bolsonaro, el excapitán del Ejército que hace campaña apuntando con la mano en forma de revólver. A veces Bolsonaro le apunta a un muñeco con la cara de Lula.

A lo largo de este último mes, la sureña Curitiba eclipsó por momentos a Brasilia como capital de un país cuyo Gobierno se debate entre una impopularidad récord y la falta de legitimidad de origen.

No es la primera vez que Lula cae preso: durante la dictadura militar lo arrestaron y le intervinieron el sindicato.

El gobernador de facto de San Pablo en el 1980, Paulo Maluf, se apresuró a decretar la “muerte” política del entonces jefe de los metalúrgicos, quien había puesto contra las cuerdas a los generales liderando huelgas multitudinarias.

Ahora el antagonista de Lula se llama Sergio Moro, el mentor de la causa Lava Jato, devenido actor protagónico del campo conservador que derrocó a Dilma Rousseff en mayo del 2016 para asfaltar el camino para la proscripción del jefe petista.

Uno de los cometidos del magistrado, quien dentro de unos días realizará su tercer viaje a Estados Unidos en lo que va del año, es nítido: mantener encerrado a Lula para impedirle hacer campaña.

El otro era maniatarlo dentro del calabozo para que no pueda tomar contacto con políticos, sindicalistas, religiosos y personalidades extranjeras.

Por eso cuando Lula llegó a Curitiba Moro determinó que se le someta a un régimen de encierro severo, lo obligó a estar aislado del resto de los internos e impidió que recibiera la visita de políticos y amigos, como ocurrió el 19 de abril con el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

La foto de Pérez Esquivel, de 82 años, y Leonardo Boff, 79 y con bastón, esperando bajo el Sol que les autoricen entrar a la prisión, demostró el estilo del juez.

La prohibición de Moro, puesta en práctica por una jueza que sigue sus órdenes, fue una victoria de corto plazo.

Con perseverancia política, denuncias internacionales y requerimientos judiciales, Lula finalmente logró torcerle el brazo hasta que se flexibilizó el reglamento carcelario.

El encuentro con Leonardo Boff fue una derrota para el magistrado frente a cuyo despacho, en el centro de Curitiba, hubo ayer un acto de protesta.

El teólogo habló con los activistas que cada día se concentran cerca de la Policía, en el barrio Santa Cándida, para gritar un “Buenos días Presidente”. “El escucha las voces de ustedes, les da mucho ánimo, él va a salir más fuerte de lo que entró”.

Los primeros treinta días de prisión “marcan una fecha triste porque no queríamos que el presidente esté donde está”, dijo Gleisi Hoffmann, titular del PT y vocera del exgobernante.

Hoffmann repudió el comportamiento “racista y fascista” de quienes atacaron a balazos, dejando dos heridos, al campamento montado por petistas, campesinos sin tierra y sindicalistas cerca del lugar de reclusión.

Selección en Internet: Raquel Román Gambino

*Corresponsal de Página 12 y la agencia ANSA. Colabora con Le Monde Diplomatique y Milenio, de México


LA JORNADA                            14 de mayo del 2018                                    MÉXICO

Re-insurrección

David Brooks*

Medio siglo después resucita la Campaña de los Pobres contra la pobreza sistémica, el racismo y el militarismo, que encabezó Martin Luther King en el 1968, cuando fue asesinado, nutriendo lo que ha sido en la era Trump la mayor expresión social de oposición contra un gobierno en la historia de Estados Unidos.

A lo largo de los pasados 15 meses de este régimen, las expresiones masivas de disidencia brotan en todas partes del país, incluso en algunas donde no ha existido ni se esperaba, algo parecido –o sea, que estaban dormidos– durante décadas. Pocos pronosticaban que parte del movimiento de los trabajadores resucitaría con decenas de miles de maestros en algunos de los estados más conservadores del país: Virginia Occidental, Oklahoma, Kentucky, Arizona; tampoco que estallara un movimiento nacional detonado por estudiantes de preparatoria en Florida, o un nuevo capítulo del movimiento de los derechos de las mujeres con la Marcha de las Mujeres y después del “#MeToo y el #TimesUp, todos los cuales acompañan expresiones de organización social y disidencia masiva que se han formado en los años recientes, aun antes de Trump, como Black Lives Matter, los Dreamers y otras fuerzas de defensa de inmigrantes, así como el movimiento encabezado por indígenas en Standing Rock, entre otros.

Nunca antes tantos han marchado, participado en manifestaciones y mítines y otras expresiones de repudio y protesta. Según la organizadora social y autora LA Kaufman, quien publicó en The Guardian que entre 10 y 15 millones han marchado y participado en mítines desde la toma de protesta de Trump (90% han sido antiTrump), más gente en términos absolutos que jamás ha protestado antes en Estados Unidos, y tal vez hasta un porcentaje de la población más alto aun que las masivas movilizaciones contra la guerra en Vietnam a finales de los años 60.

Más aún, estas expresiones disidentes no solo se limitan a unas cuantas marchas nacionales, sino en acciones en todas partes del país. Por ejemplo, en la Marcha de las Mujeres del 21 de enero del 2017, hubo movilizaciones en 650 comunidades, además de la nacional en Washington. En la Marcha por Nuestras Vidas, impulsada por los estudiantes de preparatoria contra las armas, se organizaron actos en más de 750 lugares.

Jane McAlevey, organizadora sindical y analista de movimientos laborales, señala que los maestros en los pasados tres meses han convertido al país entero en su aula. No han presionado solo por una mejor paga y mejores condiciones de trabajo, sino que también han montado un reto directo a décadas de recortes de impuestos para empresas, ayudándonos a entender qué significa la austeridad. Y al promover una serie de propuestas políticas para redistribuir la riqueza del uno por ciento para regresarlo a la clase trabajadora y media, nos han enseñado cómo puede ser derrotada la austeridad.

La Campaña de los Pobres (Poor Peoples Campaign) busca reiniciar la iniciativa más radical de King, quien afirmó que “los males del racismo, explotación económica y militarismo están enlazados (…) no puedes deshacerte de uno sin deshacerte de los otros”. Hoy día, para enfrentar una realidad nacional con casi 41 millones de personas viviendo en la pobreza (la mayoría blancos), un total de 140 millones que están en la pobreza o apenas sobreviviendo con lo que ganan (incluidos maestros en varios estados), con un país que dedica más de tres veces en cantidad de recursos al gasto militar que a programas sociales, y con un índice de desigualad económica extrema sin precedente en casi un siglo, con mayor racismo expresado en nuevas leyes, en el encarcelamiento masivo y en violencia policiaca, entre otras cosas, concluyen que se requiere de una coalición de fusión moral entre razas, generaciones, género y geografía para lanzar un nuevo “movimiento moral amplio y profundo a escala nacional –enraizado en el liderazgo de la gente pobre y reflejando las grandes enseñanzas morales– para unir al país desde abajo hacia arriba”.

El extraordinario reverendo William Barber y su colega, la reverenda Liz Theoharis, han promovido nuevas coaliciones por todo el país durante los dos años recientes para llevar a cabo la campaña que se inicia este lunes con actos simultáneos en unos 40 estados, seguido de acciones sobre diversos temas de una agenda moral durante los próximos 40 días. Barber afirma: debemos tener disidencia moral, resistencia moral y visión moral en este momento.

Nuestro movimiento es un llamado nacional por la recuperación moral, afirma Barber, señalando que confrontaremos de manera no violenta a nuestro gobierno y sus políticas, y rehusaremos abandonar nuestro derecho constitucional a protestar. Varios sindicatos y organizaciones nacionales ya declararon su apoyo, pero Barber insiste que las bases locales serán las que encabecen este esfuerzo.

El reverendo Jesse Jackson, en  el 1968, un joven asistente de King, estuvo entre los que insistieron en continuar la Campaña de los Pobres después del asesinato de su líder, el 11 de mayo del 1968, cuatro semanas después de la tragedia en Memphis, llegaron miles de todo el país –afroestadounidenses y blancos pobres, indígenas, jornaleros mexicano-estaounidenses y más– donde establecieron un pueblo de tiendas de campaña que llamaron Ciudad de la Resurrección sobre el parque central, frente al Capitolio en Washington –una coalición de la conciencia– con la demanda de poner fin a la guerra en Vietnam y empezar a atender las necesidades sociales en casa. Jackson declara que ahora la nueva Campaña de los Pobres está llegando justo a tiempo, ya que todo por lo que se ha luchado durante medio siglo está bajo ataque, desde derechos civiles hasta derechos laborales, salud, educación y medio ambiente; y yo orgullosamente me sumaré (…) Nunca he guardado mis zapatos de marcha.

Esto no es, insisten, un intento de resurrección del pasado. Tal vez esta campaña, junto con los otros movimientos que han brotado en estos tiempos, podrá lograr algo más parecido a una re-insurrección contra las fuerzas oscuras, con sus largas raíces históricas, que han ocupado el poder en este país.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

*Columnista de La Jornada; corresponsal de ese diario en Nueva York.


REBELIÓN                                14 de mayo del 2018                                      ESPAÑA

Trump, Irán, el fin de la diplomacia y el espejo argentino

Jorge Elbáum*

Donald Trump anunció el abandono de Estados Unidos del acuerdo conocido como 5+1, orientado a controlar el proceso de enriquecimiento de uranio de la República Islámica de Irán, firmado en Viena el 14 de julio del 2015.

En aquella oportunidad, los firmantes se responsabilizaban a cesar las sanciones económicas contra Irán y los persas a descontinuar su proceso de obtención de uranio enriquecido para fines bélicos. Los firmantes del acuerdo fueron los integrantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas más la adhesión de Alemania.

El retiro de Trump es el último capítulo de la ofensiva de la derecha estadounidense e israelí que se asoció para deslegitimar el memorándum de entendimiento de Argentina con Irán.

Ambos actores, con ayudas jurídicas y mediáticas, más la complicidad de la Asociación Mutual Israelita Argentina (Amia) y la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (Daia), lograron clausurar el intento de llevar a cabo las indagatorias, imprescindibles para darle continuidad al juicio del atentado contra la segunda en el 1994.

Ambos intentos de negociación diplomática fueron iniciados paralelamente. En el caso del memorándum de entendimiento, firmado por el canciller Héctor Timerman en Addis Abeba (Etiopía), nunca llegó a cumplirse debido a que las autoridades de Teherán jamás lo avalaron y fue desestimado a través de una declaración de inconstitucionalidad de la Corte Suprema.

La finalización del acuerdo decretado el último 8 de mayo por Donald Trump, sin embargo, no ha generado ninguna causa por encubrimiento o traición a la  patria contra Obama, del tipo de las sufridas por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, Héctor Timerman, Carlos Zannini y otros militantes populares.

La acusación de Nisman fue contemporánea con la ofensiva de Netanyahu y los republicanos contra el 5+1.

La decisión tomada por Trump responde a las demandas del Complejo Militar- Industrial –necesitado de continuar con la exportación de armas a la región—, de Arabia Saudita e Israel.

En el primer caso, la política proteccionista del magnate neoyorquino ha  decidido expandir la producción bélica como mecanismo para achicar la brecha del creciente déficit comercial y su desindustrialización interna.

Por su parte, la monarquía saudita –aliada de Washington en la región— mantiene una disputa político-religiosa con Teherán por el control hegemónico del mundo musulmán, que se expresa, entre otras formas, en una guerra civil dentro de Yemen (al Sur de la península arábiga) donde se enfrentan chiítas apoyados por Irán, contra sunitas avalados por el príncipe Salmán.

En el caso de Israel, el centro de la disputa es su seguridad nacional, desafiada  por milicias chiítas pro-iraníes acantonadas en el Sur del Líbano (limítrofe con el Estado judío) y las tropas de Teherán desplegadas en Siria, que participan de la guerra civil apoyando a Al Assad.

Disparen sobre Tel Aviv y Teherán

El eje Washington / Riad / Tel Aviv cuestionó a Barack Obama desde que inició las conversaciones orientadas a firmar el acuerdo. Esos tres actores buscan el aislamiento de Teherán y la ruptura de su bloque implementado recientemente con Rusia y Turquía, destinado a superar la guerra en Siria.

La ruptura del acuerdo anunciado por Trump supone, además, el deterioro de la alianza estratégica entre Estados Unidos y Europa: Washington advirtió que  serán sancionadas las empresas europeas que comercien con Irán, por parte de los organismos que rigen el Tesoro y las finanzas multilaterales.

Esta amenaza generó una rápida respuesta por parte de los mandatarios europeos, signatarios del tratado, quienes anunciaron un encuentro con los gobernantes persas el martes 14 en Bruselas. Por su parte, el ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, abogó por el restablecimiento de una “soberanía económica europea”, en clara contraposición a los mandatos de Washington.

Le Maire subrayó que “es hora de que Europa convierta las palabras en acción”, con el objetivo de hacer valer la continuidad de los compromisos suscriptos en el 2015 con Teherán, en el tratado 5+1, cuya nominación formal es Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés).

Las autoridades parisinas advirtieron en un comunicado oficial que se opondrán  a las sanciones contra las compañías galas que tengan negocios con Irán. Francia fue explícita al señalar que las empresas comunitarias “no deben pagar por la salida unilateral de Washington de un convenio preparado con su participación”.

Una de las consecuencias del retiro del 5+1 supone la continuidad del deterioro de la alianza entre Washington y Bruselas, históricos aliados dentro de la Otan.

Los medios de comunicación europeos optaron por un cuestionamiento a la decisión autónoma de Trump y una caracterización sarcástica sobre el  magnate peligrosamente impredecible: la BBC de Londres ofreció un fragmento de las declaraciones de Trump del último viernes, en la ciudad de Elkhart (Indiana), donde señaló: “espero poder llegar a un acuerdo con ellos [Irán], un nuevo acuerdo, un buen acuerdo, un acuerdo honesto, que sea mejor para ellos. Pero no podemos permitirles que obtengan armas nucleares”.

La emisión incluyó memes que acompañaban las imágenes interrogándose acerca del equilibrio psíquico del primer mandatario. En el tramo final de sus declaraciones concluyó: “debemos poder acceder a las instalaciones [nucleares de Irán] e inspeccionarlas. Tenemos que poder entrar a sus bases militares, para ver si están mintiendo o no (…) Por supuesto, estamos seguros de que no engañan a nadie. Es solo por si acaso”.

Una parte central del acuerdo fracturado por Trump incluía la continua auditoría y el control de las plantas de centrifugado, provistas originalmente por empresas alemanas, hecho que explica la participación de Berlín en la firma del 5+1.

El desarrollo de la tecnología persa se sustentó en la cooperación alemana,  sobre todo a través de las corporaciones germanas BASF, Lurgi, Krupp, Siemens, ZF Friedrichshafen, Mercedes, Volkswagen y MAN. Sin embargo, Merkel continúa siendo una de las aliadas más consecuentes de Israel en los foros internacionales.

La contribución alemana al avance tecno-bélico iraní nunca generó un ataque de tales dimensiones como el que fue motorizado por el Likud (el partido de derecha de Netanyahu) y los republicanos contra Cristina Fernández, Timerman y Zannini. Los niveles de saña alcanzados a nivel local, a través de la Amia y la Daia –instrumentados bajo pretexto de la causa de encubrimiento del memorándum y de la muerte del fiscal Nisman-, tuvieron que ser momentáneamente suspendidos la última semana debido a un escándalo de abuso sexual y extorsión protagonizado por uno de sus (republicanos) instigadores, Ariel Cohen Sabbán.

Lecturas estratégicas

El organismo encargado de supervisar lo pactado es la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), y su coordinador es Tero Varjoranta, quien debió renunciar por la presión de EEUU.

Su sustituto, designado por sugerencia de la Comunidad Europea, es Massimo Aparo, quien confirmó que su equipo de contraloría y auditoria publicará su próximo informe sobre la actividad nuclear iraní en dos semanas.

Por su parte, el ministro de Exteriores persa, Javad Zarif, adelantó que  intentará darle continuidad al acuerdo e informó que realizará una gira por China, Rusia y Bruselas para garantizar que el pacto asuma las características de un 4 + 1.

Irán tiene un cuádruple frente de conflicto en la actualidad: por un lado, el referido a su participación en la lucha contra ISIS (Daesh), Al-Qaeda y el Ejército Libre Sirio, en respaldo de Hafez al Assad. Por el otro en Yemen, donde participa de una guerra civil contra los sunitas, estos últimos avalados por Saudiarabia.

En tercer término, en el Líbano, como soporte de las milicias político-militares  de Hezbolá. Por último, con Israel, ante el que emplazó las tropas de elite de los guardianes de la revolución islámica, Al-Quds, comandadas por Qasem Soleimaní.

La presencia de Irán en El Líbano y Siria supone –para Tel Aviv—un desafío estratégico a su seguridad nacional y una línea roja que explica el ataque aéreo contra la base aérea siria de Tiyasel el 9 de abril y el intercambio de misiles y bombardeos posteriores.

Según Robert Malley, exasesor de Obama y uno de los responsables en las conversaciones previas al acuerdo con Irán en el 2015, la decisión de Trump aísla a Washington y condena a las empresas que han entablado acuerdos comerciales con Irán a romper sus contratos o desafiar a Estados Unidos. “La pelota se ha movido del terreno de juego estadounidense al europeo e iraní. Allí es donde se tomarán las decisiones”.

Para Malley, Bruselas hará el máximo esfuerzo para “salvar el acuerdo”. Y para lograr ese cometido, Europa ofrecerá a Irán “una protección de los beneficios económicos que Irán esperaba del acuerdo”, para garantizar su continuidad.

Malley subrayó que “ninguno de los argumentos [de la decisión de Trump] se basan en la realidad. La mejor manera práctica de garantizar que Irán no tenga un arma nuclear es permanecer en el acuerdo”. Malley, quien fue, además, entre el 2010 y el 2014 el director de la agencia encargada de sancionar a Irán (en forma previa al tratado de Viena), concluyó una exposición frente a académicos y periodistas con la siguiente afirmación: “el mundo es menos seguro y se incrementa significativamente la posibilidad de un enfrentamiento militar”.

Los bombardeos a Siria por parte de la coalición francesa, británica y estadounidense, sumados al traslado intempestivo de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén –rompiendo el status quo que postulaba a esa ciudad bajo un paraguas de futuras negociaciones relacionadas con el fin de la ocupación y la concreción de un Estado Palestino soberano—, y la reciente incorporación de Israel al conflicto, muestran que Malley parece entender algo del tema.

En ese marco, Macri visitará Israel a mediados de mayo para participar de los festejos de la séptima década de la independencia.

Su participación en una zona en guerra contribuirá, sin duda, a brindarle un poco de paz frente a las corridas bancarias, las exigencias del FMI, los bombardeos retóricos de (la diputada oficialista) Elisa Carrió y una efervescencia popular que eleva diariamente el termómetro del cansancio social con la misma rapidez que el precio del dólar y la inflación.

Los intercambios de misiles y las amenazas nucleares de la zona quizá le  provean la armonía que los globos y el optimismo no pudieron prender en Argentina.

Los paralelismos entre ambos tratados muestran enemigos simultáneos: las derechas estadounidense e israelí guiaron al (suicidado) fiscal argentino Alberto Nisman, Daia y Amia para sabotear cualquier acuerdo que permitiese la continuidad del juicio y perseguir a sus gestores. También orientaron a Trump para quebrar el acuerdo. Pero en Washington no se les ocurre encarcelar a funcionarios de mandato vencido por antagónicas decisiones políticas.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

*Periodista, sociólogo, Doctor en Ciencias Económicas


REBELIÓN                               15 de mayo del 2018                                       ESPAÑA

Trump patea el tablero

Rodolfo Bueno*

A partir de este 8 de mayo, por orden del Presidente Donald Trump, EEUU sale del Plan de Acción Integral Conjunto, PAIC, acuerdo que excluye las aplicaciones militares del programa nuclear de Irán y lo regula para su uso civil, a cambio de ello se le eliminan las sanciones internacionales. Fue firmado en el 2015 por Irán y seis potencias internacionales (China, EEUU, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido).

Además, Trump ordena establecer sanciones contra Irán “que estarán entre las más firmes de aquellas que han sido impuestas alguna vez a un país”. Sostiene que el PAIC no impone “ningún límite” a las “siniestras” actividades iraníes en lugares como Siria y Yemen y afirma contar con “pruebas definitivas y concluyentes”, entregadas por la Inteligencia israelí, de que Irán sigue desarrollando armamento nuclear.

No le importa que tanto el Organismo Internacional de Energía Atómica como todos los firmantes del acuerdo aseguren que Irán cumple rigurosamente el PAIC. “Hemos abandonado un horrible acuerdo que no hacía falta concertar y espero obtener un pacto que sea efectivamente bueno para el mundo o no habrá ninguno”. Bajo la amenaza de que caso contrario “algo va a suceder”, presiona a las autoridades iraníes para que negocien de nuevo.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, quien siempre se opuso al acuerdo nuclear firmado por el expresidente Barack Obama y las seis potencias internacionales, ha elogiado las palabras de Trump y las ha calificado de correctas. En realidad, la política de Netanyahu respecto a Irán es hoy asumida por Estados Unidos. El Ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, calificó de “valiente” el anuncio de Trump y caracterizó como “régimen terrorista” al Gobierno de Irán. En realidad, sólo Israel, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos respaldan la decisión de Trump, el resto del mundo la rechaza por errónea.

El expresidente Obama, en cuyo Gobierno se negoció y se firmó el PAIC, califica el acto de Trump de grave error porque “al alejarse del acuerdo nuclear se da la espalda a los aliados más cercanos de EEUU y a un documento que negociaron los principales diplomáticos, científicos y profesionales de inteligencia de nuestro país”; además, “está claro que Teherán no ha violado sus compromisos”, ha cumplido el acuerdo y se ha sometido al “régimen de verificación e inspección”, lo que garantiza que sus instalaciones nucleares estén “estrictamente controladas”. Agrega que la actitud de Trump expone a EEUU a “peligros inaceptables” y da impulso a la “carrera armamentística en la región más peligrosa del mundo”.

Trump se ha quedado solo en el ámbito internacional; la Unión Europea, UE, lamenta esta decisión. La primera ministra británica, Theresa May, el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, expresaron en una declaración conjunta “sentirse preocupados por la decisión del Presidente Trump de abandonar el PAIC” y decidieron mantener los compromisos adquiridos. Poco antes, habían emitido una declaración conjunta en la que llamaban a EEUU a evitar pasos que pudieran obstruir el cumplimiento del pacto nuclear alcanzado con Teherán. La alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, expresó que “la UE lamenta la declaración del presidente de EEUU sobre el pacto nuclear con Irán… y mantendrá su apego a un cumplimiento total y eficaz de este acuerdo mientras Irán cumpla sus compromisos en el área nuclear, como lo ha hecho hasta ahora”; añadió que la organización está “decidida a preservar” el acuerdo con Irán.

Jean-Yves Le Drian, ministro de Relaciones Exteriores de Francia, declaró que el PAIC “no está muerto porque Irán cumple con sus obligaciones desde el 2015. Hay una retirada de los Estados Unidos del acuerdo, que Francia lamenta profundamente, pero el acuerdo existe” y declara que se reunirá en Bruselas con sus pares del Reino Unido, Alemania y su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif, para debatir “la situación actual, incluido cómo podremos garantizar la seguridad económica”.

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Niels Annen, criticó la retirada de EEUU del PAIC como una “decisión errónea” con graves consecuencias para las relaciones trasatlánticas. “Sólo nos queda constatar que Estados Unidos difícilmente esté dispuesto a tomar en serio los argumentos de sus aliados”.

El Ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, ha manifestado que “Gran Bretaña no tiene intención de marcharse del vital acuerdo nuclear con Irán”. Luego de una reunión con el viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Araghchi, los representantes de la UE aprovecharon “la oportunidad para reiterar su apoyo a una implementación plena, constante y efectiva del PAIC por todas las partes”.

Para Bruno Le Maire, ministro de Economía de Francia, el anuncio fue “un error” no solo para la seguridad internacional, sino también desde el punto de vista económico y se pregunta: “¿Qué queremos ser? ¿Vasallos que obedecen ciegamente las decisiones que toman los norteamericanos? ¿Queremos que Estados Unidos sea el policía económico del planeta?” Y responde: “Ha llegado la hora de que Europa pase de las palabras a la acción en materia de soberanía económica… Queremos defender nuestros intereses económicos porque en Irán tenemos compañías como Total, Renault y Sanofi… Tenemos que trabajar entre europeos para defender nuestra soberanía económica”. Por su parte, el Comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, expresó que la UE no debe aceptar la decisión de EEUU de abandonar el PAIC y establecer sanciones unilaterales contra Teherán. “Es una decisión grave y lamentable, los europeos debemos rechazar las consecuencias perjudiciales, ya sean militares, políticas o económicas; debemos movilizarnos para seguir unidos, para encontrar una respuesta y no aceptar esas sanciones unilaterales”.

Macron, al rechazar la decisión de EEUU, sostiene que “está en juego el régimen internacional contra la proliferación nuclear”. Previamente había advertido del riesgo de una posible guerra si EEUU se retiraba del acuerdo nuclear. Según Le Figaro, Macron mantendrá conversaciones con el presidente de la República Islámica, Hassan Rohaní, y sus homólogos alemán y británico. La Sra. Merkel, ha llamado a Hassan Rohaní para garantizarle el compromiso de Berlín con el cumplimiento del PAIC. Le prometió que su país, junto con Francia y el Reino Unido “harán todo” para garantizar que Irán permanezca en el PAIC. Durante la ceremonia celebrada en Aquisgrán, Alemania, de entrega a Macron del galardón Carlomagno, que se otorga desde el siglo pasado a personalidades que han hecho aportes al desarrollo de Europa, la Sra. Merkel manifestó: “Ya no podemos confiar en que EEUU proteja al Viejo Continente de los conflictos mundiales, algunos de los cuales tienen lugar en nuestras puertas. Europa debe tomar su destino en sus propias manos, es nuestro desafío para el futuro”. Esta declaración es el reflejo de las palabras de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, para el que Washington “ha perdido vigor, y por eso, a largo plazo, influencia”, y sugirió que Europa debería asumir el papel de líder mundial.

El ayatolá Alí Jameneí, líder supremo iraní, tachó ciertos comentarios de Trump de “tontos y superficiales… contenían quizás más de diez mentiras… Señor Trump, le digo en nombre del pueblo iraní, ha cometido un error”, y agregó: “¡No puede hacer absolutamente nada!”. Destacó que Irán abandonaría el acuerdo nuclear si los signatarios europeos no garantizaban que las relaciones comerciales continuarían después de que Washington se separara del acuerdo.

Para Hassan Rohaní, la retirada de EEUU del PAIC es para la República Islámica “una experiencia histórica importante”. Esta decisión “es ilegal e ilegítima, viola los acuerdos internacionales” y demuestra que Washington “nunca cumplirá sus promesas”.

Enfatiza que su país “respeta sus compromisos, mientras que EEUU nunca los ha respetado. Añadió que Irán está dispuesto a mantener el pacto nuclear con los cinco miembros restantes, que respecto al futuro del PAIC encargó a la Cancillería “celebrar negociaciones y consultas con los países de Europa y las grandes potencias, Rusia y China”. A la vez, ordenó al Organismo de Energía Atómica de Irán que esté preparado “en caso de necesidad a lanzar el enriquecimiento (de uranio) a nivel industrial”.

El presidente Putin y la canciller Merkel acentuaron por teléfono “la importancia de preservar el PAIC desde el punto de vista de la seguridad regional y global”. Abordaron también “el problema sirio y los preparativos para la visita de trabajo de Angela Merkel a Sochi prevista para el 18 de mayo”.

Según informa la Cancillería rusa, Moscú está “profundamente decepcionada pero no sorprendida por la renuncia unilateral del presidente Trump al cumplimiento de sus obligaciones derivadas del PAIC y por restablecer las sanciones contra Irán”, y se preocupa porque “EEUU vele únicamente por sus propios intereses materiales y coyunturales y vuelva a actuar en contra de la opinión de la mayoría de los estados, pisoteando las normas del derecho internacional”. Califica las quejas de EEUU contra Irán de “una tapadera para saldar las cuentas políticas” con Teherán. “Rusia está abierta para la futura cooperación con los otros firmantes del PAIC y seguirá desarrollando la colaboración bilateral y el diálogo político con Irán”.

El canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, subrayó: “Estamos muy preocupados por la decisión del Gobierno estadounidense de retirarse del PAIC, que es una violación esencial de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad, que aprobó este plan haciéndolo parte del derecho internacional”.

Al finalizar las conversaciones con el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, afirmó que “es importante que los demás participantes en ese plan evalúen cuanto antes la situación, celebren consultas y elaboren medidas para preservar ese documento tan importante para la estabilidad regional y para el régimen de no proliferación nuclear”. Agregó que su país, Alemania, Francia, el Reino Unido, China e Irán, intercambiarán estimaciones sobre la retirada de EEUU del acuerdo. Por su parte, Heiko Maas declaró que “para nosotros y nuestros socios de Francia y del Reino Unido tiene una importancia decisiva que Irán cumpla cabalmente las restricciones y obligaciones y permanezca en el marco de ese acuerdo”. Resaltó que Berlín y Moscú quieren preservar el acuerdo con Teherán.

Al romper acuerdos con cinco países, Trump ha cometido un error que podría traer consecuencias catastróficas. De ahora en adelante, EEUU junto con Israel y Arabia Saudita estarán en un lado y en el otro, el resto del mundo; también será incierta la validez de los acuerdos que se firmen con EEUU. ¿De qué sirve acordar algo si luego va a ser negado por no incluir puntos no negociados? Por otra parte, la retirada de EEUU del PAIC podría provocar una escalada de tensiones en Oriente Medio.

El mismo día en que Trump hizo su anuncio se produjeron una serie de incidentes. El 9 de mayo Israel atacó con misiles el territorio sirio, en el que perdieron la vida por lo menos siete militares iraníes. Según el Ministerio de Defensa de Rusia, Israel lanzó alrededor de 60 misiles aire-tierra y más de 10 misiles tierra-tierra, de los que más de la mitad fueron derribados por la defensa siria.

El 10 de mayo, Israel comunicó que la fuerza iraní Al Quds disparó desde de Siria unos 20 misiles contra las posiciones israelíes en los territorios ocupados de los Altos del Golán. Como respuesta, Israel lanzó cerca de 70 misiles contra posiciones iraníes en Siria; el Ejército israelí ante las “actividades irregulares iraníes” en Siria se puso en alerta máxima para preparase para un posible ataque e inició la movilización de reservistas israelíes.

Según Reuters, el ayatolá Ahmad Khatami afirmó en la Universidad de Teherán: “Expandiremos nuestras capacidades de misiles a pesar de la presión occidental... para que Israel sepa que si actúa de manera tonta, Tel Aviv y Haifa serán totalmente destruidas”. Por su parte, la Casa Blanca afirmó que EEUU “condena los provocadores ataques con misiles” contra Israel lanzados por Irán desde Siria y “apoya fuertemente el derecho de Israel de actuar en autodefensa”. Si así está la situación de tibia, ¿cómo va a estar si se calienta?

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

*Profesor y escritor ecuatoriano. Dirige la cátedra de Matemática en la Escuela Politécnica Nacional de Quito


LA JORNADA                           11 de mayo del 2018                                     MÉXICO

Trump en Medio Oriente
Irresponsabilidad incendiaria

Editorial*

La nunca tranquila situación en Medio Oriente alcanzó esta semana nuevos niveles de explosividad tras una serie de temerarias acciones desde varios bandos. En primer término, el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre la ruptura unilateral del acuerdo nuclear suscrito por su país, Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China con Irán supone el regreso a un escenario de enorme inestabilidad y consecuencias potencialmente catastróficas. El segundo factor que alimenta los temores de una escalada generalizada en las confrontaciones es la realización, por parte de Israel, de su mayor ataque aéreo en territorio sirio desde el inicio, en el  2011, de la guerra civil que desgarra a esta nación árabe.

En cuanto al acuerdo nuclear signado en el 2015 por el gobierno de Barack Obama, debe recordarse que se trata de un triunfo diplomático mayúsculo de dicha administración, por cuanto consiguió, de manera negociada y pacífica, una moratoria de 10 años al desarrollo de las capacidades tecnológicas iraníes en ese rubro a cambio de retirar las pesadas sanciones económicas impuestas al país islámico por EEUU y sus aliados. También es necesario señalar que, en virtud del acuerdo, Teherán aceptó una estricta supervisión internacional sobre el cese de su programa nuclear. El retiro estadounidense supone el regreso de las medidas punitivas –muchas de las cuales repercuten de manera negativa en el bienestar de la población civil–, y el riesgo de que, al ver limitado su desarrollo tecnológico a cambio de nada, el régimen iraní decida reanudar su programa de energía atómica con fines no pacíficos.

Las consecuencias del más reciente desplante de Trump, no por previsible menos atroz, distan de limitarse a la región: al haber traicionado el compromiso de su país con sus principales aliados europeos, el magnate quizá desencadenó un quiebre irreversible en los arreglos geopolíticos asentados desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, los cuales en buena parte sobrevivieron incluso al fin de la guerra fría. No se trata de una afirmación hiperbólica, pues hace eco de la contundente respuesta de la canciller alemana, Ángela Merkel, para quien "Europa ya no puede confiar en Estados Unidos y debe tomar su destino en sus propias manos". No menos dura fue la reacción del mandatario francés, Emmanuel Macron, quien apenas unas semanas atrás tuvo un encuentro inmejorable en la Casa Blanca.

Por otro lado, la injerencia israelí en Siria se ha mantenido a lo largo de toda la guerra civil librada por el gobierno de Bashar al Assad en contra de un abanico de grupos opositores, siempre bajo el pretexto de la presencia de asesores militares y milicias iraníes en apoyo del mandatario sirio. No obstante, esta semana los bombardeos y ataques aéreos unilaterales emprendidos por Tel Aviv dieron paso a un presunto intercambio de fuego cuando, a decir de la defensa israelí, fuerzas de Irán lanzaron 20 misiles contra la zona de los Altos del Golán, arrebatada por Israel a Siria en el 1967. Damasco no dudó en calificar el bombardeo masivo ordenado por el primer ministro Benjamín Netanyahu como una nueva fase en el conflicto armado interno, al tiempo que se suceden declaraciones altisonantes desde Tel Aviv y Teherán.

Debido a la cantidad de potencias extranjeras e intereses involucrados, cualquiera de las dos líneas de acontecimientos expuestas constituye en sí misma un motivo mayúsculo de inquietud por el futuro de la región e incluso del mundo, pero su conjunción supone nada menos que el mayor peligro para la paz mundial en las décadas recientes. Por tanto, se vuelve imperativo un llamado a la cordura a todos los actores, quienes deben ver más allá de sus caprichos y fobias inmediatos para poner en perspectiva el peligro al que someten a sus sociedades al emprender una escalada sin más futuro que el desastre.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo


POR ESTO!                                9 de mayo del 2018                                       MÉXICO

Trump fractura a Occidente

Jan Martínez Ahrens*

Abre una era de inestabilidad en la región más explosiva del planeta

Donald Trump ha vuelto a dar la espalda al mundo. En el paso más controvertido de su mandato, el presidente de EEUU rompió este martes el acuerdo nuclear con Irán y restableció “al máximo nivel” y de forma inmediata las sanciones contra el régimen. De poco sirvió la presión combinada de Francia, Alemania y Reino Unido. Tampoco le frenó el riesgo de que Oriente Próximo caiga por la pendiente nuclear. Abanderado del aislacionismo, Trump decidió fracturar a Occidente y abrir una era de inestabilidad en la región más explosiva del planeta. “Mi mensaje es claro: EEUU no lanza amenazas vacías”, afirmó.

Trump vuelve a su origen. El punto de partida que nunca ha abandonado. Alimentar el voto radical y destruir el legado de Obama. Ese es el algoritmo que define sus movimientos. No es azar ni imprevisibilidad. Se trata de cumplir la doctrina del “América Primero”, mucho antes que mantener la sintonía internacional. Ocurrió con la salida del Pacto contra el Cambio Climático, el Acuerdo Transpacífico, el deshielo con Cuba, el veto a los musulmanes, los dreamers… Y ahora ha sucedido con Irán.

“El acuerdo descansaba en una gigantesca ficción: que un régimen asesino deseaba solo un programa nuclear pacífico. Si no hacíamos nada, el mayor patrocinador mundial del terrorismo iba a obtener en poco tiempo la más peligrosa de las armas”, se justificó Trump.

La sacudida es planetaria. El acuerdo, alcanzado el 14 de julio del 2015 en Viena, se forjó tras dos años de negociación. Su objetivo inmediato era desactivar durante al menos un decenio el acceso iraní a la bomba atómica, a cambio de levantar las sanciones económicas que asfixiaban al régimen. Pero en el largo plazo suponía un paso mucho más importante. Demostraba que dos enemigos acérrimos, después de 35 años a dentelladas, podían darse la mano y rebajar la tensión nuclear. El texto venía avalado además por otras cinco potencias (China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania) que actuaban como un estabilizador ante las presiones continuas de Israel y Arabia Saudita, cuya desconfianza hacia Teherán nunca ha desaparecido.

Todo ello queda ahora en precario. El acuerdo no tiene mecanismo de salida y, al reactivar las sanciones, EEUU rompe unilateralmente lo suscrito. El resultado es difícil de calcular. Irán puede abandonar el pacto alegando su incumplimiento por Washington y reiniciar el programa nuclear. También cabe que intente salvarse del naufragio acercándose a los otros firmantes. Pero sobre ellos se cierne la amenaza de las penalizaciones. Un paquete que cuando fue aprobado en el 2012 por el Congreso, aparte de castigar al banco central iraní, dificultaba extraordinariamente las operaciones financieras en EEUU a quien mantuviera transacciones con Teherán. Algo que han hecho en los últimos años países tan amigos de Washington como Francia.

El daño es amplio, y los perdedores, muchos. Posiblemente el único ganador sea, de momento, Israel. El primer ministro Benjamín Netanyahu siempre ha visto la pretendida paz nuclear como una ficción. No le ha servido que Irán cumpla escrupulosamente con los términos del acuerdo. Ni que se haya bloqueado el enriquecimiento de uranio y plutonio, cerrado instalaciones y sacado del territorio iraní la mayor parte del combustible. Para Netanyahu, el texto no pone punto final al programa atómico, sino que lo posterga en busca de una recuperación económica que permita reemprenderlo con más fuerza.

Trump, ya como candidato, hizo suyo este argumento. En campaña definió el pacto como “el peor del mundo” y siempre que tuvo ocasión lo zarandeó en público. Bajo este impulso, en octubre pasado decidió no validarlo en su revisión cuatrimestral y dejó que fuese el Congreso quien determinase su futuro. Fue un primer golpe, aunque no definitivo. Las Cámaras se lo devolvieron intacto, y en enero nuevamente puso el reloj en marcha a la espera de renegociar el texto. Ese plazo es el que se agotaba esta semana.

Embestida

En este intervalo, Trump y sus halcones han intentado reabrir el acuerdo y atar de pies y manos a Irán. Para ello, como repitió ayer el presidente, han exigido que incorporase tres modificaciones: acabar con la cláusula que permite reiniciar el programa nuclear, incluir límites al programa balístico y restringir la injerencia “terrorista y desestabilizadora” de Teherán en la región, especialmente en Siria y Yemen.

Esta renegociación fue rechazada por el resto de firmantes y propició movimientos de alta diplomacia por parte de Francia, Alemania y Reino Unido. Quien más avanzó en esta línea fue el presidente francés, Emmanuel Macron. Durante su reciente visita de Estado, ofreció mantener con vida el acuerdo mientras se negociaba otro sobre misiles y estabilidad zonal. La propuesta no convenció a Trump.

Ante el propio Macron, el presidente estadounidense calificó lo acordado en Viena de “ridículo, demencial y ruinoso”. Su embestida, en plena luna de miel con el jefe de Estado francés, dejó patente el giro que ha dado la Casa Blanca desde que el ala moderada fue sustituida por un grupo de halcones capitaneados por el secretario de Estado, Mike Pompeo, quien ha dado por buenas las acusaciones de Israel de que Irán ha reemprendido en secreto su programa nuclear.

Esta radicalización ideológica tiene efectos amplios y sitúa la ruptura en un ciclo político que va más allá de Oriente Próximo y alcanza a la negociación con Corea del Norte. Para los radicales, el varapalo a Teherán le permite a Trump mostrar su fortaleza ante Kim Jong-un y exigirle un acuerdo de máximos. El propio presidente lo hizo ver en su discurso: “EEUU no lanza amenazas vacías. Cuando prometo algo, lo mantengo. Y ahora mismo, Pompeo se dirige a Corea del Norte. Esperemos alcanzar un pacto”.

Esta supuesta bondad de la línea dura no es compartida por los demócratas. Para ellos, la salida pulveriza la credibilidad de EEUU. “Después de esto, ¿quién puede confiar en los acuerdos internacionales que Estados Unidos negocia?”, se preguntó Ben Rhodes, uno de los cerebros del texto del 2015.

No es una opinión minoritaria. Muchos expertos consideran que la Casa Blanca demostró hoy que para Washington cualquier pacto, antes que a su propio cumplimiento, ha de someterse a los imperativos del presidente. Las consecuencias son inmediatas. Rotos los puentes, EEUU se aísla y el planeta se vuelve más inseguro. Ese es, de momento, el legado de Trump.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

*Subdirector de EL PAÍS.


REBELIÓN                                9 de mayo del 2018                                        ESPAÑA

Los gringos no tienen amigos

Homar Garcés*

Muchos analistas han anticipado -desde hace aproximadamente 30 años- las perspectivas de un orden internacional enteramente dominado por el complejo industrial-militar estadounidense, como lo denominara el presidente Dwight “Ike” Eisenhower. Actualmente, nadie niega que Estados Unidos abandera -junto con sus subordinados europeos y, un “poco” al margen, Israel- un proceso que pretende reencauzar y asentar sólidamente una política neoliberal y neocolonialista a escala mundial en beneficio de su predominio y de sus grandes corporaciones capitalistas transnacionales.

Así, la clase gobernante gringa tiene como un asunto vital y de la máxima importancia para sus intereses la recuperación y el fortalecimiento de la situación hegemónica y dependiente que ha marcado la historia común de las naciones de nuestra América.

Para los gringos, la prédica de soberanía y pluralismo democrático que se forjó colectivamente en diferentes naciones al sur de sus fronteras en los últimos decenios resulta absolutamente amenazante, absurda e intolerable. Sobre todo, cuando ve en su horizonte la presencia, las inversiones y la influencia de otros poderes extraterritoriales (China y Rusia) minan esta situación histórica. Aunado, como secuela de ello, a lo que pudieran hacer algunos gobiernos “díscolos” o “forajidos” que actuarían en su contra, animados por un espíritu nacionalista y/o izquierdista.

Si revisamos con mayores detalles esta historia, a fin de no soltar la preciada presa que le correspondería de acuerdo a su “destino manifiesto”, Estados Unidos recurrió a lo largo de doscientos años a una diversidad de acciones. Algunas cruentas, otras más sutiles, pero todas orientadas a una misma y única meta.

De este modo, la doctrina Monroe (1823), el corolario Roosevelt (1904), la Unión Panamericana (1910), la política del “buen vecino” bajo la presidencia de Franklin Delano Roosevelt, la doctrina Truman (1948), que dio forma a la Organización de Estados Americanos y al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca mediante la cual Estados Unidos brindó apoyo financiero, político y logístico a regímenes que fueran abiertamente anticomunistas y, por lo tanto, enemigos de la URSS; la Alianza para el Progreso, promovida por el malogrado Jhon Fitzgerald Kennedy; el Consenso de Washington, aupado por William Clinton; y la propuesta fallida del Área de Libre Comercio de las Américas y la “guerra preventiva” (o “infinita”) contra el terrorismo internacional de George Walker Bush -pasando por lo propio de Barack Obama y Donal Trump, con su Estrategia de Defensa Nacional- han conformado los hitos principales de la sempiterna política estadounidense de dominación territorial de Nuestra América.

A la par de ello, Estados Unidos patrocinó una serie de intervenciones militares (México, Cuba, República Dominicana, Haití, Panamá, Nicaragua y Grenada), golpes de Estado (Chile, Argentina, Perú, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Venezuela), asesinatos selectivos de líderes populares (Augusto César Sandino, Jorge Eliécer Gaitán, Omar Torrijos, Arnulfo Romero), y el respaldo logístico y entrenamiento militar a grupos contrarrevolucionarios (mercenarios en Guatemala, anticastristas en Playa Girón, “Contras” en Nicaragua, escuadrones de la muerte en El Salvador); condicionados a la voluntad estadounidense.

Esto le facilitó Estados Unidos “convencer” a nuestros pueblos de la fatalidad que pendía sobre ellos: convertirse en colonias o en Estados tutelados del imperio del Norte. A tal grado llega esta convicción inducida que existen grupos que se atribuyen la representación nacional (como acaeciera con Panamá antes de “independizarse” de Colombia o, en la actualidad, con la oposición de derecha en Venezuela) que merodean por los pasillos de la Casa Blanca, el Departamento de Estado o el Congreso gringos, vendiéndose como las mejores garantías para preservar el orden establecido; en tanto ellos sean quienes controlen el poder. Algunos ya no tienen necesidad de hacerlo, instalados como están en los palacios de gobierno (México, Colombia, Brasil, Perú, Argentina), pero igualmente comprometidos con este objetivo imperial.

Olvidan, sin embargo, que para Estados Unidos lo esencial no es tener amigos (recuérdese la experiencia sufrida por el General Marcos Pérez Jiménez en Venezuela, luego de reconocérsele como el mejor gobernante de Latinoamérica, o por la Junta militar que rigió Argentina cuando ésta desencadenara la guerra con Inglaterra por la posesión de las islas Malvinas), solo intereses. -

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

*Activista político venezolano.



ECONOMÍA

REBELIÓN                               14 de mayo del 2018                                  ESPAÑA

Entrevista a Alberto Navarro, embajador de la UE en Cuba

Buen desarrollo de las relaciones económicas entre Cuba
y la Unión Europea

Hedelberto López Blanch*

Para conocer cómo marchan las relaciones económicas y políticas entre la UE y Cuba después de eliminarse la posición común impuesta por la Unión durante los últimos años conversé con Alberto Navarro para conocer cómo marchan en la actualidad

- ¿Cómo evalúa la marcha de la cooperación entre la Unión Europea y Cuba, a partir del actual acuerdo político que rige las nuevas relaciones entre ambas partes, luego del fin de la llamada posición común?

Las relaciones entre Cuba y la Unión Europea se están desarrollando y ampliando cada día más. Creo que eso es lo que queremos la gran mayoría de los cubanos y de europeos. Afortunadamente, la llamada posición común es ya algo del pasado. Ha sido derogada y reemplazada por el nuevo Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación que entró en vigor el pasado 1 de noviembre, el mismo día en que los 28 Estados miembros de la Unión votaron en Naciones Unidas, como hacemos todos los años al igual que la casi totalidad de la comunidad internacional, contra el embargo (bloqueo) impuesto por los Estados Unidos. Ahora tenemos que aprovechar al máximo este nuevo instrumento jurídico. Los Tratados y Acuerdos no deben ser un fin en sí mismos, sino un medio o instrumento que nos permita mejorar y ampliar nuestras relaciones, reforzando el diálogo y la cooperación, lo cual depende de nosotros.

El próximo 15 de mayo estará en Bruselas el canciller cubano Bruno Rodríguez, buen conocedor y amigo de Europa, quien presidirá con nuestra Alta Representante Federica Mogherini, también buena conocedora y amiga de Cuba, el primer Consejo conjunto en la historia entre Cuba y la Unión Europea. Yo espero y deseo que este encuentro formal, en el que participarán también los 28 Estados miembros, nos permita seguir reforzando nuestras relaciones, lanzando nuevos diálogos y ampliando la cooperación en beneficio de nuestros ciudadanos. Vivimos en un mundo global e interdependiente, cada vez más complejo, en el que Europa y Cuba pueden y deben hacer mucho en favor del desarrollo sostenible, en la lucha contra el cambio climático o en el respeto de las reglas y valores universales que representan las Naciones Unidas.

- ¿De qué manera se implementan los nuevos proyectos de la Unión Europea en la Isla, considerando el puesto preponderante de ese bloque regional en el comercio del país antillano?

La Unión Europea es hoy el mayor socio comercial de Cuba, representando algo más del 30 % del comercio exterior cubano. En el año 2017 nuestros intercambios, que ya superan los 2 500 millones de euros, han seguido creciendo. Cuba ha aumentado sus exportaciones a Europa un 17 %, pasando de 417 a 470 millones de euros, y las exportaciones a Cuba han crecido un 4 %, al pasar de 2 044 a 2 093 millones de euros. El comercio es en mi opinión un instrumento que favorece el desarrollo y la prosperidad aún más que la ayuda al desarrollo. Deberíamos facilitarlo aún más.

Pero, además, la Unión Europea es hoy también, como subrayó Federica Mogherini en su última visita a Cuba el pasado 4 de enero, el mayor donante y el mayor inversor en la Isla. Y nos queda mucho por mejorar y ampliar en ambos sectores. Hoy en el mundo todos los países quieren atraer la inversión extranjera, sobre todo aquella que va acompañada de innovación y de transferencia de conocimientos. Porque es creadora de empleo y de prosperidad. Baste citar el sector de las energías renovables donde se puede producir energía más barata y más respetuosa del medio ambiente que nos ayuda también a luchar contra el calentamiento del planeta.

A las relaciones entre Cuba y Europa se pueden aplicar las tres palabras que repetía siempre Jacques Delors, uno de los grandes impulsores de la integración europea, competencia, cooperación y solidaridad. La competencia nos estimula, la cooperación nos refuerza y la solidaridad nos une. Deberíamos trabajar para impulsar esas tres palabras en nuestras relaciones.

Nuestros proyectos en Cuba se implementan en muchos casos a través de las Naciones Unidas, en otros por medio de las agencias de desarrollo de los Estados miembros como AECID o AFD, en otros con ONG cubanas o europeas y también con entidades como la Oficina del Historiador de La Habana (el Palacio del Segundo Cabo o el Centro de los Adolescentes en La Habana vieja). Ahora nos gustaría que el Banco Europeo de Inversiones, la mayor institución financiera pública del mundo, mayor incluso que el Banco Mundial, pudiera financiar proyectos en Cuba. Es uno de los temas que se abordarán, junto a muchos otros, en nuestro primer Consejo Conjunto del próximo 15 de mayo en Bruselas.

- Además de la energía renovable y de la agricultura, ¿Qué otros sectores podrían ser de interés para la inversión y el intercambio económico en Cuba?

Yo diría que todos los sectores que ayuden a mejorar la situación económica y social en Cuba. Desde el turismo, el transporte, las infraestructuras, la preparación para las catástrofes naturales, el tratamiento de agua y de residuos, la salud, la formación profesional, la industria alimentaria o farmacéutica hasta los intercambios universitarios o científicos y, sin duda alguna, el sector de la cultura y las industrias creativas donde no hace falta explicar el potencial y la riqueza que tiene esta Isla.

1Con las recientes visitas a Cuba de Federica Mogherini y de nuestro director general de Cooperación, Stefano Manservici, hemos decidido impulsar seriamente la cooperación en el ámbito de la cultura en sentido amplio. La cultura y las industrias creativas son una gran fuente de creación de empleo, de mejora de nuestra calidad de vida y un atractivo único para impulsar el turismo hacia Cuba. Hoy el turismo mueve el mundo pero hay también cada vez mayor competencia para atraer a los turistas a los diferentes destinos mundiales y hay que diferenciarse de otros.

Una particularidad que tenemos con Cuba en nuestra cooperación es el Programa de Intercambio de Expertos, que permite a muchos especialistas y funcionarios cubanos viajar a Europa y viceversa. Los intercambios de personas y de conocimientos nos ayudan a conocernos mejor, a crear confianza y a mejorar muchos sectores.

Trabajamos de la mano del Ministerio de Economía y Planificación y el Instituto Nacional de Investigaciones Económicas, sobre distintos aspectos relacionados a la política económica y la planificación, principalmente territorial; con la Oficina Nacional de Administración Tributaria, en temas de fiscalidad; con la Oficina Nacional de Estadística e Información, sobre el sistema estadístico; con el Ministerio de Comercio Exterior, ProCuba y la Cámara de Comercio cubana, sobre el comercio exterior y las inversiones extranjeras; con el Ministerio de Justicia (MINJUS), en la modernización de la gaceta oficial y la interconexión de los registros públicos; y con el Ministerio de Educación Superior, sobre la calidad en la gestión universitaria, entre otros temas. La Fiscalía General de la República se ha incorporado recientemente al Programa, pero tenemos previsto aumentar nuestra cooperación con la Fiscalía y el MINJUS.

- ¿Por qué la señora Federica Mogherini, afirmó en su tercera visita a La Habana que Cuba y la UE han elevado sus vínculos a un nuevo nivel?

Porque es una realidad. Cuba y Europa tienen ahora un marco jurídico que regula sus relaciones que antes no tenían, el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación que ya han ratificado trece Estados miembros y está en proceso de ratificación de los restantes. Vamos a celebrar en pocos días en Bruselas el primer Consejo Conjunto en nuestros treinta años de relaciones diplomáticas. Estamos impulsando la cooperación en nuevos ámbitos como las energías renovables, la salud o la cultura.

Vamos a lanzar próximamente nuevos diálogos políticos en sectores de interés común. Pero no debemos caer en la autocomplacencia porque nos queda muchísimo por hacer. Tenemos grandes retos por delante si queremos mejorar las condiciones de vida de nuestros ciudadanos. Nos gustaría ayudar a mejorar la agricultura cubana, impulsar las energías renovables, el clima para las inversiones extranjeras, facilitar la difusión de las nuevas tecnologías como internet, acceder a los préstamos del Banco Europeo de Inversiones o fomentar la cooperación triangular en sectores como la salud o la cultura aprovechando el enorme potencial de Cuba, por citar únicamente algunos.

Y hay que saber que cuando hablo de la Unión Europea incluyo obviamente a sus 28 Estados miembros. Todos unidos y trabajando en la misma dirección somos más fuertes y relevantes. Lo que no impide que tengamos a veces opiniones o matices diferentes, pues esa es también nuestra riqueza. Por ello nuestro lema es "Unidos en la diversidad". Lo que sí queremos todos los europeos es, dentro de un marco de respeto mutuo, trabajar con Cuba por un futuro mejor en beneficio de nuestros ciudadanos.

Esto es lo que queremos celebrar en nuestro Día de Europa, el próximo miércoles 9 de mayo, el primero que tenemos dentro de un marco jurídico nuevo como es el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación que entró en vigor el pasado 1 de noviembre, como decía al inicio de esta entrevista.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

*Periodista, escritor e investigador cubano, especialista en política internacional. Escribe para el diario Juventud Rebelde y el semanario Opciones.



LA JORNADA                            9 de mayo del 2018                                      MÉXICO

La pobreza como cadena perpetua

Editorial

De acuerdo con un análisis presentado ayer por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), México padece una alarmante inmovilidad social ilustrada por los siguientes datos: siete de cada 10 personas que nacen en familias pobres no logran superar esa condición a lo largo de su vida, en tanto que ocho de cada 10 que provienen de los círculos de mayores ingresos tienen asegurada su permanencia en los estratos socioeconómicos más altos y nueve de cada 10 no caerán nunca por debajo del nivel intermedio.

En contraste, en Estados Unidos seis de cada 10 nacidos en pobreza logran salir de ella, una relación que en Dinamarca, Suecia, Finlandia y Noruega –en las antípodas de México en materia de política económica y social– se incrementa a siete de cada 10. Otra estimación lacerante es que si la economía nacional sigue creciendo al bajísimo ritmo promedio al que lo ha hecho en las dos décadas recientes, tomará 70 años duplicar el ingreso promedio de la población.

Este panorama debiera obligar a una revisión profunda del modelo económico implantado en el país a partir de la década de los 80 del siglo pasado, que se caracteriza por propiciar la desmesurada concentración de la riqueza, la multiplicación de la marginación y la pobreza, así como la supresión de mecanismos de movilidad social y de políticas de redistribución del ingreso.

En estos aspectos resulta inevitable el contraste con las estrategias sociales del desarrollo estabilizador, entre las cuales destacaban la presencia de tres grandes sectores económicos –el privado, el estatal y el social, en lo que se denominó la "economía mixta"–, el salario mínimo remunerador, el acceso masivo a la educación media superior y superior así como mecanismos para sostener la viabilidad de las actividades agropecuarias, programas de vivienda y de abasto popular, entre otros.

A raíz de las crisis de 1976 y 1982 el desarrollo estabilizador fue desechado en conjunto por la generación de tecnócratas que asumió el poder, y el neoliberalismo satanizó toda política redistributiva. Se gobierna, desde entonces, con el viejo dogma del libre mercado como regulador y corrector único y último de todas las asimetrías y aberraciones sociales, y el resultado está a la vista: según cifras oficiales, hay en el país 53 millones de pobres –otras estimaciones elevan considerablemente ese número– y, a menos que se reoriente la economía, 70 por ciento de ellos lo seguirán siendo durante toda su vida.

Dicho de otro modo, si no se asume de una vez por todas que la aplicación en México del llamado "consenso de Washington" se ha traducido en una tragedia social de enormes dimensiones y no se encauza al país por un modelo distinto, la pobreza seguirá siendo, para decenas de millones de mexicanos, una cadena perpetua y un castigo sin crimen de por medio.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris



PUEBLO EN LÍNEA                 15 de mayo del 2018                                        CHINA

Estados Unidos debería usar la razón para resolver disputas comerciales

Una guerra comercial entre los Estados Unidos y China también perjudicará a África, porque minará el crecimiento no solo en esos dos países, sino también en África como un mercado emergente, donde Washington y Beijing compiten por el comercio y la inversión.

En respuesta a la amenaza de Estados Unidos de imponer aranceles a los productos chinos, China ha dicho que haría lo mismo con los productos estadounidenses. Esto presionó a las acciones de las empresas manufactureras, lo que provocó que los mercados bursátiles mundiales cayeran brevemente. Si la fila comercial aumenta, el crecimiento económico de África sufrirá, ya que una desaceleración en la economía mundial debido a una disputa comercial también dañará a los países africanos.

Las economías africanas dependen enormemente de una economía mundial en crecimiento, que a su vez ayuda a los países en desarrollo y desarrollados a importar más recursos africanos. Las economías africanas, especialmente las que son grandes exportadoras de materias primas, ya experimentaron una desaceleración debido a la desaceleración del crecimiento de China, el mayor importador de productos básicos africanos.

Los movimientos del presidente estadounidense Donald Trump sugieren un retorno a la estrategia que Washington siguió inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial, que prioriza el unilateralismo sobre el diálogo y el multilateralismo. De acuerdo con este enfoque estructural del compromiso internacional, los estados actúan solo en interés propio, ignorando o descuidando la cooperación de beneficio mutuo.

La amenaza de Trump de imponer aranceles a las importaciones chinas está impulsada por una estrategia que aparentemente tiene como objetivo devolver la economía estadounidense a sus "días de gloria". Desde que llegó al poder, Trump firmó un memorándum presidencial que apunta a la "agresión económica de China", acusando a Pekín de "robar" secretos tecnológicos estadounidenses y de obligar a las empresas estadounidenses a transferir su propiedad intelectual a cambio de hacer negocios en China. La política de Trump afirma que la distribución estructural de capacidades limita la cooperación entre los estados debido a los temores de ganancias relativas hechas por otros estados, y la posibilidad de dependencia de otros estados.

Es por eso que muchos sospechan que la decisión de Trump de imponer aranceles a las importaciones chinas está motivada por su creencia de que Estados Unidos se enfrenta al mayor déficit comercial de cualquier país como resultado de las políticas y acciones comerciales de Pekín.

Esto se produce después de que una investigación realizada a fines del año pasado por el Representante de Comercio de los EEUU afirmara que las empresas chinas han estado comprando empresas estadounidenses para obtener acceso a sus propiedades y tecnologías intelectuales.

Trump también cree que las políticas y acciones de China son responsables del déficit comercial "masivo" de EEUUque ha resultado en la "pérdida de muchos empleos en Estados Unidos".

Sin embargo, la administración de Trump ha dicho que está abierta a discutir los aranceles adicionales de Estados Unidos que se impondrán a los productos chinos.

China niega enérgicamente todas las acusaciones de Estados Unidos, y la comunidad económica mundial espera que Beijing responda, entre otras cosas, reduciendo las importaciones de los agricultores estadounidenses y otros productores. Esto podría perjudicar a las economías de Estados Unidos y China, así como a la economía global.

Y si EEUU efectivamente impone los aranceles a los productos chinos, tendría serias consecuencias para el crecimiento global. Esto se debe a que la Unión Europea también ha amenazado con imponer aranceles a algunos productos estadounidenses en respuesta al anuncio anterior de Trump de aranceles a las importaciones de acero y aluminio, que incluso Canadá, uno de los aliados más cercanos de Estados Unidos, ha dicho que son inaceptables.

Una guerra comercial, especialmente entre potencias económicas como EEUU y China, causaría caos en los mercados mundiales. Además, aunque los aranceles de Trump están dirigidos a las importaciones chinas, los consumidores estadounidenses también deberían soportar el peso de una guerra comercial, pagando precios más altos por las necesidades diarias.

Y los agricultores estadounidenses, una base de apoyo político para Trump, podrían sufrir grandes pérdidas ya que China es el mercado más grande para productos agrícolas estadounidenses como la soja, especialmente porque hay especulaciones de que Pekín podría comenzar a importar dichos productos desde Brasil y Argentina.

En general, dado que Estados Unidos y China son las dos economías más grandes del mundo, sus relaciones comerciales influyen en gran medida en el comercio global y los regímenes financieros. Por lo tanto, esperemos que prevalezca un mejor sentido sobre Trump, y EEUU vea sus problemas económicos desde la perspectiva correcta.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

*El autor es asistente de investigación en el Instituto para el Diálogo Global de la Universidad de Sudáfrica, con sede en Pretoria.



SOCIEDAD

EL QUINTO PATIO                 14 de mayo del 2018                           GUATEMALA

[Guatemala] Como en un juego de dominó van cayendo las fichas, una tras otra
Los vicios del poder

Los inocentes son los primeros sacrificados en este perverso juego de poderes

Carolina Vásquez Araya*

Resulta difícil ver cómo un país tan rico y lleno de posibilidades de desarrollo se hunde en la ignominia política, administrativa y económica por el solo hecho de haber caído en manos de una administración opaca y absolutamente incapaz de llevar las riendas del Estado, en un gobierno cuyos funcionarios tienen un nivel tan primario e ineficiente como pocas veces se había visto. Es preciso repetirlo, Guatemala es un país de riqueza inagotable pero la mayor parte de su población es pavorosamente pobre. Ese, paradójicamente, ha sido el sino que lo condenó a convertirse en lo que hoy es: una tierra de miseria e injusticia, de desigualdades y abusos, un vergel cuya naturaleza exuberante de antaño se ha transformado en enormes extensiones de palma africana, en ríos de basura, en sembradíos de caña, pastizales para ganado, cerros horadados por la minería y más allá, la deforestación y los cauces secos de antiguos ríos.

Quienes se han enriquecido a niveles difíciles de cuantificar han sido las grandes multinacionales y los depredadores locales, aquellos bien organizados en gremiales y cámaras cuyo talento más sobresaliente ha sido mantener un dominio histórico sobre la economía y la política sin haber hecho aportes sustantivos al desarrollo de su propio país sino, todo lo contrario, sirviéndose de sus recursos gracias a sus lacayos en el poder.

Guatemala está en quiebra moral y eso lo sabe cualquier hijo de vecino. Sus niñas, niños y jóvenes –grupo mayoritario de la población- se encuentran en un abandono total y, además de carecer del goce de sus derechos básicos, son el chivo expiatorio de las más perversas estrategias de dominación de los grupos de mayor influencia. En ellos recae el peso de las evasiones fiscales de las grandes empresas al ser los primeros renglones eliminados del presupuesto general de ingresos y egresos de la nación.

Su educación, en manos de un remedo de líder cuyos objetivos van en dirección opuesta a su discurso y de un gremio magisterial empobrecido y privado de incentivos profesionales para ejercer una labor digna, los lleva por vía directa hacia un futuro incierto y sin mayores perspectivas.

Por si eso fuera poco, una alta proporción de la niñez guatemalteca nace en estado de desnutrición y durante sus primeros años de existencia esa falta de alimento se hace crónica, arrastrando efectos devastadores e irreversibles sobre su salud y su futuro.

Guatemala es un país en donde la pobreza de las tres cuartas partes de su población es decisión de quienes acaparan la riqueza desde sus despachos en el palacio de gobierno, desde las más altas posiciones de la administración pública y desde los puestos clave en todas las instituciones del Estado. Esto, porque el sistema avala el saqueo de los recursos nacionales en un sofisticado entramado de fórmulas que permiten tanto el enriquecimiento ilícito como la propiedad de los puestos públicos gracias a leyes casuísticas diseñadas por y para una casta política corrupta y oportunista.

Las decisiones presidenciales de los días recientes han revelado hasta qué extremo las autoridades han perdido la brújula –si alguna vez la tuvieron- y cómo comienzan a revelarse los temores de sus aliados. El sector empresarial organizado ya se ha definido por apoyar a quienes luchan contra la justicia y la transparencia, una movida de piezas fácil de prever dadas las características de su tradicional juego político. Ahora ya con las piezas en su lugar, será cuestión de tiempo que la ciudadanía recupere la voz y se haga escuchar una vez más, fuerte y claro.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

*Periodista, editora y columnista. Chilena en Guatemala.



LA MAREA                                7 de mayo del 2018                                       ESPAÑA

La criminalización de la solidaridad en el Mediterráneo

Juan Hernández Zubizarreta*

“Los defensores de las personas en movimiento se enfrentan a restricciones sin precedentes, incluidas amenazas y agresiones, denuncias en el discurso público y criminalización. En concreto, se ha detenido y acusado de contrabando de personas a defensores que han salido al mar para rescatar a otras personas en movimiento, y se les han embargado embarcaciones”.

En su informe presentado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU el pasado 23 de marzo, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de las y los defensores de derechos humanos, Michel Forst, apuntalaba con estas palabras la preocupación que diferentes organizaciones sociales tienen frente a la creciente criminalización de la solidaridad con las personas migrantes y refugiadas en tierra europea.

Y es que hoy las diferentes normas penales y administrativas lo mismo se aplican a vecinos y vecinas del valle del Roya, situado en la frontera francoitaliana, que a estudiantes, personas jubiladas, agricultores, bomberos o a misiones de salvamento marítimo. Se extienden tanto a acciones de ayuda humanitaria y sensibilización con ONG como Proactiva Open Arms, Salvamento Marítimo Humanitario o Proem-Aid, como a personas concretas como la activista española Helena Maleno, el sacerdote eritreo Mussie Zerai o el agricultor francés Cédric Herrou.

Ya dice el Relator de la ONU en el informe mencionado que “el simple acto de ofrecer té y galletas a un inmigrante irregular ha sido motivo de enjuiciamiento penal”, y que varios países han ordenado el cierre de comedores sociales, el embargo de embarcaciones de rescate y la demolición de centros de alojamiento temporal. Medidas que van acompañadas de profundas reformas de los marcos normativos, que conllevan la criminalización de las organizaciones que trabajan en favor de las personas migrantes. El aplastante triunfo de Orbán en Hungría va a dar paso a la aprobación de una durísima ley en este sentido.

La directiva 2002/90 del Consejo de la Unión Europea, destinada a definir la ayuda a la entrada, a la circulación y a la estancia irregular, precisa que los Estados miembros deberán sancionar a cualquier persona que ayude a entrar o transitar dentro de la UE a personas no nacionales de un Estado miembro. Y queda a criterio de los Estados no penalizar a quienes actúen por motivos humanitarios. Todo ello está provocando, por un lado, un desorden normativo que genera una falta de seguridad jurídica según cuál sea el Estado en que se ayude a personas migrantes y refugiadas; por otro, que los Estados no apliquen la cláusula humanitaria y, por tanto, que continúe la criminalización en territorio comunitario. ¿Por qué las instituciones europeas no regulan, de manera expresa y precisa, que la ayuda humanitaria y solidaria de quienes apoyen a las personas refugiadas y migrantes no puede sancionarse en ningún caso y en ningún país de la UE?

Estos hechos no son ajenos al contexto específico en que se desarrollan las políticas migratorias, tanto de la UE como de países como Italia. El Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), en su sesión del 18-20 de diciembre del 2017 realizada en Palermo, ha reseñado una serie de sucesos de máxima transcendencia para comprender toda la complejidad que envuelve la criminalización de la solidaridad. Sin ir más lejos, en relación al procesamiento de los “buques humanitarios” que actúan en las costas del Mediterráneo.

Los Estados miembros están promoviendo políticas de externalización de fronteras con el apoyo político y económico de la Unión Europea. Son políticas dirigidas contra la migración y realizadas a través de acuerdos con países de origen y de tránsito de las personas migrantes. Tal y como describe el TPP, estos convenios son regímenes para-jurídicos, con modalidades tales como agendas, asociaciones, declaraciones, intercambios de notas, memorandos, etc.; todos caracterizados por la opacidad, la informalidad, el secreto y la arbitrariedad, lo que les permite escapar a cualquier forma de control democrático.

Además, las políticas de externalización interpretan de manera muy discrecional la obligación de socorro y fomentan la criminalización de las organizaciones de rescate en el mar o de quienes practican asistencia y solidaridad hacia las personas migrantes y refugiadas.

En el caso de Italia, comienzan con el proceso de Karthoum (2004) y finalizan con los acuerdos bilaterales con países como Egipto (2007), Nigeria (2011), Sudán (2016), Libia (2017) o Niger (2017). El TPP destaca dos de los casos mencionados.

El primero, el memorándum de entendimiento entre Italia y Sudán firmado en agosto del 2016, que no es ajeno al hecho de que el presidente Bashir haya sido condenado dos veces por la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad. Este memorándum deja claro que no puede garantizar los derechos humanos, ya que la expulsión colectiva de Europa de los migrantes sudaneses y su exposición al riesgo de tratamiento inhumano y degradante es una prueba fehaciente de la contradicción de este acuerdo con el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

El segundo, el memorándum de entendimiento con el gobierno de reconciliación nacional del Estado de Libia. Este no ha tenido en cuenta la inestabilidad del país, cuyas autoridades no están en posición de garantizar la potestad jurisdiccional sobre las violaciones de derechos humanos cometidas contra los migrantes, ya que varios gobiernos supuestamente legítimos y tres grupos militares se autoproclaman como ejércitos legales. Por otra parte, la existencia de centros de detención y de tránsito —de hecho, enormes cárceles a cielo abierto—, junto a la manifiesta complicidad entre “las fuerzas de orden y de seguridad” y las organizaciones de traficantes de seres humanos, son hechos elocuentes de la creciente impunidad. No podemos olvidar que la guardia costera libia está formada por grupos armados apoyados por la UE.

El TPP ha certificado, además, la manera en que los testigos narraron numerosos casos de muertes, deportaciones, desapariciones de personas, encarcelamientos arbitrarios, torturas, violaciones, esclavitud y una sistemática persecución a los hombres y mujeres migrantes. Parece evidente que externalizar las fronteras a Sudán y a Libia implica devolver a miles de personas, cuyos derechos humanos son vulnerados sistemáticamente, al lugar del que huyen.

Se subordina la obligación que tienen los gobiernos europeos y las instituciones comunitarias de socorrer y acoger a las personas que se encuentran a la deriva en el Mediterráneo, por acuerdos que priorizan la seguridad y la externalización de fronteras. Lo que acarrea, a su vez, perseguir y criminalizar a las organizaciones y barcos que protegen a quienes escapan de biografías del horror. Así se va consolidando una verdadera asimetría jurídica, que sitúa los acuerdos de externalización de fronteras por encima de las convenciones internacionales de derechos humanos y afianza “las devoluciones en caliente”.

Igualmente, el Tribunal Permanente de los Pueblos constata que la decisión de las instituciones ejecutivas de la UE y de la Agencia Frontex de suspender la operación de socorro Mare Nostrum y la activación de la operación de vigilancia Tritón ha provocado el retroceso de la línea de patrullaje y rescate en defensa de los límites de las aguas territoriales italianas. Esto supone el incremento del número de muertes en el mar, y al mismo tiempo ha comprometido el trabajo de las ONG de salvamento al quedar condicionadas por la obligación de devolución a la guardia costera libia.

En febrero del 2018 Frontex ha puesto en marcha la denominada operación Themis, que ya no obliga a trasladar a las personas refugiadas y migrantes rescatadas en el mar Mediterráneo a Italia. Eso implica, de facto, desplazar a Libia la responsabilidad de salvar a los migrantes en el mar. En este sentido, el director de Proactiva Open Arms, Óscar Camps, ha manifestado que en el puerto de Trípoli se encuentra amarrado el buque Capri de la marina de guerra italiana, desde donde se coordinan los guardacostas libios. Libia se convierte pues en el eje sobre el que bascula la defensa de las personas refugiadas y migrantes, toda una paradoja radicalmente opuesta a la filosofía de los derechos humanos.

Por si fuera poco, todo ello viene acompañado de procesos judiciales contra las ONG que operan en las aguas del Mediterráneo central y de campañas difamatorias en connivencia con el gobierno italiano. Este último, además, ha tomado otras iniciativas dirigidas a disuadir su presencia, como el “código de conducta”, la acusación de complicidad con los traficantes y la extensión de dudas sobre su financiación. Está muy claro que no quiere “testigos humanitarios y solidarios” que cuestionen con su mera presencia la crueldad de las políticas migratorias. El TPP ha escuchado acusaciones detalladas del comportamiento de la guardia costera libia, recogidas durante la declaración de los representantes de la organización alemana Sea Watch, Sos Mediterranée y Proactiva Open Arms, y ha valorado que la responsabilidad debe extenderse al gobierno italiano y a las agencias europeas.

En realidad, los gobiernos europeos y las instituciones comunitarias no solo están eliminando y suspendiendo derechos, también están reconfigurando quiénes son sujetos de derecho y quienes quedan fuera de la categoría de seres humanos. Y eso provoca una nueva etapa en la desregulación del sistema internacional de los derechos humanos. Todo ello tiene una profunda conexión con esa lógica colonial y racista que promueve diferentes derechos para diferentes categorías de personas. Como afirma Camps, “el Sáhara y el Mediterráneo son las auténticas cámaras de gas del siglo XXI”.

No obstante, conviene recordar que las normas internacionales de derechos humanos no avalan bajo ningún concepto que organizaciones de la sociedad civil sean procesadas por prestar ayuda a personas refugiadas y migrantes a lo largo del continente europeo. Si la equidad es un valor vinculado a las políticas públicas, la solidaridad se une directamente con los núcleos esenciales de los derechos humanos, y las personas y organizaciones sociales tienen todo el derecho y el deber de ponerla en práctica, ya que es una exigencia ética ineludible. Es más, prestar ayuda a quien la necesita, más allá de su situación administrativa, está perfectamente adecuado a la filosofía del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Así lo reflejan las convenciones internacionales sobre refugiados, la Declaración sobre los defensores de los derechos humanos en conexión con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Convenio Europeo de Derechos Humanos y el Derecho del Mar, junto a los diferentes informes presentados por el Relator Especial de la ONU sobre la situación de los defensores de los derechos humanos.

Por eso, ayudar a los personas a cruzar el Mediterráneo en la actual situación de reiterado incumplimiento institucional y ausencia de políticas a favor de los derechos humanos es perfectamente legítimo, más allá de la legalidad comunitaria y nacional que prioriza las repatriaciones y “las devoluciones en caliente”. De ninguna manera la ayuda humanitaria y la solidaridad entre seres humanos puede ser ilegal. Como dijo la líder del movimiento sufragista Emmeline Pankhurst en el 1908 al jurado que la estaba juzgando, “estamos aquí no por quebrantar las leyes, sino por nuestros esfuerzos por crear nuevas leyes”.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

*Profesor de la Universidad del País Vasco e investigador del Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) – Paz con Dignidad.


MEDIO AMBIENTE

PÚBLICO                                    8 de mayo del 2018                                       ESPAÑA

Ozono, el contaminante más extendido y fuera de control

Es el que afecta a un mayor número de población en España, produciendo unas 1.600 muertes prematuras al año. Sin embargo, ni las comunidades ni el Gobierno tienen medidas concretas para combatirlo.

Lucía Villa*

Es menos conocido que otros contaminantes, pero es el que afecta a un mayor número de población y uno de los más difíciles de combatir. El ozono troposférico (O3) —una sustancia que según la Agencia Europea de Medio Ambiente causa unas 1600 muertes prematuras al año sólo en España— se ha convertido en uno de los grandes problemas para la calidad del aire de los estados europeos, especialmente en aquellos, como España, con temperaturas más elevadas y grandes dosis de sol.

Aquí su incidencia se ha disparado en los últimos años. La población que respira aire contaminado de ozono troposférico por encima de los niveles máximos permitidos en la legislación se ha duplicado entre 2014 y 2017 hasta alcanzar los 12,8 millones de personas, según los datos recogidos por las 455 estaciones de medición de esta sustancia que existen repartidos por todo el territorio nacional. Es decir, que aproximadamente un 25% de los habitantes se ve afectado. Y si se atiende a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, con unos límites más estrictos que los de la ley, esa cifra ascendería hasta el 81% de la población.

Es además, y con mucha diferencia, el más extendido, porque a diferencia de otros contaminantes que permanecen concentrados en los lugares con mucho tráfico, este se desplaza con gran facilidad y tiende a quedarse en zonas rurales, suburbanas y del litoral. Entre 2015 y 2017, un tercio de las 126 zonas en las que se mide este contaminante sufrió niveles nocivos para la salud. Las comunidades más afectadas en estos tres últimos años han sido Andalucía, Islas Baleares, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Catalunya, Comunidad Valenciana, Extremadura, Comunidad de Madrid y la región de Murcia. Aragón y Navarra sufren además niveles nocivos para la vegetación.

Sin embargo, en España no existe ninguna medida concreta para atajar este contaminante, que es muy dependiente de las condiciones climáticas. La particularidad del ozono troposférico u “ozono malo” es que se trata de un contaminante secundario, que no sale directamente de los tubos de escape de los coches o de las chimeneas de las industrias, sino que se forma en la baja atmósfera por la reacción entre la luz solar y otros contaminantes precursores, derivados del tráfico, las grandes centrales termoeléctricas y algunas fábricas.

“Siempre hemos tenido ozono, pero se ha regulado más tarde y se le ha prestado menos atención porque la contaminación se ha entendido siempre como un problema de las grandes ciudades. Con la crisis bajaron los niveles de otros contaminantes clásicos como el CO2, el dióxido de nitrógeno o las partículas en suspensión, pero con el ozono no se ha corregido el problema, y como es tan generalizado nadie ha querido entrar a solucionarlo”, explica Miguel Ángel Ceballos, portavoz de Ecologistas en Acción y coordinador de los informes sobre Calidad del Aire que cada año realiza la organización.

La ley establece que, en primera instancia, son las comunidades autónomas las que deben elaborar planes específicos de medidas contra los contaminantes que las afectan, pero cuando el problema se extiende por varios territorios, también el Gobierno debe poner en marcha un plan nacional. Ni una ni otra cosa se ha hecho. “Las comunidades se agarran a que no tienen una directriz por parte del Gobierno central”, dice Ceballos.

La ONG ecologista interpuso en abril un recurso contencioso administrativo ante la Audiencia Nacional por este motivo. El Gobierno había salido del paso con el Plan Aire II que aprobó el año pasado, un documento de medidas generales contra todos los tipos de contaminación, pero los ecologistas consideran que no cumple con lo dispuesto en la normativa.

La organización llevó también el caso ante la Comisión Europea, pero la directiva comunitaria no obliga a los Estados a elaborar planes contra el ozono, porque lo considera un problema complejo, aunque en la transcripción de la ley España sí incluyó esta obligación. Por eso, ha registrado también peticiones formales ante el Ministerio de Medio Ambiente para presionar en este sentido.

“No decimos que sea fácil, pero se empieza reduciendo esos contaminantes precursores, que derivan del tráfico urbano o de las centrales térmicas”, asegura Ceballos.

Selección en Internet: Inalvys Campo Lazo

*Periodista. Redactora en Público. Escribe sobre todo de medio ambiente, derechos humanos, cooperación y mujer. Antes en La Nación, de Costa Rica.



COUNTERPUNCH                   7 de mayo del 2018                                          EEUU

El cambio climático en los últimos 10 años

De mal en peor

Robert Hunziker*

Hace 10 años, Kevin J. Surace pronunció una fascinante charla TED titulada “El peor escenario de cambio climático” (**). Su brillante resumen de lo que ocurriría en el peor de los casos, según las hipótesis previstas en el 2008, tenía varios objetivos: exponer el asunto, crear polémica y obligar a la gente a pensar sobre las posibles perspectivas, si todo iba según las peores previsiones. No pretendía afirmar que fuera a producirse la peor situación posible, sino animar a los asistentes a aprender más sobre el tema y actuar en consecuencia.

Han pasado 10 años, tiempo suficiente para que nos preguntemos cómo han evolucionado esas previsiones.

Desgraciadamente, tal y como se explica en este artículo, el peor escenario que se contemplaba sigue estando vigente 10 años después y posiblemente sea aun peor de lo esperado.

Pero este asunto tiene un peligro. El peor escenario de cambio climático produciría una serie de consecuencias negativas que no se perciben en la vida cotidiana, salvo que uno sea un científico del clima, por lo cual resulta difícil, por no decir imposible, que las personas comunes y corrientes entiendan la gravedad de la situación. Al fin y al cabo, ¿quién vive en la Antártida o en el Ártico? Mientras tanto, cuando las brutales secuencias se hagan evidentes, ya será demasiado tarde y todo estará perdido.

Para su presentación, Surace utilizó los datos del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que nos permiten realizar comparaciones. El IPCC utiliza una metodología más o menos lineal. Por el contrario, en el mundo real las discontinuidades (no lineales) han sido lo habitual a lo largo de la historia del clima y de la naturaleza, lo que sugiere que el enfoque y las conclusiones del modelo del IPCC pueden ser demasiado conservadores.

Dióxido de carbono (CO2)

Surace comenzó su charla aportando unos datos notables, que parecen bastante simples pero contienen un mensaje tremendamente inquietante: la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera se mantuvo en menos de 300 partes por millón (ppm) durante 40 000 años. Pero, en el breve periodo geológico de 200 años, ha aumentado a 387 ppm, dando a entender que el clima que ha caracterizado la historia humana (“ni demasiado caliente ni demasiado frío”, como la sopa que le gustaba a Ricitos de Oro) podría ser ya cosa del pasado.

Por si solo, este dato ya es extremadamente importante y exige atención, más allá de la mera cifra, porque cada incremento molecular de 1 ppm de CO2 tiene un impacto cada vez mayor sobre el calentamiento global, similar al que tendría añadir una y otra capa de mantas de lana a alguien que está a punto de dormirse. Si se añaden suficientes mantas, incluso un gigantesco planeta azul de cara redonda puede llegar al borde del colapso.

A fecha de 2 de mayo de 2018, el Instituto Oceanográfico Scripps, situado en el Observatorio de Mauna Loa en Hawai registró una concentración del CO2 atmosférico de 408,9 ppm, un aumento progresivo que va añadiendo mantas de lana sobra una Madre Tierra cada vez más pálida. Lo que se deriva de ello es un planeta cada vez más caliente, algo así como si fuera un bebé Venus que todavía no ha nacido (462ºC), con una atmosfera tan cargada de CO2 que puede cortarse con un cuchillo (que se derretiría al instante).
La circulación Meridiana de Retorno del Atlántico

A partir de ahí, Surace fue derivando hacia uno de los aspectos de mayor alcance, aunque menos comprendidos, del calentamiento global: la Corriente del Atlántico Norte, una “cinta transportadora” oceánica denominada Circulación Meridiana de Retorno del Atlántico (AMOC, por sus siglas en inglés) que mantiene Europa a una temperatura templada. Si dicha circulación permanente no estuviera activa, moviendo un volumen de agua inimaginable por los mares del mundo, Europa estaría cubierta de hielo.

Según las investigaciones de Surace, hace miles de años esta circulación oceánica (AMOC) se desactivó repentinamente. Como resultado, la temperatura europea descendió 15ºC en tan solo 10 años y los glaciares se adueñaron de Europa septentrional.

Según la NASA, desde 1990 la corriente del Atlántico Norte se ha reducido un 30% y la del Sur un 50%. Desgraciadamente, los modelos del IPCC no mencionan este factor de riesgo climático. Lo que demuestra la debilidad inherente a la metodología general del IPCC.

Los datos más recientes descubiertos por la ciencia sobre la Circulación Meridiana de Retorno del Atlántico firman que “está muy debilitada, siendo la más anémica de los últimos 1.600 años”(1).

Ahí radica la mayor paradoja del mundo: los impactos del calentamiento global golpean en todo el mundo mientras que posiblemente amenazan un horizonte frío sobre Europa. ¿Qué lado ganará?

El Ártico

Moviéndose hacia el norte, Surace muestra un gráfico del derretimiento real del Ártico comparado con los modelos del IPCC. Mientras estos últimos sugieran que el Ártico podría llegar a fundirse hacia 2100, los datos obtenidos por la NASA mediante satélite a lo largo de 2007 indicaban que el hielo del Polo Norte ya se estaba fundiendo a toda velocidad, mucho más rápido que las proyecciones del IPCC, y que podría completarse “hacia 2017 más o menos”.

El 17 de agosto del 2017, el laboratorio de investigación naval de EEUU realizó mediciones del hielo ártico durante treinta días. Los resultados muestran que “el hielo marino acumulado a lo largo de los años prácticamente ha desaparecido” (2). Este hielo de múltiples capas constituye, o mejor dicho constituía, la infraestructura del Polo Norte.

Es decir, que el Polo Norte ha perdido su infraestructura. Ha desaparecido. El hielo sigue formándose durante el invierno, cuando las noches duran 24 horas. Pero se trata de un hielo fino y casi insignificante, lo que puede provocar un cambio climático incalculable de terribles consecuencias en todo el hemisferio norte, y que podría crear caos, malestar social, desesperación y hambre. Las razones son múltiples y demasiado complejas para tratarlas en este medio, pero las consecuencias finales serian brutales.

Groenlandia

En Groenlandia, la enorme capa de hielo lleva disminuyendo sin pausa desde la década de los ochenta. El hielo se está fundiendo y lo peor es que lo está haciendo a gran velocidad. En el 2008, había acumulado pérdidas de entre 3 700 y 4 900 millones de metros cúbicos, un volumen que cubriría la superficie total de Estados Unidos con 60 centímetros de hielo.

En cuanto al análisis actualizado (2017) de la fusión del hielo de Groenlandia, “hasta ahora los glaciólogos dedicaban todo su tiempo a intentar calcular y prever el desprendimiento de grandes icebergs. Ahora se esfuerzan por comprender el complejo círculo de retroalimentación que está acelerando la fusión del hielo de superficie (3).

El deshielo de los glaciares se está acelerando a causa del calor irracional de los veranos de la pasada década, así como por los microbios y las algas, el hollín y el polvo que flotan desde latitudes más cálidas y oscurecen el hielo al acumularse sobre el inmaculado y brillante manto níveo, absorbiendo la radiación solar, en lugar de reflejarla.

Groenlandia está cumpliendo las peores expectativas presentadas por Surace hace una década, incluso superándolas. Esto nos enfrenta a la peor pesadilla, pues, de derretirse, la gran superficie helada de Groenlandia supondría un aumento del nivel del mar de casi 7 metros.

La Antártida

Y si hablamos de “cumplir con las peores previsiones”, la Antártida lo está haciendo a toda máquina. Pero antes, recordemos los comentarios de Surace una década atrás: La desaparición de la barrera de hielo Larsen B (4) es un ejemplo de la velocidad acelerada del proceso de deshielo, mucho más rápida de los que pensábamos. En pocos días, en el 2002, la enorme plataforma de hielo se desintegró casi en su totalidad y cayó al mar. Tenía 12 000 años de antigüedad, un espesor de 215 metros y una superficie de 259 kilómetros cuadrados.

El modelo del IPCC sugería que Larsen B se mantendría miles de años, pero se quebró y desintegró en solo tres días. El problema es que se trata del “corcho” que mantiene el hielo glacial que se sustenta en tierra firme.

En el 1979, los glaciales Pine Island y Thwaites, que apenas habían experimentado cambios durante décadas empezaron a cambiar a toda velocidad: si en el 1995 perdían 86 mil millones de metros cúbicos al año, en el 2006 ya perdían 270 mil millones al año, un incremento asombroso.

Para situar las cosas en perspectiva, los glaciares Pine Island y Thwaites llevan millones de años en el mismo lugar, pero en el 2008 se estaban fundiendo y reduciendo su superficie a una velocidad récord. Si se desprenden, el nivel del mar aumentaría dos metros. Por si fuera poco, en esa misma época la NASA descubrió mediante imágenes de radar un punto débil en su parte inferior, lo que llevó al British Antarctica Survey a declarar que el glacial Thwaites estaba en peligro de colapso inminente. Los modelos del 2008 del IPCC no prevén ningún colapso, apenas una fusión prolongada. Desgraciadamente, bajo este glaciar se encuentra el glacial West Antarctica, que si se derritiera elevaría seis metros el nivel del mar.

Por lo que vemos, las previsiones de Surace sobre la Antártida fueron bastante conservadoras. El 12 de julio del 2017, la barrera glacial Larsen C se rompió y liberó un iceberg de un billón de toneladas que transformó radicalmente el paisaje de la península Antártica. National Geographic tendrá que volver a dibujar su Atlas mundial.

Este es el registro reciente de desprendimientos de glaciares antárcticos:

1995: Derrumbe de la barrera de hielo Larsen A.

2002: Larsen B se fragmenta y se derrumba casi totalmente.

2017: Se desprende una gran parte de Larsen C

El problema es que las plataformas de hielo, que se extienden sobre las aguas sirven como un tapón gigante que sujeta el flujo de los glaciares terrestres, donde se origina el movimiento real del hielo. Desgraciadamente, la Antártida se está quedando sin tapones.

Perspectiva paleoclimática

Para proporcionar una perspectiva más amplia, Surace presentó a continuación unos registros del paleoclima que mostraban un interesante panorama del clima terrestre a lo largo de los milenios.

Hace 3 millones de años, el nivel del mar estaba 25 metros por encima del nivel actual, la concentración de CO2 en la atmósfera era de 400 ppm y el clima del planeta era tan solo de 3ºC por encima del actual. La razón de que el mar estuviera 75 m más alto que hoy, con niveles similares de CO2 atmosférico, es que entonces la concentración se produjo gradualmente, a lo largo de los siglos, y no en pocas décadas, como ahora.

Hace 20 000 años, el nivel del mar estaba a unos 130 m por debajo del actual y la concentración de CO2 era de 200 ppm. Eso demostraría que los niveles de CO2 en la atmósfera influyen directamente en el nivel del mar.

La Amazonía

Las pautas pluviométricas en la Amazonía se están transformando muy deprisa, pues el calentamiento de la atmósfera aleja las lluvias de dicha región. Como resultado, la repetición de las sequías está afectando el crecimiento global de la selva. De hecho, apenas tres o cinco años de sequía severa acabarían con casi todos los árboles.

Como referencia, es preciso saber que la selva amazónica almacena 77 mil millones de toneladas de CO2, equivalentes a 20 años del dióxido de carbono emitido por la acción humana. Pero cuando los árboles mueren, o cuando se quema el bosque, este CO2 regresa a la atmósfera. Esto ya ocurría en el 2008, aunque no estaba incluido en el modelo IPCC.

Para conocer el contexto actual del tema, citamos el dato proporcionado por National Geographic: “En el tiempo que le cuesta leer este artículo, una área de la selva brasileña superior a 200 campos de fútbol habrá quedado destruida. Las fuerzas del mercado de la globalización están invadiendo la Amazonía”.

Son noticias especialmente graves, ya que “los pulmones del planeta” están sufriendo una agresión tras otra. Ese prodigio de la naturaleza experimentó consecutivas sequías graves en el 2005, el 2015 y el 2016, algo sin precedente a lo largo de la historia geológica. Este único hecho debería bastar para que repicaran las campanas de las plazas públicas y todos nos pusiéramos manos a la obra.

El permafrost

Es la capa de suelo permanentemente helada de las regiones muy frías o periglaciares. Antiguamente almacenaba toneladas de metano en Siberia, pero en la actualidad está liberando a la atmósfera el equivalente a 50 millones de toneladas métricas al año, con efecto equivalente al de mil millones de toneladas de CO2. Tristemente, la liberación de metano se está acelerando desde que la temperatura media ronda los 0ºC. En realidad, toda la región de Siberia está al borde del colapso. El problema, según Surace, es que si el permafrost se fundiera por completo, la temperatura media terrestre aumentaría 17ºC, abrasando por completo cualquier cosecha.

Los modelos del IPCC tampoco parecen tener esto en cuenta, aunque, según Surace, ya está ocurriendo.

Supongo que Surace se tirará de los cabellos por la situación actual del metano ártico. Afortunadamente, se trata de una región apenas poblada, pues ya se está desmoronando. Los científicos rusos, por ejemplo, han descubierto la existencia de 7.000 pingos, pequeñas colinas de la tundra que contienen gran cantidad de metano. Vladimir Romanovsky, geofísico de la Universidad de Alaska, estima que podría haber hasta 100.000 pingos a lo largo del permafrost ártico.

Surace probablemente también se desplomaría al escuchar otra noticia actual: recientes mediciones efectuadas en Alaska muestran que solo las fuentes biológicas emiten 220 millones de toneladas de gases de efecto invernadero (GEI) cada dos años, el equivalente al total de emisiones comerciales de GEI de Estados Unidos en un año. El ecosistema planetario está en estos momentos compitiendo con los humanos en emisiones de GEI o, en otras palabras, si la humanidad desapareciera, el planeta autoalimentaría de gases invernadero a la atmósfera, de una manera anómala, en un incipiente calentamiento global fuera de control.

Los océanos

Según Surace, el cambio que están sufriendo los océanos es espectacular, aunque puede que ese calificativo se quede corto. Durante eones (5), el océano actuó como sumidero de CO2, pero probablemente su capacidad de absorción está al límite. Desde el 1850, ha absorbido 130 mil millones de toneladas de CO2 de procedencia humana. Pero en la actualidad se ha acidificado y está prácticamente saturado de CO2. Con el tiempo podría transformarse en emisor de dióxido de carbono, al igual que ha ocurrido recientemente en Alaska. Los modelos del IPCC tampoco tienen en cuenta este factor.

En resumen, en el 2018 la atmósfera contiene demasiado dióxido de carbono, hace demasiado calor y los océanos están demasiados ácidos, todo lo cual exigiría un artículo adicional de 100 páginas. Así de mal están las cosas.

Clatratos de metano en el fondo del océano (6)

Surane explicó un acontecimiento paleoclimático que se produjo hace 55 millones de años, cuando los clatratos (que habían encerrado metano helado durante eones) se abrieron, elevando la temperatura del océano varios grados , lo que continuó con la destrucción de clatratos durante los siguientes 10 años, mientras la temperatura aumentaba en poco tiempo 10ºC, provocando una extinción masiva. Ello ocurrió hace millones de años.

El IPCC no hace mención de los clatratos.

En el 2018, científicos rusos y estadounidenses que trabajan conjuntamente han identificado cantidades ingentes de metano liberándose en el Ártico, especialmente en torno a la plataforma helada de Siberia oriental, cuyas aguas solo tienen 50 metros de profundidad.

La principal autoridad científica en la región, la doctora Natalia Shakova, afirmaba: “Tal y como mostramos en nuestros artículos, en algunos lugares de la plataforma helada de Siberia oriental, el permafrost submarino está alcanzando su punto de deshielo. En otras zonas puede que ya lo haya alcanzado. ¿Qué puede ocurrir? La consecuencia más grave será el aumento de emisiones de metano, una tendencia lineal que se convierte en exponencial.

El límite entre que la emisión sea lineal y pase a ser exponencial es muy fino y se sitúa entre el estado de congelación y el estado de deshielo del permafrost del fondo del mar. Es lo que llamamos el punto de no retorno. Si seguimos la lógica de nuestra investigación y todas las pruebas acumuladas hasta ahora, creo que estamos muy próximos a ese punto. Y, en esta situación concreta, cada año cuenta. Esa es la gran diferencia entre estar en una tendencia lineal, en la que se cuenta por cientos y miles de años, y estar en una tendencia exponencial, en la que se cuenta por años” (7).

Cuando la doctora Shakova habla de la diferencia entre “exponencial y lineal” hace referencia a un hecho asombroso: Si los 30 pasos (lineales) que damos para llegar a la máquina de café del cuarto de al lado fueran pasos exponenciales equivaldrían a una vuelta al mundo. Eso es exponencial: una pesadilla para científicos como la doctora Shakova.

El Informe Stern para el gobierno británico

Por último, Surace mencionó el Informe Stern, encargado por el gobierno británico, que evaluaba el peor escenario potencial. Esta serían algunas de sus consecuencias:

- Aumento del nivel del mar de 5 a 7 metros en unas pocas décadas.

- Florida, la ciudad de Nueva York, Monterrey (California) y Tokio quedarían sumergidas por las aguas.

- 1.000 millones de personas tendrían que desplazarse, enfermarían o morirían.

- Se produciría una gran escasez de agua y comida.

- Pérdidas mundiales de 20 billones de dólares.

- Guerras por el agua y el alimento.

Es increíble y fascinante que todos los sucesos climáticos mencionados en este artículo se produzcan en lugares prácticamente carentes de población, y donde las personas no observan ni sienten el peligro de manera directa. Pero debemos ser conscientes de que están ocurriendo precisamente ahora.

Notas:

(**): La información vertida en la charla procede de las siguientes fuentes, citadas al final de la misma:

– Fred Pearce: With Speed and Violence: Why Scientists Fear Tipping Points in Climate Change (Beacon Press, 2007)
– John D. Cox: Climate Crash: Abrupt Climate Change and What It Means for Our Future ( John Henry Press imprint of the National Academies Press, 2005)
– Revisadas por el Dr. Anthony Strawa, científico atmosférico de la NASA.

(1): Andrea Thompson, Slow-Motion Ocean: Atlantic’s Circulation Is Weakest in 1,600 Years, Scientific American, 11 de abril, 2018.

(2): Storms over Arctic Ocean, Arctic News, 19 de agosto, 2017.

(3): Eli Kintisch, The Great Greenland Meltdown, Science, 23 de febrero, 2017.

(4): La plataforma de hielo Larsen está formada por tres barreras que ocupan (u ocupaban) distintas porciones de la costa: Larsen A, la más pequeña; Larsen B y Larsen C, de la que se desprendió una gran parte el 12 de julio de 2017. Pesa más de un billón de toneladas. (N.d.T.)

(5): Unidad de tiempo geológico equivalente a mil millones de años. (N.d.T.)

(6): Un clatrato o compuesto de clatrato es una sustancia química formada por una red de un determinado tipo de molécula que atrapa o retiene otro tipo de molécula. En este caso, la molécula encerrada sería de metano. (N.d.T.)

(7): Nature Communication Journal, Current Rates and Mechanisms of Subsea Permafrost Degradation in the East Siberian Arctic Shelf, Article No. 15872 June 22, 2017.

Selección en Internet: Melvis Rojas Soris

*Periodista especializado en medio ambiente y residente en Los Ángeles.



Director: Amado Soto García Editora: Raquel Román Gambino Sala Digital: Ahmed Valdés Orozco
Selección en Internet Melvis Rojas Soris, Inalvys Campo Lazo y Raquel Román Gambino
Teléfonos: 860-5750  855-5830 Email: panorama@cc.cu
Fundado el 24 de abril de 1961  Redacción: Sede del CC PCC, Palacio de la Revolución

No hay comentarios:

Publicar un comentario