lunes, 23 de marzo de 2020

Coronavirus, putsch fascista de alcance global



 Por Enrique Muñoz Gamarra (*)


Lo del coronavirus, COVID-19, en realidad es un auténtico putsch fascista, similar al putsch de Múnich del 8 de noviembre de 1923 (cervecería muniquesa Bürgerbräukeller) ejecutado por los nazis al mando de Adolf Hitler y al grito de: ¡La revolución nacionalista ha comenzado! En este caso un putsch fascista de dimensión global desatado por el sanguinario ejército estadounidense contra los pueblos del mundo entero.

Aquí, solo dos muestras, pues, hay varias evidencias, por las que afirmo que el mortal virus ha sido lanzado por el ejército estadounidense: primero el silencio del pentágono respecto al cierre abrupto en agosto de 2019” del laboratorio de Fort Detrick ubicado en Frederick, en el estado de Maryland, principal centro del programa de armas biológicas del Comando Médico del Ejército de EE.UU., en cuyas instalaciones se estudiaba material infeccioso mortal, como el virus del Ébola y la enfermedad de la viruela…” (1). Segundo, las declaraciones del virólogo italiano de alto nivel, Giuseppe Remuzzi, que ha publicado artículos en The Lancet donde afirma: “los médicos italianos ahora recuerdan haber visto: „Una neumonía muy extraña y muy grave, especialmente en personas mayores en diciembre e incluso noviembre [2019]. Esto sugiere que el virus estaba circulando, al menos en Lombardía antes de que supiéramos que este brote ocurría en China”, pero el autor de este artículo, Larry Romanoff, afirma categóricamente: “Las autoridades médicas chinas han determinado el mismo fenómeno subyacente, que el virus había estado circulando entre la población durante unos dos meses antes de que finalmente estallara a la intemperie” (2). Igual en Italia el 19 de febrero, la Región de Salud de Lombardía emitió una declaración de que un hombre italiano de 38 años fue diagnosticado con el nuevo coronavirus, convirtiéndose en el cuarto caso confirmado en Italia. El hombre nunca había viajado a China y no tuvo contacto con los pacientes chinos confirmados. Hay más datos, por el momento, basta con estos dos.

Un putsch fascista desatado bajo la modalidad de un mortífero ataque bacteriológico y convertida en una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) junto a la cruenta propaganda tipo Nazi de las prensas basuras (monopolios informáticos) y milimétricamente planificada por la CIA y el pentágono.

Un putsch fascista que demuestra el carácter belicista de todo estado capitalista apertrechado con semejante arsenal, que en el caso de Estados Unidos su uso ha sido permanente (único país que hizo uso del armamento nuclear, en este caso, contra Japón en 1945). No olvidemos su cruel experimento desatado entre los años 1946 y 1948 contra miles de personas de Guatemala infectándolos intencionadamente con sífilis y gonorrea sin su conocimiento, razón por la cual el 1 de octubre del año 2010, la ex secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, tuvo que pedir disculpas oficiales por semejantes delitos. Luego entre los años sesenta y setenta del siglo pasado en su cobarde agresión contra Vietnam con el uso del “Agente Naranja”, aparte del NAPALM. En los llamados “tiempos modernos”, ha seguido con sus criminales ataques contra la humanidad, por ejemplo, una serie de virus esparcidos contra Cuba. También el VIH y otros flagelos. Todos aquellos fueron genocidios de exterminio.

Así que esto de coronavirus no es ninguna novedad. Y más aún en una coyuntura de su hundimiento y de grave enfrentamiento antiimperialista. Este ataque realmente es impresionante. Un genocidio a gran escala.

Un putsch Nazi que sella un prolongado periodo de correría fascista (2001-2020) con graves genocidios desde el 11 de septiembre de 2001 desatando invasiones y ocupaciones, utilizando su fuerza aérea y fuerzas armadas unidas a coaliciones internacionales como en Afganistán, Irak, Libia. Asimismo permanentes agresiones incluso con mercenarios y paramilitares fascistas (Talibanes, Al Qaeda, Estados Islámico, etc) en Siria, Venezuela, Yemen, etc.

Un putsch que sella sus graves agresiones de orden financiero y económico bajo cubierta de bloqueos, sanciones, hurtos descarados a mano armada y graves provocaciones militares con estacionamiento de tropas y armamento obsoleto en las fronteras de Rusia, China, Irán, RPDC, etc.

Un pusch fascista que pretende detener el avance arrollador en adelantos tecnológicos de China como el denominado 5G y en general debilitar su economía. También desestabilizar a Irán para luego en su total locura tal vez arrojar armamento nuclear. Y, para destruir el tejido económico de Italia que ha tenido la osadía de alzar su mirada hacia el Oriente del planeta, etc.

Un putsch fascista, cuyo objetivo es destruir pequeñas y medianas, industrias y comercios, pretendiendo con ello bajar los altos índices de sobreproducción de mercancías y generar una enorme masa de desempleos en el curso de la gran crisis económica en que está incurso el sistema capitalista desde el año 2008 y en un largo ciclo económico de crisis y estancamiento desde el año 1973. Una situación que incluso ha sido visualizada por los mismos bancos de inversión estadounidenses, aquellos que según las burguesías no pueden caer, en este caso advertido por el Bank of América en el mes de marzo de 2020, acerca de la inminente entrada en recesión de Estados Unidos, además de colapso económico en el segundo trimestre del año en curso con una caída del 12 % lo que causaría una contracción de un 0,8 en su PBI.

Un putsch fascista con el que pretende acentuar sus ofensivas ideológicas como el aplastamiento del espíritu de combate y espíritu de lucha de los pueblos, con el impulso de corrientes aberrantes como la teoría fascista de género, empuje de movimientos feministas fascistas, embellecimiento de gobiernos seudo progresistas como de España (Podemos), también de movimientos anarquistas, librepensadores que solo confunden la lucha de los pueblos.

Pero es un putsch fascista ubicada en una situación de desesperación de la burguesía hitleriana de Washington, de deriva estadounidense e inmersa en una estrategia fallida que finalmente está mostrando su lado contraproducente, primero, en sus contradicciones inter-imperialistas en la que China y Rusia, han sido los más perspicaces. Ejemplo, control de un 30 % de acciones de las empresas monopólicas de occidente afincadas en China por parte de las burguesías chinas tras su profunda caída. Y Rusia está muy firme, que en este momento está pugnando por imponerse en el mercado del petróleo y que de inmediato está conduciendo a la bancarrota a las empresas de esquisto de Estados Unidos, que no es otra cosa, que bancarrota de este país (las pruebas de esto las encontraremos más abajo). Segundo, en los intentos de ahogar las luchas de los pueblos, ejemplo, contra los movimientos revolucionarios en Chile. También un ataque que probablemente prepara el terreno de futuros genocidios, ejemplo, lanzamiento de armamento nuclear contra naciones desarmadas. No olvidemos el comienzo del despliegue de nuevas fuerzas agresoras en Siria, ocurrida hace solo unos días, allí siguen enviando nuevas fuerzas de ocupación. También apuntalada contra la población mayor, sobre todo, en los países europeos. De hecho sus planes son siniestros por lo que los pueblos están en sobre aviso para aislar y aplastar a este criminal imperialismo, pues, con este alevoso ataque los hitlerianos que conducen el pentágono han sobrepasado todas líneas rojas contra la humanidad.

En este marco efectuó este análisis esforzándome en explicar el significado de este putsch fascista desatado por el criminal ejército estadounidense contra los pueblos del mundo. Un análisis que para ser serio debe ajustarse necesariamente a la observancia de la coyuntura económica, política y militar en el que ocurren estos hechos. Sin esto no es posible tener una visión debida de lo que significa este putsch fascista. Como decía Lenin, un análisis concreto de la situación concreta. Y como complemento advierto que el análisis completo sobre el itinerario sangriento del fascismo estadounidense lo estaré abordando en un libro que próximamente hare entrega. 

Con esto iniciemos este análisis:

1.- Impresionante resquebrajamiento del edificio capitalista incurso en la gran onda depresiva iniciada en 1973:

 
Ante todo, hay necesidad de precisar el momento histórico en que se encuentra el sistema capitalista en la actualidad. Esto, pienso, es muy importante para iniciar este análisis.

En esto, a primera vista, el itinerario seguido por los ciclos económicos del sistema capitalista en los últimos años de su segunda fase, fase monopolista, muestra que aquellos han devenido en muy prolongadas.

Pero aquí hay que remarcar la monstruosa sobreproducción de mercancías en el que se encuentra actualmente el sistema capitalista, que lo obliga a un sobredimensionamiento del sistema financiero, sobrecargado de capitales ficticios que conducen a una situación de extrema degradación a las burguesías financieras que en lo inmediato los enfrenta con virulencia al sistema productivo. Es la tendencia a la primacía de las actividades financieras en detrimento de la producción, es decir, de la economía real, en cuya esencia está, vuelvo a repetir, el origen de este estado anémico de la acumulación y reproducción capitalista. En realidad, una tendencia histórica del modo de producción capitalista como consecuencia de la tendencia decreciente de las tasas de ganancia de los capitalistas. Esto en la etapa de los monopolios está absolutamente acentuado.

Entonces, aquello muestra el sistema capitalista de estos últimos tiempos como un capitalismo de crisis. Aquello esta reforzado con los resultados a que habíamos llegado en los últimos análisis del itinerario seguido por este sistema siempre teniendo en cuenta las enseñanzas de, Marx y Lenin, que en lo esencial nos ha conducido a sostener la pérdida de la condición de desarrollo capitalista por un escenario de evolucionismo. Una nueva situación mundial que estaba en debate y que algunos simplemente no lo entendieron. Por mi parte continuo en aquel análisis, tratando en lo posible de profundizar aquellas abstracciones.

Por lo tanto siguiendo el curso de aquel análisis ahora podemos hablar de la continuidad del largo ciclo económico de crisis y estancamiento iniciado en 1973. Una situación que indica la inexistencia de un nuevo ciclo económico largo de avance y prosperidad.

En este marco, el análisis de la nueva situación mundial implica ante todo el análisis de la base económica del sistema de capitalista en el que nos movemos, donde lo central es la observancia de su sistema productivo (estructura económica) y en ella lo primero que trasluce, de forma natural, es el desarrollo de sus fuerzas productivas.

En principio la rebelión de las fuerzas productivas contra las caducas relaciones de producción sostenidas por la criminal burguesía estadounidense, es cada vez, mayor.

Como hemos señalado más arriba, lo elemental en cualquier análisis del sistema capitalista actual, es la observancia de este sistema como un capitalismo en crisis, acentuada, sobre todo, a partir de su segunda fase, fase imperialista. Es decir, aquello implica el análisis de su estancamiento que en los hechos es el análisis de la crisis económica y que en forma automática lleva al análisis de la sobreproducción de mercancías, la sobreacumulación de capitales y la sobreexplotación de la fuerza de trabajo. Sin tener una idea clara de estas tres variables no es posible visualizar correctamente la situación actual del sistema capitalista mundial.

En lo que refiere a la sobreproducción de mercancías, la crisis de los mercados, prácticamente su parálisis y el cierre de sus circuitos es una muestra de esta situación. Por ejemplo la crisis que se anuncia en América Latina proviene de este asunto de parálisis de los mercados en los países industrializados (países imperialistas) por ser esta región (América Latina) productor de materias primas. En efecto hay sobre producción, ejemplo, en China en el sector del automóvil con importante caída de ventas de automóviles, también en Alemania, Reino Unido, China e India. En Alemania, uno de los productores mundiales de herramientas mecánicas, se ha registrado sobreproducción de herramientas. Pero, tal vez algo que mejor aclara esto, sea la sobre producción del petróleo, que tras la gran ralentización de la economía mundial conduce de forma natural a la baja de su precio y consecuentemente a una serie de conflictos por el control de este mercado. Pero, en lo central, la sobre producción de mercancías está conduciendo al cierre de fábricas e industrias que últimamente está lleva a una enorme masa de desocupados en el mundo.

Cuando se habla de sobre acumulación de capitales se habla de los tejidos financieros lo que se llama la ingeniera financiera que entre otros en la actualidad para la FED estadounidense, el Banco Central de Europa (BCE), el Banco de Japón de China, etc., implica la compra de “activos tóxicos”, bonos de gobiernos en quiebra que están alzados encima de la economía real. Hoy se dice que aquello tiene inmensa trascendencia en los pasivos de las grandes empresas (deuda corporativa) y en las obligaciones de muchos estados (deuda soberana).

En lo que refiere a la sobre-explotación de la fuerza de trabajo implica la observancia de las grandes masas de parados o despedidos, lo que Marx llamaba el ejército industrial de reserva.

Todo esto ocurre cuando la economía mundial está en un proceso de ahondamiento de grave crisis que los economistas convencionales llaman un proceso muy fuerte de desaceleración.

Y tras estos hechos el largo ciclo económico de crisis iniciado en 1973 no está cerrada:

El sistema como consecuencia del anémico proceso de acumulación y reproducción, el ahondamiento de la tendencia decreciente de las tasas de ganancia capitalista y su desfase en la continuidad del proceso del ciclo económico largo, ahora se siente absolutamente en una verdadera situación de entrampamiento histórico que lo agobia y lo incapacita al avance. Las caducas burguesías financieras magullan entre dientes a lo más fácil, orientarse al control de zonas estratégicas, sobre todo, de aquellas donde hay riquezas energéticas, es decir, petróleo y gas. Y consecuentemente no es una coincidencia el que las depredadoras burguesías estadounidenses estén orientándose ahora con desesperación y vehemencia, con las manos ensangrentadas y en medio de una gran carrera armamentística, hacia Oriente Medio donde precisamente está el reservorio más grande del petróleo y el gas del planeta.

Esto demuestra que la fuerza de las nuevas innovaciones tecnológicas que están en proceso en los países capitalista de Asia, sobre todo, en China, no tienen la fuerza debida para que el ciclo económico largo de contracción iniciado en 1973 pueda cerrarse. De hecho la acumulación capitalista sigue realizándose en torno a la propiedad privada sobre los medios de producción y unas injustas relaciones sociales de producción en la que la contradicción de la producción social versus la apropiación privada de esa producción social, es aún más antagónica. Esto demuestra que los actuales avances tecnológicos se insertan más como un chato evolucionismo económico que desde ya conlleva las mismas características de opresión aplicadas por el poder imperialista estadounidense.

2.- Impacto actual de la crisis capitalista en medio de la nueva situación mundial (enero-marzo de 2020):

Aquí algunos hechos recientes de la deriva capitalista con impactos en la sobreproducción de mercancías, sobreacumulación de capitales y sobreexplotación de la fuerza de trabajo:

Primero, el 13 de mayo de 2019 Sputnik (prensa digital rusa) informaba sobre los exorbitantes derivados financieros (sobreacumulación de capitales) acumulados en los principales bancos de inversión que ahogan el sistema imperialista. La presente muestra que presento, se refiere al Deutsche Bank, el banco de inversión más grande de Alemania, en cuyo poder se encuentra nada menos 46 billones de euros que equivalen a 20 veces el PIB de Alemania, la locomotora de Europa. Además, depósitos por valor de más de 550.000 millones de euros. En realidad sería, nada más y nada menos, un banco zombi que evita su derrumbe sobre la base de las campañas publicitarias agresivas con el apoyo del Gobierno alemán, que para el economista, William Black, no es más que la mayor organización criminal de Alemania (una de sus hazaña ha sido el robo de un importante porcentaje de capitales venezolanos que estaban en su depósitos efectuado en mayo de 2019).

Veamos:

"¿Pero cuál es el principal problema de la entidad? Sin duda, el enorme exceso de derivados financieros. Sus proporciones son estratosféricas: 46 billones de euros que equivalen a 20 veces el PIB de Alemania, la locomotora de Europa. Es muy, muy grande. "Los instrumentos financieros son armas de destrucción masiva que se transforman, mutan y se multiplican mientras que no ocurra nada que aclare la toxicidad de esos títulos", avisó en su momento el inversor Warren Buffet. A esos derivados financieros se ha de añadir que el banco mantiene depósitos por valor de más de 550.000 millones de euros. Los analistas avisan: como los temores por la entidad de inversión más grande de Alemania se sigan extendiendo, puede llevar a un momento en el que los depositantes de ese dinero se acerquen rápidamente a sacarlo de ahí. Lo que desembocará en una crisis de liquidez primero dentro del banco y luego por todo el sistema financiero europeo. Y como el país germano juega un papel muy importante en la economía mundial, las terribles consecuencias se extenderán por todo el mundo" (3).

Segundo, el 14 de marzo de 2020 tuve conocimiento de las enormes pérdidas de la ahora más grande empresa monopólica de los Estados Unidos, me refiero a Apple, se dice la transnacional más poderosa y más importante en la bolsa de valores de New York, y parte de los consorcios denominados como los FANG (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google):

Veamos:

“En 2019, el top 34 de SPX obtuvo una ganancia media de 26.8% y las ´Big Five´ obtuvieron en promedio 47.6%, sin lugar a dudas las que más se han beneficiado de los programas de expansión monetaria de la Reserva Federal en estos años. En el último cuatrimestre de 2019 (Q4`19), el crecimiento anual de los ingresos de los consorcios del ´top 34 de SPX fue del 3.6% y los FANG (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google) obtuvieron un 15.5%, y sus flujos de caja operativos incluso un 18,7% contra los otros (que, excluyendo a los mega bancos) da apenas un 2.7%. La compañía más poderosa y más importante en la bolsa de valores de New York es Apple. El Ratio entre precio de sus acciones y los ngresos netos de una acción de Apple creció en 87%...Como ya planteamos en nuestro artículo anterior, fue Apple quien primero encendió la alarma, al decir que sus ganancias esperadas estaban en caída, y muy probablemente fue quién tomó la iniciativa de poner en venta sus acciones en coordinación con el ´Big Five´, y con ello inició la caída en la bolsa de valores” (4).

Tercero, el 17 marzo de 2020 el analista, Andrés Piqueras, mostraba en su artículo: “Crisis mundial, coronavirus y capitalismo moribundo: un cóctel mortal” algunas estadísticas muy buenas referidas a los crecimientos de los PBI de Estados Unidos, Europa y Japón:

Veamos.

“Sería demasiado ingenuo creer que la crisis financiera y los terremotos económicos que vamos a padecer por una larga temporada son sólo consecuencia del corona-virus. La economía capitalista está tocada desde hace bastante tiempo. El crecimiento anual a escala mundial se ha ralentizado en torno al 2,5%. EE.UU. creció al 2%, mientras que Europa y Japón lo hicieron al 1%. En concreto Italia ha venido arrastrando 17 meses consecutivos de declive en la actividad manufacturera. Parecida contracción que en Francia, donde la actividad de las empresas (índice PMI) cayó 1.3 puntos, hasta 49.8 (por debajo de 50 significa que más de la mitad de las empresas no tienen ganancias). (5).

Cuarto, con respecto a la deuda global con datos recientes tenemos las siguientes muestras también del autor anterior:
Veamos:

“La deuda global en relación al PIB ha crecido un 322% en el último cuarto de 2019, sobrepasando los 253 billones $. Simplemente una recesión mediana conllevaría que la deuda de las corporaciones capitalistas, de más de 19 billones $, sería sencillamente impagable para muchas de ellas. Las empresas «zombi», aquellas que quebrarían solamente con subirse los tipos de interés, se estiman en un 10% a escala mundial. Según Bloomberg, las obligaciones de muchos Estados y la salud de los fondos de inversión no es precisamente mejor (6).

Quinto, no es posible pasar por alto el choque frontal que está produciéndose en la presente coyuntura entre las burguesías de Estados Unidos y China por el asunto de las tecnologías 5G, en el fondo un choque por la hegemonía mundial. En esto hay que tomar nota del siguiente apunte publicado por Sputnik el 19 de marzo de 2020 donde se señala que China, tras los graves hechos ocurridos últimamente (enero-marzo de 2020), mantiene su liderazgo mundial en la red 5G:

Veamos:

“China ha consolidado su posición de liderazgo en el mundo en la construcción de redes 5G a pesar del brote de coronavirus, informa la asociación internacional de operadores móviles GSMA…Hasta la fecha, más de 50 operadores han lanzado redes comerciales 5G en todo el mundo, 35 de las cuales fueron construidas por Huawei. Además, la infraestructura de red ya existente de las generaciones anteriores en muchos países se construye con equipo Huawei. En la UE, Huawei tiene una cuota del 31% del mercado de infraestructura celular. Las redes 5G en Corea del Sur, aunque se lanzaron antes que en China, funcionan con equipo Huawei” (7).

Sexto, el 20 de marzo de 2020 pude captar el siguiente apunte desde el Diario Octubre de España (Digital) que difundía acerca del ejército de parados, hay que tomar nota:

Veamos:

“La recesión en Estados Unidos amenaza un millón de puestos de trabajo, según la empresa de investigación Oxford Economics en una nota publicada ayer por Reuters…“Al final, esperamos una pérdida total del PIB de 350.000 millones de dólares (320.000 millones de euros) en 2020 y la pérdida de alrededor de un millón de puestos de trabajo”, añade Oxford” (8).

3.- Pugnas inter imperialistas (enero-marzo de 2020):

Si bien, es cierto que la geopolítica tiene sus límites, en lo personal trato en lo posible de tenerla como una disciplina viva y siempre en interconexión directa con el materialismo dialectico-histórico. Los que no lo observan así, simplemente, no lo entienden.